CAPITULO 18

3.1K 476 89

Las puertas se abrieron, y el guardia salió. Jimin salió en frente de Jungkook mientras el guardia los esperaba.

La gente llenaba el corredor, hombres libres y esclavos cubiertos iban y venían.

Jungkook varias veces tuvo que salir del camino, con Jimin caminando frente a él, como si alguien de importancia pasara.

El guardia abrió una enorme puerta flanqueada por dos guardias más, y Jimin entró con Jungkook, y el último guardia detrás de él.

La instalación era enorme, mucho más grande que las aulas de entrenamiento íntimo de su harén.

Varias jaulas de acero estaban cercadas con mayas metálicas que se elevaban a veinte metros en el aire, con gente moviéndose alrededor de estas.

¿Y los olores? Era como nada de lo que alguna vez hubiera olido antes. Los olores de decenas de hombres y mujeres llenaron su nariz.

Estornudó en silencio bajo su velo, y luego inhaló encontrado el aroma de Jimin. Respiró calmadamente, y se relajó.

-Ya era hora de que trajeras tu perezoso trasero redondo de vuelta aquí.

-¿Perezoso? Tú sabes más acerca de eso, Hoseok.

-Me dijeron que ibas a venir, y no lo podía creer. Creía que jamás te volvería a ver en una jaula de nuevo. No después de...

-Nam Joon tiene otras ideas.

-Sí, los rumores que circulan por la liga es que está corto de dinero. Y está hasta el cuello en deudas. Necesita ingresos, y su único recurso eres tú.

-¿Cuántos has engendrado desde entonces?.

-Diez, veinte, tal vez. Quién sabe, y a quién le importa. No es como si alguna vez fuera a verlos.

Jimin miró a su alrededor  -Entonces, ¿dónde estoy?.

-Te he reservado la que está al final.

Hablaban de las jaulas de entrenamiento.

Jungkook se quedó mirando las jaulas, tragó cuando uno de los lobos atacó a otro lobo. Chasquidos de dientes y gruñidos, como nunca antes había escuchado, llenaron el aire, el miedo se disparó a través de su columna vertebral, y saltó alejándose de la jaula.

Hoseok lo vio y se echó a reír

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Hoseok lo vio y se echó a reír.

-¿Nunca ha estado en una jaula antes?-  le preguntó a Jimin.

Jimin negó con la cabeza.

Pasaron cinco jaulas hasta que llegaron a la última en la que Nam Joon estaba de pie, esperando por ellos.

-Vamos a ver qué tan mal estás, Jimin. Hoseok y yo creemos que deberías comenzar con un poco de sparring. Hoseok evaluara lo que necesitas, y comenzaremos un verdadero programa de entrenamiento mañana.

Sparring en lucha, es un combate donde un peleador se enfrenta con otro de mejor marcaje a manera de entrenamiento.

Vio a otro hombre alto, vestido con un taparrabos similar y con la misma cinta envuelta alrededor de sus puños.

-Has trabajado con Jooheon antes, ¿no es así?.

Jungkook se le quedó mirando. Jooheon tenía el pelo de color rojo con piedras de oro corriendo a través de este.

-Jimin me alegro de verte de nuevo. Que bueno que hayas vuelto. Se estaba volviendo aburrido por aquí.

-Jooheon.

Jimin asintió. Se volteo hacia Nam Joon.

-He traído a Jungkook. Él necesita empezar su propio entrenamiento.

Nam Joon asintió.

-Bueno. No hay mejor momento como ahora. Sólo tenemos un mes. ¿Necesitas que él esté en la jaula para el sparring?.

-No. El sparring lo haré sin él.

Jooheon comenzó a caminar hacia él.

-¿Un nuevo compañero?-  miró a Jimin, con su cabeza ladeada  -pensé que...

-Jungkook es mi nuevo compañero.

Jaló a Jungkook detrás de él, pero mantuvo su mano en el brazo de Jungkook. Jooheon lo miró de arriba abajo.

-Hermosos ojos. ¿El resto del él, es tan bonito?.

Jimin gruñó  -Si.

-Bueno. Entre más bonito sea el compañero, más enloquecido estará el retador. Yoongi solía hacer que todos se volvieran salvajes, ya sabes. Era una gran ventaja en la jaula.

Jungkook se derrumbó. Había sido comparado una vez más.

-Creo que éste también lo hará bien.

 El pecho de Jungkook se hinchó con sus palabras. Nam Joon dio un paso adelante.

-Dime lo que piensas.

Le quitó el velo, y la túnica o burka cayó a los pies de Jungkook, exponiéndolo a la vista de todos. Nunca se había sentido tan desnudo, pero luchó contra el deseo primordial de ocultar su pene.

En su lugar, se mantuvo ahí de píe, como había sido entrenado para hacerlo, la cabeza agachada, las manos detrás de su espalda.

-¡Diablos!-  dijo Jooheon -Es cabronamente guapo. Debió haber sido un dulce apareamiento.

El sonido de su voz, le dijo a Jungkook que el lobo se lo estaba imaginando mientras hablaba.

Jimin gruñó y se puso delante de Jungkook.

-Mantén tus ojos y tus manos en ti mismo lobo. Él es mío.

*********************************

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

*********************************


Peleando Por Ti (Jikook)¡Lee esta historia GRATIS!