23

2.5K 303 138

Habían pasado cinco días.

El resumen de ellos era:

Fred ligando y de fiesta por las noches.

Freddy enfadado e intentando contenerse.

Porque le jodia, y Fred lo sabía.

Porque aunque no quisiera admitirlo quería que todos los besos que daba en el cuello a aquellas  afortunadas chicas fueran para él, y Fred lo sabía.

Intentaba sacarle de su cabeza, pero lloraba en silencio y él no quería.

Desde que le dijo que Joy era su novia y que lo que hicieron fue un error, Fred parecía la mar de feliz. Parecía que al principio le molestó, pero luego actuó como si nada.

Freddy siempre oía las mismas palabras en su mente que le dijo su hermano mayor:

¿Solo por qué esta mierda de sociedad diga que algo está mal, tiene que estarlo?

Había personas muy valientes. En los libros, en las películas, en la vida real, sus amigos...¿Por qué él no? ¿Por qué tenia miedo a lo que la sociedad pensara de él?

Todo esto, todo esto porque se enamoró de su hermano.

Y quería olvidarle, pero nunca pudo. Ni cuando tomó las pastillas por primera vez, ni cuando su madre creía haberlo matado, ni ahora.

Era débil porque no tenia por quién luchar...

Pero no sabía que ese alguien era Fred.

Y siempre que intentaba aclarar sus sentimientos Fred aparecía y le ponía celoso, o le fastidiaba el momento besando a Bon Bon delante de sus narices.

O siendo tan popular y pasearse por los pasillos de la escuela con un montón de chicas a su lado.

O viniendo cada día a casa tarde con el cuello adornado de chupetones.

O sonriéndole como si nada.

Cada vez que esos actos le hacían suponerse si estaba celoso y sufría porque realmente amaba a Fred, venían las dos famosas palabras:

Sociedad y hermano.

Pero lo que Freddy no sabia es que todo era un juego en el que él estaba participando sin saber.

Un juego de su hermano que le haría comprender por mucho que sus "sentimientos estuvieran confusos" que estaba enamorado de él.

Un juego en el que el único ganador de aquí iba a ser Fred.

¿El premio?

Que Freddy abriera los ojos de una puta vez.

Y Fred se había puesto las pilas en estos cinco días...

porque lo necesitaba cuanto antes.

Antes de que su madre viniera.

Y notaba que estaba funcionando su plan, y que faltaban pocas casillas para ganar.

Ahora tendrían que jugar en la última casilla...

Fred. ✧ f r e d e d d y ¡Lee esta historia GRATIS!