Capitulo 89.

41 2 0

Cuando llegué al departamento no eran más de las nueve. No esperaba a Angie despierta, ya que los sábados ambas aprovechamos para dormir; aunque este había sido mi excepción. Cuando por fin entré, me sorprendí por quien estaba sentada en la mesa: Gemma.

-¿Gemma?-Dije alzando la voz.

-Hola, Sam.-Contestó ella en voz baja.- Angie acaba de volver a dormir, no grites.- Dijo poniendo un dedo en mis labios. Sin previo aviso, la abracé. Hacía mucho que no la veía (desde que los chicos se fueron de gira), y extrañamente era bueno tenerla ahí.

-¿Qué haces aquí?-Pregunté separándome de ella.

-Vengo a visitarte.- Respondió con una sonrisa en su rostro, exactamente la misma que la de Harry.- Ve a preparar café, aún no desayuné.

Obediente, fui a preparar algo de café. También hice tostadas, y de repente estaba desayunando exactamente todo lo que Max me prohibió para estar en forma: harinas y manteca. No me importó, ya que moría por comer cualquiera de todas esas cosas. Gemma agregó leche a su café y comenzó a hablar.

-Pude hablar un poco con Angie, parece ser muy buena chica.

-Lo es.- Contesté mordiendo una tostada con mermelada.- El hecho de que esté embarazada la hace ver dulce, nada que ver con su personalidad.

-Se nota que tiene carisma.- Dijo dando un sorbo al café.- ¿Cómo hasta estado, Sam?

-Bueno, desde que me levanté que tengo un día bastante sentimental.

Rápidamente, le conté como me sentía: triste, feliz, emocionada, nerviosa... Ni yo me entendía, pero parecía que ella sí. Al contarle desde extrañar a mi mamá hasta lo que me dijo Stephanie, estaba sensible y no pude evitar llorar. Necesitaba descargarme de esa manera, pero ella me calmó, me dio consejos cultos y profundos y me contuvo. Me sirvió muchísimo nuestra charla, me hizo sentir más confiada y segura, como también me dio a entender que un mal día no es una mala vida. De vez en cuando, cuando Gemma hablaba, me molestaba por parte de mi misma ver sus gestos y acordarme de Harry; pero era inevitable: eran muy parecidos.

Luego de tener esa sentimental conversación, empezamos a distendernos y a hablar de cosas cotidianas. Luego de un rato, Gemma me preguntó:

-¿Qué harás en Navidad?

-¿Navidad?-Pregunté sorprendida, todavía faltaba mucho para eso.- No lo sé, probablemente Angie y yo nos reunamos con mi tío Smith y su familia. Bueno, mi familia. Ya sabes.-Ella río y luego contestó:

-Porque tengo un plan, y esperaba que quieras sumarte.-Dijo con cara de complicidad.

-¿Qué estas planeando, clon de Harry?-Dije, y ella largó tal carcajada que me reí junto a ella. Luego, respondió:

-Mi mamá y yo viajaremos el 20 de diciembre a Los Angeles, donde estarán los chicos.-Dijo emocionada, con brillos en los ojos. Rápidamente, me enderecé y me puse seria.- Si quieres y puedes, tú y Angie pueden...

-¿IR?

-Exacto, venir con nosotras y pasar navidad con Harry y los demás.

-Debes estar bromeando.-Dije con las mejillas encendidas.

-Claro que no, Sam.- Contestó riendo.- No haría una broma como éstas. Eso déjaselo a Louis.

-¡Claro que iremos!-Exclamé, y me abalancé a abrazarla.- ¿Cómo se te ocurrió esto?

-En el tour anterior Harry volvió a Londres, y pensé que sería bueno devolver ese gesto. Pero él no sabrá nada hasta que lleguemos. ¿Podrás mantenerlo en secreto?

-Ni lo dudes.-Contesté con cara de complicidad.

Gemma se fue media hora más tarde. Me dijo que con Anne irían a verme a The x Factor, lo cual me dio aún más confianza y ganas de ir. También en que si Angie quería (yo ya lo daba por hecho) y podía viajar por el embarazo, iríamos. Su pasaje y el de Anne los pagaba la empresa de los chicos, pero yo me negué. Tenía mucho dinero ahorrado, y quería gastarlo en algo útil, y esto me pareció bien. Si Angie quería, el de ella si lo tendría pago y si no, no. La idea me tenía más que emocionada que hasta olvidé por completo que hoy tenía que presentarme. Podría ver a los chicos, a Harry... Volver a abrazarlos, a sentirlos, a tenerlos conmigo.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!