1 mes después...

Esta mañana del viernes e desperté muy animada y temprano.

Me bañe. Arregle. Comí. Leí. Me cambie.

A las 10 de la mañana mi papa me tendió las llaves del carro.

Había aprendido a combatir mi miedo al conducir, al principio fue tan difícil pero mi familia me ayudo de gran manera y gracias a ellos lo he superado.

Soy una nueva Brooke. Me siento tan completa y alegre la verdad.

Conduzco lentamente en el auto de mi Papá, la canción de Come First empezó a sonar en la radio. Cante en vos alta la canción, me sentía tan bien hoy.

Mientras conducía iba recordando que este año fue uno d los años más difíciles de mi vida...pero dicen que los malos momentos florecen personas increíbles y vaya que sí.

Lucas.

Ambos peleamos tanto por esta relación...y lo logramos. Porque siempre se puede, cuando se quiere.

La vida puede ser tan dolorosa e injusta a veces, peor uno no logra ver por qué sucede todo esto. Tal vez en el preciso momento uno no sabes porque las cosas pasaron...pero más adelante uno se da cuenta que todo pasa por algo.

Y aprendí algo de todo este año.

No te arrepientas de nada, la gente buena te da felicidad, la mala te da lecciones y la maravillosa te da recuerdos.

Recuerda siempre que tu situación actual no es tu destino final...Lo mejor está por venir. Solo hay que se ser pacientes...para así estar preparado cuando llegue.

Mi madre siempre me decía: Quédate con quien te enseñe a quererte a ti misma.

Y lo había encontrado, había encontrado a Lucas.

Ambos cuando estábamos juntos...brillábamos tan lindo, tan únicos. Somos felices juntos...a pesar de todos los acontecimientos que nos pasaron.

Siempre me gustaron las relaciones que no son solo besos y palabras lindas, sino que también sean risas, juegos, idioteces y sobrenombres...esas donde hay amistad, donde uno se siente un niño otra vez, sin parar de sonreír al saber que vera a la persona que lo hace sentirse mejor.

Sonrió encantada. Ya llegué al aeropuerto.

Baje con toda el aula positiva posible.

Mis manos se encuentran tan sudadas.

Me situé en la sala de espera, tenía en mi mano globos de Helio los cuales formaban el nombre de Lucas.

Me acerque y espere...

No llegaba. ¿Por qué no llega?

Empecé a ponerme horriblemente ansiosa, bajé mi mirada al celular. 11:46am.

- ¡BROOKE! - esa voz. Subí rápidamente la mirada. Ahí estaba mi Lucas.

- ¡LUCAS! - me sobrepasé la barra de metal y corrí hacia a él. Cuando llegue me tire sobre el envolviendo mis piernas en su tronco. Llore, pero esta vez eran lágrimas de felicidad, ya no más de tristeza. Me abrazo con tanta fuerza, pero no me importo. Habíamos esperado por este momento e iba aprovecharlo al máximo. Hoy...y siempre.

Cuando me baje el me tendió unas margaritas. Eran 4 exactamente.

- ¿Por qué cuatro? -indague.

-Porque esperamos cuatro meses para este perfecto momento- tomo mi cintura y sin esperar unimos nuestros labios, esta era la bienvenida a un nueva ahora. Habíamos pasad por todo, pero míranos aquí...juntos. ¿Las personas que realmente nos quieren nunca nos abandonan? Yo pienso que no, las personas que te aman vuelven por ti a pesar de todo lo malo.

Uno vez Lucas me dijo: El mundo es precioso porque existes tú. Y yo agradecí nuevamente por tenerlo para mí.

No todo lo bueno empieza con un buen inicio, a veces necesitamos de un mal inicio para crear nuestro propio y buen final.

Y aquí estamos Lucas y yo creando nuestra continuación de nuestra historia.

Fin.

|____________________________________________________________________________|

FIN

FIN

TANNT TAAAAN!

Viviendo con un PLAYBOY (TERMINADA)¡Lee esta historia GRATIS!