CAPITULO 10

3.4K 488 143

Jungkook tragó saliva y asintió cuando levantó la mirada hacia Jimin, con la esperanza de que no viera miedo en los ojos de Jungkook. En respuesta, el agujero de Jungkook se apretó, y aplastó su cuerpo contra la pared.  A pesar de su miedo, su pene se endureció.

Jimin lo miró y sonrió. -¿Te gusta esa idea, eh?.

Jungkook señaló a la erección cada vez mayor de Jimin   -A-A ti también.

Jimin gruñó  -Tal vez.

Jungkook se movió al centro de la habitación, se puso de rodillas, y se empujó hacia arriba en posición de apareamiento, con las manos en el suelo, la cabeza baja, el trasero al aire, y las piernas derechas y abiertas. Lo mejor era acabar con esto tan pronto como fuera posible.

Jimin se cruzó de brazos y miró a Jungkook -¿Qué estás haciendo?.

Jungkook abrió los ojos y miró a Jimin por debajo, a través de sus piernas abiertas.

-Estoy en posición de apareamiento ¿Acaso no la había visto antes?.

Jimin rodó sus ojos. -Ponte de pie, Jungkook sí tratara de cogerte así, probablemente te mataría.

Se acercó y le dio una nalgada. 

Jungkook se levantó, frotándose su pompa ahora rosada, y le dijo:

-¡Hey! ¡Eso duele!-  Sin embargo, su pene se puso más duro. 

Jimin se inclinó. -¿Eso dolió malo o dolió bueno?

 -¿Eso dolió malo o dolió bueno?

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Jungkook chupó su labio.

-Duele bueno-  Se hizo a un lado el cabello fuera de sus ojos.

-Imagínate- Jimin se echó a reír.

Extendió la mano y enganchó el dedo en la cadena de Jungkook y tiró, distendiendo sus pezones. Jungkook cerró los ojos y gimió, el placer de eso se disparó a través de su cuerpo, directamente a su pene.

-Eres muy sensible, pequeño-  Jimin pasó el otro dedo por el pecho de Jungkook, hacia abajo, hacia donde se encontraba el pene de Jungkook contra su vientre, pero no tocó la cabeza.

Jungkook gimió su frustración.

Jimin fue hacia la tunica y cogió la correa de plata. Hizo 'clic'cuando abrió el cierre  -Ven aquí esclavo.

Jungkook obedeció. Se paró delante del hombre lobo y esperó, con las manos detrás de la espalda, la cabeza hacia abajo.

-Dame tus muñecas Jungkook.   

Las tendió. Jimin abrochó la correa a su brazalete izquierdo, deslizándola a través del derecho, y arrojó la cadena sobre una barra que Jungkook no había notado que colgaba del techo.

Peleando Por Ti (Jikook)¡Lee esta historia GRATIS!