XXIII

1.9K 143 1

Camila POV

Hailee me miraba en silencio, esperando que una palabra saliera de mi boca. Tenía el ceño un poco fruncido, no sabía que era lo que tenía que decirle. Bajé la mirada al suelo y cogí un poco de aliento ates de volver a mirarla.

— La noche que salí con mis amigas estaba Lauren —empecé despacio.

— Lo sé, me lo dijiste —dijo con un tono serio.

Guardé silencio por unos segundos antes de volver a hablar.

— Ella me trajo a casa en coche y se quedó a dormir conmigo —lo dije en un tono más bajo.

Mi novia se tensó un poco al escuchar lo que dije y vi como apretó la mandíbula.

— ¿Te has acostado con ella? —preguntó directamente.

— No —negué rápidamente y ella se relajó.

— ¿Puedes decirlo de una vez? —preguntó en tono serio, pasándose la mano por el pelo.

Asentí a su pregunta y me dije a mi misma que debía hacerlo.

— Lauren me besó —solté y mi novia se levantó de la cama.

— ¿Cómo que te besó? —preguntó enfadada.

— Cuando entramos en mi habitación lo hizo y yo le correspondí —me levanté de la cama para estar frente a ella —. No sé porque no la aparté, todo pasó muy rápido y estoy arrepentida de ello. Lo siento.

— ¿Eso es lo único que vas a decir después de haberme engañado? —alzó la voz furiosa.

— No, no es lo único que diré. No pasó nada más entre nosotras, solo nos besamos —intenté quitarle importancia.

Di un paso en su dirección para acercarme a ella, pero se alejó de inmediato.

— ¿Y después qué? —preguntó seria.

— La llamó Vero y se fue.

— Vaya, entiendo. Si no fuera por Vero, te hubieras acostado con ella —sacó conclusiones.

— No te haría algo así —le aseguré.

— Te recuerdo que acabas de decirme que te has besado con Lauren cuando estamos juntas —dijo con una mirada seria.

— Sé que no debí hacerlo y lo siento mucho. Fue un error —me volví a disculpar.

Hailee se quedó callada, mirándome como si pudiera leerme el pensamiento. En ese momento recordé que también debía decirle que llegué a besarme una segunda vez con Lauren hace dos días.

— Hay algo más —susurré y ella volvió a tensarse.

— ¿No me digas que os volvisteis a besar? —dijo con ironía.

— El día que viniste a mi casa en la tarde, fui a dormir a su casa —dije con cautela.

Bajó la mirada al suelo y caminó hasta la cama para sentarse en el borde de esta. Juntó sus manos entre sus piernas ligeramente abiertas y me miró expectante. 

— Nos besamos de nuevo —terminé de contarle todo.

Ella volvió a bajar la cabeza al suelo, pasando sus dedos por su frente.

— Lo siento —susurré, acercándome un poco a ella.

— ¿Estás arrepentida realmente? —preguntó mirándome a los ojos.

— Sí —dije convencida.

— Te perdono, pero con una condición —se levantó para ponerse frente a mi.

— ¿Qué condición?

— Debes dejar de ser amiga de Lauren, no quiero que le hables más —dijo con una voz decisiva.

— Ella forma parte del grupo...—intenté decir, pero me interrumpió.

— Lo sé. Puedes ignorarla y hacer como si no estuviera —agarró mi mano acariciando el dorso de esta.

Sentí una presión en el pecho por tener que tomar una decisión. No podía pensar con claridad ya que no esperaba que Hailee me hiciera elegir.

— ¿Te gusta Lauren? —preguntó directamente.

— No —susurré de forma casi inaudible.

— ¿Aceptas mi condición? —apretó mi mano con un poco de fuerza.

— Sí —acepté y le di un beso en los labios.

Lauren POV

Una canción de Lana del Rey estaba invadiendo mis sueños. Abrí los ojos con bastante pereza. Quería seguir durmiendo la siesta porque hoy no tenía nada que hacer, pero parece que eso no va a ser posible.

Alargué uno de mis brazos y cogí mi móvil.

Llamada telefónica:

— ¿Si? —contesté sin mirar quien era.

— Lauren —reconocí esa voz de inmediato y me desperté de golpe.

— Camz —sonreí al decir el apodo que le había puesto.

— Tenemos que hablar —su tono de voz estaba serio y eso no me gustaba.

— ¿De qué? —pregunté con el ceño fruncido.

— Le he dicho a Hailee que nos besamos dos veces.

— ¿Y qué te dijo? —cuestioné con mucha curiosidad.

— Me ha perdonado.

No sabía como sentirme sabiendo eso. Supongo que debería estar alegre por ella.

— Me alegro —dije sin mucha emoción.

— Hailee me ha puesto una condición —dijo después de unos segundos de silencio.

— ¿Cual? —le pregunté.

— No quiere que te vuelva a hablar.

Me levanté de la cama, pasándome una mano por el pelo en signo de frustración.

— ¿Aceptaste esa condición? —dije con el cuerpo un poco tenso.

— Sí —apreté el móvil con fuerza con mi mano ante su respuesta.

— No me puedo creer que hayas aceptado —alcé la voz sin importarme que alguien de mi familia me llegará a escuchar.

— Es lo mejor, Lauren —dijo con un suspiro.

— ¿Lo mejor?  —dije con un tono irónico —. ¿Esa es tu forma de evitar lo que sientes por mi?

— ¿A qué te refieres?

— El beso que nos dimos en mi casa fue diferente y no puedes negarlo —me senté en un lado de mi cama.

— Eso no debió pasar, Lauren. Debemos olvidarlo.

— No debió pasar, pero pasó a pesar de que estuvieras con Hailee. Si de verdad no sintieras nada por mi, no hubieras correspondido ninguno de los besos que te di.

— Podemos hacer como si nada, no será difícil. Además, no me apetece discutir.

— Sabes que tengo razón por mucho que no quieras hablar de ello.

Hubo un momento de silencio antes de que Camila volviera a hablar.

—¿Podrás no hablarme cuando nos veamos? —me preguntó ignorando lo que le había dicho.

— Puedes estar tranquila, no te dirigiré la palabra. Espero que no hayas tomado una decisión equivocada.

Fin de la llamada telefónica.

Me quedé sentada en mi cama con un montón de pensamientos en mi cabeza antes de tomar la decisión de llamar a la chica con la que estuve hablando el otro día en el club. Sé que le dije a Camila que no la llamaría, pero eso ahora me daba igual. Cuando supe la dirección de su casa fui a ella sin pensarlo dos veces.


Loving You Despite The Obstacles | CAMREN¡Lee esta historia GRATIS!