For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Muerdo mi labio, desesperada, sentada con ansias de saber el resultado final de mamá en la estación de policía, quiero saber la causa de su muerte no me alcanzo a imaginar que le hicieron, mi mente hace preguntas de, ¿por qué la mataron?, ¿cuando sucedió este caos?. Pareciera que la tierra se la hubiese tragado, mis preguntas se hacen  más firmes e intrigantes cuando un recuerdo se me pasa por la mente, uno de ellos fue cuando le conté sobre mi primer beso a mis 13 años o cuando fuimos a Orlando, Florida con el tío Jhon, quiero revivir nuevamente esos bellos y magníficos recuerdos, mis ganas de llorar fueron impredecibles cuando siento bajar 2 lagrimas de mi mejilla.

 En menos de una hora llega el policía encargado. Es un tipo joven, con una estatura suficientemente alta para alcanzarme, con una edad aproximada de 25, en sus manos trae unos papeles, supongo que son los resultados de mamá, inmediatamente me paro y él se dirige a mi.

 -Buen día señorita Emma, ¿cómo estás?- Me da un apretón de manos.

-Bien, supongo.  -le respondo.

-Es duro para ti no volver a verla, lo sé, lo he vivido. Tengo buenas y malas noticias, comenzaré por la buena- me mira para ver si estoy de acuerdo, asiento con la cabeza.- Después de tres meses largos y extensos están en mis manos el expediente, gracias a este nos damos cuenta que fue lo que pasó. Ahora viene la mala, en el expediente dice que fue encontrada en un matorral con 3 disparos en la cabeza, golpeada brutalmente en el rostro y lavada en detergente,  se afirma de que fue abusada sexualmente, lastimosamente aun no se encuentra el responsable de esto, lo siento mucho. Haremos lo posible para encontrar los responsables, te lo aseguro.  contesta de una manera tan segura que transmite confianza.

-No puedo creer que personas como esas deban de existir en este mundo, no sé, no encuentro una razón lógica para que mi madre sea la victima, Gracias. le digo tratando de no llorar.

cuando atravieso la puerta, corro, corro tan rápido como puedo. Quiero salir de esta pesadilla de la cual no me imaginaba, mientras mas avanzo me salen lagrimas, lagrimas de tristeza, dolor, rabia e impotencia. Estoy a cinco cuadras de mi casa, cuando siento una pequeña gota de agua en mi brazo izquierdo, apresuro aun mas el paso ya que no quiero mojar mi abrigo, amo la lluvia pero hoy no estoy de buen humor para estas cosas. Cada segundo cuenta, la lluvia se hace mas fuerte, parece que las cinco cuadras se hacen infinitas. Cuando llego a casa he notado que tengo los zapatos mojados, así que me dispongo a  limpiarlos y a cambiar de ropa, la casa se siente cálida, acogedora, pero no importaba quien estuviera  nada era igual sin mamá.

Me pongo una sudadera negra con una blusa, cojo un vaso de la cocina para servirme agua, cepillo mis dientes ya que al otro día tengo que madrugar a la preparatoria, medito cada palabra, pensamiento, acción que dije el día de hoy, me acuesto en la cama y reviso mi celular. Tengo 15 mensajes de Abraham, mi mejor amigo, él se preocupa por mi, es como mi papá, el papá que nunca tuve.

-¿En dónde demonios te has metido! 

-Emma, contestame por favor.

-Llamame.

No lo quiero hacer, no quiero  hablar sobre ese tema, solo estoy esperando a que sea mañana para tener una nueva expectativa de la vida.

***

Estoy sentada, atada en una silla. En un lugar que nunca había visto, es como un tipo de habitación secreta, todo es oscuro, frió, tenebroso, no hay nadie eso supuse. Grito de desesperación para que me suelten, no puedo salir, siento que mis manos son lastimadas por la cuerda, cuando en un simple pasar de ojos esta ella, mi madre,  la puedo observar por una pequeña luz que se refleja en la habitación. Me alegro tanto que intento zafarme para darle un abrazo y decir que la extraño, que la quiero, pero no puedo, ella se acerca, me acaricia la mejilla y me dice

-Yo estoy  ahí, recuerda solo tienes que ser fuerte. Pero te digo una cosa tienes que buscar al responsable de quien me hizo esto, búscalo y luego haz que pague por lo que me hizo, este tipo ha matado a muchas mujeres ya es hora de que pague. Te doy un consejo, no puedes confiar en nadie, todos son peligrosos, te amo muchísimo. Me da un beso y poco a poco se  aleja  de mi, no pude decir nada.

Cada vez se ve mas oscuro hasta  que un fuerte movimiento me despierta, me levanto rápidamente y estoy desconcertada no sé si es verdad o mentira, tal vez era una señal y lo tengo que lograr, de eso estaba segura. Miro el reloj y son las 11:11, el numero de la suerte creo. Solo falta descansar, para empezar la búsqueda. 

¿Quién eres tú?¡Lee esta historia GRATIS!