1;

36 4 1

Estaba como como siempre en la mañanas. Sentada en mi cama viendo por la ventana la nieve mientras tomaba mi café. Era verdaderamente hermoso, ver como nevaba afuera, parejas tomadas de la mano o abrazadas por el frío. Me quedaría toda la vida así.

-Buenos días, cariño-Habló Ryu, recién despertaba por ende su voz era ronca, algo que a mi me volvía loca, tanto como una Fangirl viendo una foto de su ídolo.

-Buenos días-Deje mi taza de café a un lado y le plante un beso la mejilla mientras lo abrazaba y me acurracaba en él. Todo muy cursi-¿No podemos quedarnos todo el día así?-Pregunte con cierto brillo en los ojos, él se apego más a mi y escondió su rostro en mi cuello.

-No puedo faltar al trabajo-Me dio un beso corto, se sentó en dicha cama y frotó sus ojos. Tenía el cabello revuelto y marcas de la almohada en su rostro y brazos. Cada día enamoraba más.

-¿Te puedo acompañar?-Tome de nuevo el café dando un gran sorbo haciendo que se termine. Él me miró y susurro ''Claro'' con una sonrisa cálida llena de sinceridad y amor. Se metió a bañar dejándome sola en el cuarto, deje la taza vacía a un lado, y me propuse a cambiarme par ir con él a su trabajo.

[...]

Narrador omnisciente:

-¡Touka-chan!-Gritó Mika corriendo y abrazando a su amiga que hace mucho tiempo no la veía. El local estaba desierto, ni habían abierto, era bastante temprano para abrir-¡Kaneki!-Soltó a su amiga y corrió al chico de cabellos azabaches emocionada.

-Mucha amistad-Ryu separo a los dos celosamente a lo que los dos rieron-¿Y los demás?-Preguntó por Nishiki y Koma.

-Vendrán más tarde, y tal ves el estúpido vendrá con Kimi-Respondió Touka limpiando una taza, a Mika se iluminaron los ojos al escuchar que la novia de Nishiki estaría más tarde en el local.

-¿Cómo llevas esto de ser ghoul?-Le preguntó Mika a Kaneki, ella sabía mucho más que los demás acerca del de cabellos azabaches.

-Bien, supongo-Se ecojió de hombros dándole una mirada amable llena brillo. Mika no era un ghoul, pero ni mucho menos humana, no se podría decir que era pero claramente era mucho más fuerte que los ghouls. La campaña de la puerta sonó dando entender que había entrado alguien.

-Hey, no está abierto aún-Mika se mostró molesta por la acción de la persona. Pero cambio drásticamente al notar que era su viejo amigo, Banjo y sus seguidores-¿Qué haces tú aquí?-Estaba realmente furiosa, quería que de largara antes de que en verdad las cosas se pusieran feas.

-Tranquila, Mika-Iba a seguir hablando pero la de ojos rosas lo interrumpió.

-No me tranquilizó un mierda-A nadie le sorprendía nada, sabían como era Mika y lo que paso con entre ella y Aogiri, y demás personas.

-Espera...-Comenzó a olfatear el lugar, debido a que se sentía el aroma a Rize. Sin previó aviso tomó a Kaneki y comenzó a gritarle, algo que en verdad enfureció a Mika. Estaba por lanzarse encima pero su novio la agarró la cintura deteniéndola por completo, Kaneki contraataco y le explicó todo con una mentira. Le dijo básicamente que Rize había sido trasladada a otro distrito y Banjo quedó atónito por las palabras de Kaneki.

Todo ya era son de paz, Ryu soltaba su novia la cual estaba completamente calmada pero toda tranquilidad se rompe. Un vidrio romperse se escuchó, rompieron toda la armonía que se había creado. Varios vidrios fueron directo a Mika pero esta no le afecto ni un poco, los cristales se rompieron en más pedazos al tocar la piel de la chica.

-Mira a quien me encontré-Ayato, con las manos en los bolsillos, se acercó a Mika mirándola desafiante-Mika Daigo-Cada palabra era cada vez era más sarcástica-¿Ahora eres una estupida pacifista? Que decepción.

-No soy un ghoul, inútil. ¿Todavía llorando como nena malcriada? Que decepción-Imitó sus palabras con odio y rabia.

-No vine por ti, debilucha-Aclaró y entró Yamori, otro de los cuantos enemigos de Mika.

[...]

-¡A mí amigos no los tocas!-Mika se había transformado en lo que era, derrotó a Yamori sin piedad alguna tomándolo del cuello y asfixiándolo con sus uñas largas. Sin embargo, los reflejos de Mika no eran muy buenos que digamos, Ayato aprovechó esa "Debilidad" y le pego muy fuerte en la cabeza haciendo que esta se desmaye por completo, quedando totalmente inconsciente en el suelo.

[...]

-Ka...neki-Abrió uno de sus ojos y eso fue lo único que pudo pronunciar. Estaba mal, débil y cansada.

Quería encontrar a su amigo lo antes posible pero por lastima, estaba en un hospital llena de cables. Le extrañaba que nadie esté en ese momento, las enfermeras, sus amigos e incluso su novio, quien pensaba que estaría preocupado por ella como es costumbre, pero ni él estaba presente en aquel momento.

Mika se saco todos los cables sin ningún cuidado, agarró su ropa para vestirse y salió a ver a mierda pasaba. Todo el hospital estaba convertido en una puta película de terror, había una luz sola -Que aparte de todo, funcionaba mal-, sangre por doquier, papeles tirados y los asientos para esperar totalmente destrozados.

Ahora Mika no podía negar que tenía miedo...

Lost it all »Ayato Kirishima«¡Lee esta historia GRATIS!