No more

2.5K 193 14
                                          

Rachel

Mi corazón latía desesperadamente, no tenía idea de lo que sucedía detrás de la puerta que tenía enfrente. Mi mente pensaba lo peor. Del otro lado sólo se escuchaban extraños sonidos, mire a mi lado. Demian estaba más preocupado que yo. Instintivamente le tome la mano.

-Todo estará bien- murmuré.

-Pero...-

-¡Todo estará bien!- dije y sujete con fuerza la mano de Demian, la cual antes había estado temblando.

-Gracias- murmuró Demian.

Por algún motivo era como si solo a los dos nos importaba la persona que estaba detrás de la puerta. Si esa persona dejaba de existir la vida de ambos cambiaría drásticamente.

Estuvimos un par de minutos así, en silencio, esperanzandonos mutuamente.

Finalmente las enfermeras y los doctores salieron de la habitación de Scott.

-Por el momento está estable, pero no podrá recibir visitas, al menos no por hoy- dijo el doctor.

Al escuchar esto cai al suelo, Demian rápidamente me ayudó a no golpearme, mientras el doctor me revisaba.

-Te dije que todo estaría bien- le dije a Demian sonriendo mientras sentía las lágrimas recorriendo mis mejillas.

-¡Enfermera! ¡Venga pronto!- fue lo último que escuche.

...

Desperté en una habitación del hospital, Demian estaba a mi lado.

-¿Que sucedió?- le pregunté a Demian.

-Te desmayaste, tranquila el doctor dijo que fue a causa del estrés- dijo Demian -llame a tu madre, viene en camino-

-Oh. Gracias- Es verdad he tenido mucho estrés estos días. Tal vez debería descansar.

Entonces mi madre entró por la puerta, la preocupación cubría su rostro. Demian le explicó lo que había sucedido y mi mamá se tranquilizó. Después de una charla con el doctor pude volver a casa. Demian se ofreció a llevarnos.

-Muchas gracias- le dijo mi madre a Demian una vez que llegamos a nuestra casa.

-No es nada, Scott hubiera hecho mucho mas-

-Ya lo hizo- dijo mi madre y después de agradecerle nuevamente a Demian entró en la casa.

-¿Necesitas ayuda?- me dijo Demian, pues tenía en brazos a Alex. Yo negué -Esta bien- Demian levantó las manos en señal de rendición.

-Muchas gracias... por todo- le dije.

-No es nada, además si dejará que algo te pasará, Scott me mataría- dijo sonriendo y le devolví la sonrisas.

-Si Scott despertara...- dije antes de entrar -¿me avisarias?-

-Lo haré- después entre a mi casa.

Pero me empeze a sentir muy cansada, es como si solo quisiera dormir. Mi madre se percató de eso e inmediatamente tomo a Alex de mis brazos y me ordenó irme a dormir. Trate de negarme, pues apenas eran las 6:45pm, pero mi madre insistió. Así que me rendí, decidí darme una ducha y luego acostarme.

Ni la muerte podra tocarteDonde viven las historias. Descúbrelo ahora