Hailee: Está bien. Confío en ti.

Camila: Lo sé.

Continuamos hablando de otros temas hasta que se acercó la hora de empezar a alistarme para esperar a Lauren.

Estuve un rato con mi hermana viendo la tv ya que me había vestido muy rápido y aún quedaba tiempo para que la ojiverde viniera.

Me despedí de Sofi cuando quedaba un minuto para las siete y salí fuera de casa. Segundos después apareció Lauren en su coche. No había nadie más y pensé que el trayecto al cine iba a ser muy incómodo.

— Hola, Lauren —saludé cuando me subí al coche.

— Camila —dijo solo diciendo mi nombre de forma seria.

Un silencio invadió el coche y ninguna de las dos parecía querer romperlo.

Estuvimos así unos largos cinco minutos hasta que Lauren decidió hablar sin mirarme.

— ¿Qué tal con Hailee? —preguntó con indiferencia.

No creo que vayamos a tener una buena conversación, pensé.

— Bien —respondí sin más.

— ¿Mejor desde que no hablamos?

Me miró arqueando una ceja.

— ¿Quieres hablar de ello? —utilicé un tono suave.

— No hay mucho de que hablar. Te pidió que no me hablaras más y tu aceptaste, ¿no?

— ¿Por qué has venido a buscarme? —le pregunté ignorando lo anterior.

— Digamos que te echaba de menos —lo dijo con un tono bastante irónico.

— No quiero discutir, Lauren —suspiré mirando por la ventana.

— ¿Eres consciente de que tomaste una mala decisión? —clavó sus ojos en los míos.

— No lo creo. Hailee me perdonó y era lo menos que podía hacer.

— Te gusto y por mucho que te alejes va a seguir siendo así —dijo con una sonrisa arrogante.

— La única que me gusta es mi novia —dije en tono en tono serio para dejarle las cosas claras.

— Es la única que debería gustarte, pero que pena que yo también te guste, ¿verdad? —apreté mi mandíbula porque no me estaba gustando su actitud.

— Eres insoportable —ella rió y no dijo nada en respuesta.

El resto del trayecto fue en silencio. Cuando llegamos al cine aún no estaban las demás. Quedaba un cuarto de hora para que empezara la película que íbamos a ver. Supongo que no tardarán en estar aquí.

Una morena bastante guapa apareció y saludó a Lauren con mucho entusiasmo. Prefiero no pensar de que se conocen.

Lauren al principio estaba seria mientras intercambiaba unas palabras con la morena, pero al ver que las estaba observando empezó a comportarse de una forma diferente con ella. Pasó de no interesarle lo que decía la chica a mostrar demasiado interés. Sé que lo estaba haciendo para molestarme a si que trate de ser indiferente fijando mi vista en otro lado.

— No sabes lo bien que me lo pasé con ella en la cama —me dijo cuando la morena se fue.

— Me imagino —dije intentando que no se notara mi molestia.

— ¿Te has acostado con Hailee? —preguntó mirándome fijamente.

— Eso a ti no te importa —me crucé de brazos.

— Vale, bien, no te has acostado con ella —dijo casi para ella misma.

— ¿Van a tardar las demás? —pregunté cambiando de tema.

— No, estarán por llegar.

— Ahí vienen Vero y Lucy —hizo un gesto con la cabeza para indicarle por donde venían a la ojiverde.

Desde que las conozco sospecho que esas dos tienen algo. Voy a tener que averiguarlo porque la curiosidad puede conmigo.

— Cómo no vengan las demás esto va a parecer una cita doble —comentó Vero con un tono burlón.

— Vero —la ojiverde la fulminó con la mirada.

Estuvimos hablando unos minutos más hasta que llegaron las demás y nos fuimos a ver la película.

Para mi mala suerte Lauren se sentó a mi lado en la sala de cine. Eramos las últimas de toda la fila.

La película empezó y yo me concentré en ella mientras comía de mis palomitas y de mi coca cola. Lauren estaba haciendo lo mismo, cosa que me alegraba ya que no quería discutir con ella.

— ¿Sabe tu novia que vas a estar conmigo hoy? —dijo la ojiverde a mi lado.

— Sí, lo sabe —respondí mirándola por un segundo.

— ¿Y se ha enfadado? —cuestionó.

— No —respondí simplemente intentando prestar atención a la película.

—  Esperaba que si sabiendo que no te permite hablarme.

— Te repito que soy yo la que tomó la decisión de no hablarte —la miré dejando de lado la película.

— Prácticamente te obligó a aceptar esa condición —habló un poco más alto y algunas de las demás nos miraron por un momento.

— No me obligó —susurré para no molestar a las demás.

— ¿Por qué aceptaste? —preguntó con un suspiro.

— Porque quiero estar con ella —intenté sonar segura de mi respuesta.

— No puedes estar con ella cuando te gusta otra persona —se acercó un poco a mi.

— Lauren no me gustas —dije mirándola directamente a los ojos.

Ella no dijo nada, solo sonrió y se inclinó levemente en mi dirección. Había poca distancia entre nosotras, pero no me alejé.

— Puedes decir que no te gusto todas las veces que quieras, pero no te voy a creer.

— ¿De qué sirve que no me creas? —le pregunté bebiendo un poco de mi coca cola —. Entre nosotras no va a volver a pasar nada.

— Eso ya lo veremos —dijo para después acomodarse en su sitio y concentrarse en la película.

No hablamos más hasta que nos fuimos del cine para ir a cenar.

Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!