Capitulo 87

41 1 0

Ya habían pasado dos semanas de eso. Angie y yo teníamos una relación muy fuerte: se había trasladado a mi departamento, y era muy agradable vivir con alguien. Por la mañana ambas trabajábamos (yo en el colegio y ella en PizzaCook), y luego íbamos juntas a Cambridge. Theo estaba en prisión por dos meses, y la pensión por el bebé se vería más adelante. Ella estaba mucho más feliz que meses anteriores, y yo también: era agradable tener a alguien con quien hablar constantemente y en persona.

Con los chicos seguí en contacto, y todos se pusieron muy contentos cuando le dije que estaba viviendo con Angie. También hablaron con ella y le advirtieron que me cuide, y eso me puso feliz: aún se preocupaban por mí como siempre lo hicieron. Extrañamente confiaban en ella, y le parecía buena la idea de que yo esté acompañada. Evité completamente el tema de Stephanie, no quería hablar más de ello. ¿Qué si los extrañaba mucho? Claro que sí, y muchas noches no podía evitar llorar; pero con Angie ahí era todo distinto.

Smith se mantenía en contacto constantemente, y también lo veía en el colegio. Era bueno tener un aliado allí dentro, me gustaba conversar con él y tampoco sentirme tan sola. Claire me invitó a cenar de nuevo, pero no quería abusar. Aún no quería volver, y quizás ellos deberían venir alguna vez. Tampoco paraba de pedirme disculpas por lo de Stephanie, pero decidí dejarlo de lado y no recordarlo. Yo sabía quién era, y con eso me alcanzaba y sobraba.

Respecto a los ensayos de The X Factor, debía decir que iba bastante bien. Me asustaba el hecho de que todos sean tan buenos bailarines, pero intentaba confiar en mí y dar lo mejor. Max no paraba de tirarme indirectas sobre que quería salir conmigo y no sabía muy bien que hacer. Era muy atractivo, y la mayoría de las bailarinas estaban encima de él todo el tiempo. En realidad, trataba de evitarlo lo mejor posible, aunque sabía que me perdía la gran cosa. Harry se daba cuenta, porque cuando hablábamos de los ensayos y lo nombrábamos me ponía nerviosa. Pero el hecho de que no me diga nada era una nota de confianza en mí, y eso me daba más seguridad aún para seguir rechazando a Max.

Yo me sentía bien, las cosas habían cambiado mucho y la mayoría para bien. Estaba lista para lo que se venía en mi vida, y tenía ganas de enfrentarlo.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!