Sus manos aprisionan mi espala y en un lento movimiento me atrajo más a él. Como si eso fuera posible. Mis manos vagaron por su cabello y su mejilla. Sus labios me dan la bienvenida como si me conocieran de antes, no hay duda, miedo o arrepentimiento en este beso. Dejo a mis ojos cerrarse y disfrutar del beso, me recuesta lentamente en el suelo hasta quedar sobre mí, pero no totalmente, se sostiene en sus codos para no aplastarme. Cuando nuestros labios paran al mismo tiempo, me quedo jadeando un buen momento.

¿Es posible que mi corazón lata tan rápido?

Siento un toque en mis parpados, son unos de los besos más dulces que he sentido. Abro mis ojos y logro ver de cerca a Lucas, sus pocas pecas están debajo de esos hermosos ojos azules, esa nueva manta de cabello cubre parte de sus cejas. Me acerco más a él y lo tiro contra mí, hasta el punto tal del que pueda abrazarlo.

Lo abrazo con fuerzas y ganas. Tomo su cara y lo lleno de besos delicados y de repente unas lágrimas se me salen de los ojos.

Me ayuda a incorporarme, sus brazos todavía me rodean.

- ¿Brooke? -me mira con una mirada esperanzada.

-No. Todavía no logro recordad-me derrumbo en sus brazos-lo siento Lucas. Pero no recuerdo nada-suspiro mientras mis lágrimas se deslizan por su camisa.

-Todo a su tiempo Brooke-me besa la coronilla, luego me suelta y desaparece cerrando la puerta de la entrada de la casa. Me acuesto en el sofá y cierro los ojos...buscando esa paz que solo logro encontrar durmiendo.

Mi corazón late rápidamente.

Sentía los nervios hasta al límite al ver a Lucas mirándome como si fuera lo único que existiera en todo el restaurante italiano. Un hermoso vestido rosado suave me acompaña.

Comemos, hablamos...ya no es incómodo. Hablamos con naturalidad.

Ni siquiera cuando la camarera llega el despega su mirada de la mía.

- ¿Por qué me ves tanto? -indago finalmente

- ¿Todavía preguntas? -me sonríe. -Es tan difícil no mirarte, me encanta todo de ti. Como muerdes tu labio, como te secas tus manos sudadas en el vestido, como enarcas inocentemente tus cejas al ver cualquier cosa. -ríe y toma mi mano sobre la mano. -Antes que nuestra primera cita termine...quisiera llevarte a un lado.

Terminado el almuerzo nos montaos en su carro, el conduce, pero no estoy segura de a dónde nos dirigimos, eso de algún modo me pone nerviosa...nuevamente.

Llegamos a nuestro destino, se trata de un parque con tantos árboles, de tantos tipos.

Caminamos tomadas de la mano hasta que llegamos a un lago, cerca de ella hay una banca, al sentarnos observamos como el atardecer se tornó entre rosado y naranja, hay aire que despeina mi pelo. Todo es tan agradable entonces siento sus manos en mi cintura, volteo a verlo y me quedo anonada con su mirada tan expresiva. Su mirada me hace sentirme segura, siento como si el solo quisiera verme a mí y a nadie más. Baja su mirada a mis labios y en un hábil movimiento une nuestros labios. Sus labios...los mismos que bese hace poco. Al lograrnos separarnos el me susurra: Te amo. Mis pulmones expulsan todo aire existente. Rio y beso su mejilla. Y le contesto: Yo también.

Todo se borra y ahora nos encontramos en una playa, Harry y Mare se alejan tomados de la mano, hay una fiesta. Mi traje de una pieza roja empieza a incomodarme, no me agrada mucho estar tan descubierta. Trato de taparme mi cuerpo acomplejada.

-Brooke, no-niega Lucas mientras aparta mis manos. -Eres preciosa, me encantas, no te tapes, si no eres capaz de amarte justo ahorita, déjame a mi hacerlo. ¿Sí? - asiento y lo abrazo mientras seco rápidamente unas lágrimas de felicidad.

Poco luego empezamos a bailar muy pegados entre toda esta multitud hormonales. Incluyéndonos.

-Vamos a un lugar más privado- me dice en un susurro ronco Lucas. Asiento y ambos a penas logramos al ascensor, abre una puerta de una habitación pequeña, pero cómoda, no hay luz solo el resplandor de la luna. Nos besamos, nos desvestimos y hacemos el amor de la manera más agradable posible.

Despierto tan agitada que me caigo del sofá. Lo recordé. Ellos mudándose, nuestra cita, nuestra primera vez, nuestras peleas, nuestra cita de aniversario...nunca llegue.

Harry y yo tuvimos un accidente automovilista. Me recuerdo al sentirlo todos los días junto a mí en el hospital mientas me encontraba en coma. Lucas...lo recuerdo todo. Subo a mi cuarto y me cambio en vaqueros y una camisa rápidamente.

- ¡Lucas empiezo a gritar! - en toda la casa con el objetivo de encontrarlo.

- ¿Brooke? -pregunta Alex- ¿Por qué buscas a Lucas? -grito y corro a abrazar a Alex.

-Lo recuerdo todo...Alex-lloro de alegría. El me abraza y llora también.

-Brooke... ¿no te acuerdas? Hoy Lucas y su padre vuelven a su país, ellos están en el aeropuerto. Grito y me muevo nerviosamente. MALDITA SEA. No sé qué hacer. -Tranquila, vamos, llegaremos a tiempo...-titubea. No hay carro, ambos nos montamos en nuestras viejas bicis y paladeamos con toda la velocidad que se pueda. Hay tráfico, hay un desfile de navidad. Las calles esta reventado de personas. No. No, no, no...

Paso esquivando a todos, unos cuantos terminan cayéndose en el suelo y gritándome groserías.

Tiro la bici en el estacionamiento y corro escalera arriba del aeropuerto.

He llegado al aeropuerto.


|___________________________________________________________________________|

Bueno...sigo viva. Yo sabia que estos capítulos seria de los ultimo que escribiría. La historia ya va terminando. Esta tratando de hacer este ultimo capitulo lo mejor posible. Y gracias por soportar mi tardanza. Los amo. Son increíbles. Gracias por el apoyo en esta novela.

Falta el capitulo 35 que solo lo edito y el epilogo y se acabo VCUP.

PERO NO ES PREOCUPEN. ESTOY EMPEZANDO A ESCRIBIR UNA NUEVA NOVELA.

Se llama: Malteada de algodón de azúcar. Ademas de las otras..14 historias que tengo en mi perfil. :) pásense por faaa, todas mis bebes necesitan ser apreciadas.

¿Les gusto?

¿Se lo esperaban?

¿Quien dijo que era otra historia cliché de un Playboy?


Viviendo con un PLAYBOY (TERMINADA)¡Lee esta historia GRATIS!