CAPITULO 20

3K 491 59

-Mío. Nadie te toca más que yo. Y tú no tocarás a nadie a menos que yo te lo diga.

-Ok. Pero tú hiciste el trato, ¿recuerdas? Yo simplemente defenderé tu honor. Además, no vamos a perder.

-Cierto.

-Entonces, ¿Sólo me quedaré aquí de pie?.

-Cuando me convierto tu eres mis sentidos y por el hecho de estar acoplados eres la única voz que escucho. Juntos, somos un equipo.

Jimin se inclinó hacia Jungkook y acunó su mejilla.

-Un equipo.

-De acuerdo-  Jungkook asintió con la cabeza  -Un equipo.

-Tendrás que guiarme durante la lucha mientras esté cambiado. ¿Lo entiendes?.

-Claro. Sólo puedes escuchar mi voz. ¿Lo entiendo?.

-Tú eres mi línea directa a la humanidad. Si yo no te tuviera, solo haría estupideces. Actuaría como un lobo, no como un lobo con el cerebro de un hombre. Nuestros compañeros son lo que nos impide matar durante la lucha.

-Ah ahora ya lo entiendo. Así que, básicamente, tengo tu correa.

Y Jungkook sonrió. Jimin rodó sus ojos.

-Sí, en cierto modo eso es verdad.

Jimin fue de nuevo hacia Nam Joon.

-Estamos listos.

Nam Joon recogió el reloj.

-Rounds de tres minutos. El primero que haga pin, gana-  Hizo sonar la campana, y comenzó.

Los hombres se acercaron, Jooheon le lanzo un swing diestro a la mandíbula de Jimin, conectándolo y raspando su mejilla. Jimin se tambaleó hacia atrás, se agachó cuando el siguiente swing vino hacia él. En un instante bajo el brazo extendido de Jooheon, y consiguió darle un puñetazo en las costillas. El hombre se dobló, y Jimin le dio un gancho a la mandíbula.

Jooheon cayó de espaldas. Jimin le cayó encima, y no pudo romper el dominio. Arañó el brazo de Jimin. Unas extrañas vibraciones llenaron el aire, registrándose en el vientre de Jungkook.

Jooheon cambió, y Jimin tuvo a un lobo gruñendo en sus manos.

Jungkook gritó, fue una gran sorpresa. Nunca había visto un cambio a lobo antes, así que no lo sabía. 

Jimin arrojó al lobo lejos, pero el lobo alcanzo a darle una aplastante mordedura en la pierna. Jimin gritó. La sangre fluía, Jungkook se sacudió al ver la sangre de su compañero.

El lobo de Jimin aulló, y la herida cicatrizó ante los ojos de Jungkook. Y así era como funcionaba. Las heridas sufridas, mientras que un lobo pudiera cambiar a su forma humana, se curarían.

Jimin cambió a su forma de lobo, manteniéndose entre Jungkook y el otro lobo.

Se agazapó, esperando el momento perfecto, Jimin saltó. Atrapó al lobo por el cuello y cayeron, se enredaron, y Jimin perdió su agarre.

El otro lobo sacudió su cabeza, aturdido, mientras Jimin se puso de pie. Con un giro rápido, aterrizó en la parte posterior del lobo, sus mandíbulas lo sujetaron por su nuca, inmovilizándolo. El lobo cambió a hombre. Jooheon se rindió.

Jimin sujetó el frágil cuello del hombre con la boca. No se necesitaría mucho para aplastarlo. 

-¡Cambia de nuevo, Jimin!-  Jungkook lo llamó.

Jimin cambió.

Se acostó sobre la espalda de Jooheon, con la boca todavía en el cuello del hombre, el sabor de su piel en la lengua de Jimin. Jadeante, se inclinó hacia adelante y lamió una larga línea con su lengua hasta la mejilla del hombre.

-Te dije que nunca podrías conseguirlo-  susurró Jimin mientras se sentaba a horcajadas en su cintura.

Jooheon gruñó y se empujó hacia arriba. Miró hacia atrás por encima de su hombro.

-Es una lástima. Apuesto a que sabe cómo chupar un pene-  Se rió y se frotó el cuello.

-Sí que sabe.

Jimin le dio un fuerte zape en la cabeza.

-¡Olvídalo! Sé lo que estás pensando. Él no se la va a mamar a nadie más que a mí.

-Lo haría si tuviera que hacerlo por ti. Ya sabes por tu honor.

Jungkook se lanzó a los brazos de Jimin.

-Maldición Bebe . A tiempo me dijiste que cambiara o lo habría matado.

Le dio un fuerte y audible beso en los labios. Dejando que sus penes se rozaran entre sí mientras lo hacía.

-Sí, Jungkook. Gracias-  Jooheon le asintió mientras se frotaba el cuello  -Se pone muy intenso en la jaula, sobre todo con un compañero a su alrededor. Me había olvidado de eso.

Jimin sonrió. Se fue hacia Nam Joon.

-Bueno, ¿es suficiente? ¿O quieres más?

Nam Joon los miró a ambos, con los labios fruncidos  -Mientras te comprometas a pasar cada día ejercitándote, haciendo sparring, y dándole tiempo a Jungkook en las jaulas, estoy bien por hoy.

Jimin miró a su compañero. El muchacho aún estaba duro. No le había pasado desapercibida la dura erección, y en ese momento, no había nada que deseara más que coger a su pequeño.

-Entonces, ¿qué es lo que obtiene el vencedor?-  Jungkook preguntó con travesura en sus ojos. 

Jooheon vociferó  -¡Una mamada!

***********************************

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

***********************************


Peleando Por Ti (Jikook)¡Lee esta historia GRATIS!