Capitulo 98.

41 1 0

Luego de eso, nos reunimos de nuevo en la habitación de Louis. El ambiente que se creó me recordó a las primeras veces que nos juntábamos: solo risas y un buen momento. Era un poco raro, ya que estuve meses intentando vivir sin ellos y ahora los tenía enfrente… Fue prácticamente hermoso.

Empezamos a hablar sobre mi presentación en The X Factor, y no sé cómo salió el tema de qué podíamos hacer hoy. Una fiesta fue lo primero que cruzó la mente de todos los chicos, y claro que yo me negaría: no podría dejar a Angie sola. Pero, extrañamente, mi amiga ya tenía planes.

-Angie y yo iremos a Jonny B. Good, no te preocupes por ella.-Dijo Niall, y Louis lo miró con tal sonrisa que éste le reprochó-: Ya basta, Louis.

-Bien, entonces seremos Zayn, Louis, Harry, Sam y yo, ¿verdad?-Preguntó Liam contando con los dedos.

-¿Estás de acuerdo?-Me preguntó Harry presionando mi mano.

-Claro, ¿por qué no?-Contesté con una sonrisa falsa.

Sabía que Harry no me creyó en lo más mínimo. El hecho de que yo no quiera ir a una “fiesta” (o mejor dicho a un boliche), era por la simple razón de que Harry se emborracha hasta no recordar nada y eso me trae problemas a mí. No iba a decirle que no lo haga, porque es su vida, pero me gustaría que se controle.

-¿Sam?-Me despabiló Zayn dándome una cachetada.- Llamando a tierra a Sam…

-Lo siento. Que suave Zayn, gracias.-Dije con sarcasmo, y éste río.- ¿A qué hora nos encontramos?

-Aquí a las diez.-Contestó Louis.

-Bien, vamos Angie.-Dije tomándole la mano. Ésta se levantó con algo de fuerza, últimamente le dolía mucho la espalda.

-Las acompaño.-Dijo Harry, y los tres salimos de la habitación.

Harry me tomo de la mano apenas nos fuimos. Se sentía tan cálida… Mantuvo conversación con Angie hasta que llegamos a la puerta de nuestra habitación, y claramente se llevaban muy bien. En realidad, no era difícil llevarse bien ni con Harry ni con Angie.

-Bueno, los dejo.-Dijo Angie mirándome, y entró.

-¿Qué es lo que realmente te preocupa?-Me preguntó tomándome del mentón, obligándome a mirarlo.

-Que pase lo mismo que en Funky Buddha.-Respondí melancólica.

-¿Por qué siempre estas mirando los errores?-Me preguntó de nuevo Harry, y me sentí una estúpida porque tenía razón.- Iremos a divertirnos y nada más, ¿podemos hacer eso como una pareja?

-Supongo que sí.-Contesté y besé sus labios. Fue el más suave y tranquilo de todos.

No confiaba plenamente en eso que Harry me dijo, tenía un mal presentimiento. Pero, como muchas veces ya hice, dejé de lado mis pensamientos negativos y me deje llevar por los buenos. O, al menos, eso intenté.

Recién eran las siete de la tarde. ¿Qué haríamos hasta las diez? Ni Angie ni yo nos preocupábamos realmente por saber qué usar, simplemente necesitábamos una hora y ya estábamos listas. Pero un tema de conversación vino a mi mente: Niall.

-Así que irás a cenar con Niall…-Dije desplomándome en el sillón luego de ducharme. Aún tenía la toalla enrollada en mi cabeza. Angie me dedicó una mirada de reproche y yo le contesté-: Vamos, te encanta.

-Si tengo que ser sincera, está buenísimo.-Respondió Angie, y las dos largamos una sonora carcajada.- Además, es un caballero. Cuando te fuiste a ver a Harry, él y todos me trataron como si fuera una reina. Ni hablar de que Niall me ofreció hasta ayudarme a atarme los cordones.

-Son todos así de humildes.-Le dije con ojos enternecidos.- Es por eso que me encanta estar con ellos…

-De todos modos, una chica embarazada a su lado no se verá bien.

-Si es por los insultos que vas a recibir…-Angie quedó estupefacta, por lo que agregué-: Si sales con cualquiera de ellos vas a recibirlos. Y sí, hoy saldré con Harry a esa fiesta y seguramente mil millones de personas van a odiarme. Sumado a que Harry se emborracha y se olvida de que existo. Ah, y también de que seré la única mujer. Esplendido, ¿no?

-Sam, ¿estás bien?-Preguntó Angie, y sin darme cuenta había lágrimas corriendo por mis mejillas. ¿Por qué mierda estaba tan sensible?

-Angie, yo…

-Escúchame bien.-Me dijo levantándose, muy seria.- Si vas a desconfiar tanto de Harry, ¿para qué estas con él? Desde que llegamos que estás pensando en todo lo malo que va a pasar. Cálmate, ¿está bien? Estamos en Los Ángeles con cinco personas maravillosas. Aprovecha eso, ¿quieres?

-Sí que te tocó una madre con carácter, Tom.-Dije con una sonrisa y acariciando su panza.-Vamos, tenemos ropa que elegir.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!