CAPITULO 22

3.1K 473 63

-¡Maldición! No creo que alguna vez hubiera visto algo tan caliente.

Dijo Jooheon y se pasó las manos entre su rojo cabello corto -Hoseok es necesario que me consigas uno de esos chicos esclavos.

Jimin vio un rápido destello de dolor en los ojos de Hoseok, pero luego volvió a ver la neutra mirada habitual del hombre.

-Podrías alguna vez intentar probar tus habilidades en la jaula, tal como dijiste- dijo Jimin -Podrías ganarte a uno.

Jooheon negó con la cabeza.

-No, eso son sólo palabras. No estoy destinado para las jaulas. Hoseok sólo me permite entrenar, y eso funciona para mí. Supongo que simplemente estoy acostumbrado a hacerlo cuando y donde pueda-  se encogió de hombros, y luego dio un salto hacia Jimin, y le dio una palmada en la espalda  -Mantenlo a salvo, Jimin. Él es algo especial.

Jimin asintió con la cabeza. Jungkook era especial, y Jimin sabía que apenas estaba empezando a ver cuánto.

Jimin se sentía avergonzado por la mamada.

Cuando estaban involucrados hombres lobo y compañeros, el sexo siempre estaba presente.

Aquí, en el área de entrenamiento, los compañeros eran cogidos, a veces en las jaulas, a veces fuera de estas.

Que un hombre se pusiera de rodillas ante él no era nada nuevo para Jimin, excepto que esta vez, Jungkook fue quien lo hizo, no Yoongi.

Una aguda punzada de culpabilidad lo golpeó, y por un momento tuvo que apartar la mirada de Jungkook.

-Tengo otro sparring reservado para más tarde, pero ahora no voy a durar una mierda-  dijo Jooheon, rompiendo los pensamientos de Jimin.

Se despidió y se alejó, siguiendo a Hoseok.

Nam Joon, enrojecido y tembloroso, se derrumbó en una silla.

Sus ojos estaban oscuros, grandes, totalmente excitados, como su muy tenso pene en sus pantalones. Jimin pudo oler en el aire alrededor de Nam Joon que él no se había venido, pero estaba cerca.

-¿Qué está mal jefe? ¿Estás excitado?-  Jimin sonrió mientras jalaba a Jungkook bajo su brazo. A pesar de saber que a Nam Joon no le gustaban los penes, no estaba sorprendido de que su dueño hubiera conseguido estar duro.

Sin embargo, dueño o no, nadie se acercaba a Jungkook, no si él podía evitarlo.

Nam Joon contuvo la respiración, mientras frotaba su pene a través de su ropa.

-No soy gay, pero quizás debí haberme quedado con el esclavo para mí. 

-Demasiado tarde. Él es mío-  gruñó Jimin.

Sabiendo que si Nam Joon quería a Jungkook, tenía todo el derecho como su propietario para cogérselo, y no había nada que Jimin pudiera hacer al respecto.

No sin ser castigado o asesinado.

Se acercó a su taparrabos, se lo puso, se puso las botas, y luego se dirigió hacia las puertas de la instalación donde los guardias los esperaban para volver a sus habitaciones.

-¡Muérete de envidia, Nam Joon!-  refunfuñó Jungkook y se rió.

Jimin le dio un zape en su cabeza.

-Cállate-  Sin embargo, le sonrió. De hecho, Jimin sonrió todo el camino de regreso a su habitación.

 De hecho, Jimin sonrió todo el camino de regreso a su habitación

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

*****************************


Peleando Por Ti (Jikook)¡Lee esta historia GRATIS!