CAPITULO 9

3.1K 487 133

...Su pene se paró.

-¡Abajo, muchacho! No me voy a quedar con él-  Jimin le refunfuñó a su miembro.

-¡Abajo, muchacho! No me voy a quedar con él-  Jimin le refunfuñó a su miembro

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Después que los dos desayunaran.

Jimin uso el intercomunicador y pulsó el código para el número de Nam Joon en el teclado. Zumbó. Nam Joon la tomó -¿Listo para luchar?.

-No. Ven y llévate al chico-  Jungkook lo miró desde donde estaba sentado en el sofá, y frunció el ceño.

-No puedo hacer eso.  Mira, solo reclámalo y termina con esto de una buena vez-  Nam Joon suspiró en el intercomunicador  -Sé que lo deseas.  Caray, yo lo quiero, y ni siquiera soy gay.

 Jimin se enfureció. -Mira, eso no es todo.

-¡Así que lo quieres!-  El triunfo brilló en su voz, maldita sea.

-No he dicho eso. Lo que dije fue que no voy a hacer esto de nuevo. No voy a pelear. No voy a perder a otro compañero de esa manera, Nam Joon-  Jimin apretó el puño tan fuerte que sus nudillos se pusieron blancos  -No sabes lo que me estás pidiendo. 

-Sé exactamente lo que te estoy pidiendo. Yo estaba ahí. Vi lo que pasó. Casi te pierdo y... mira, sigues siendo el campeón de peso pesado de la Jaula de Pelea.

                     Ese loco hijo de puta fue sancionado y expulsado de la Jaula junto con su dueño, el hijo de puta que te apuñaló.

                    Sólo han pasado seis meses, y tu posición sigue siendo buena, pero si no peleas y ganas en el próximo mes, la vas a perder y tendrás que empezar desde cero.

Jimin apoyó la cabeza contra la pared. Sabía que Nam Joon tenía razón. Si luchaba ahora, todavía podría retener su título. Si no, tendría que comenzar de nuevo, como si fuera un luchador novato.

Una mano suave le acarició la espalda, y Jimin miró sobre su hombro. Jungkook lo miraba.

-Nosotros podemos hacerlo. Podemos luchar.

Jimin cerró los ojos y negó con la cabeza. Ninguno de ellos sabía lo que era, la impotencia, la incapacidad, la angustia abrumadora de ver a alguien a quien amas morir y no ser capaz de hacer absolutamente nada al respecto.

-Te quiero en la jaula de Pelea mañana. Reclama al chico y acaba de una vez con esto-  Nam Joon colgó.

Jungkook lo acarició de nuevo: -Todo saldrá bien vamos a hacer un buen equipo. Ya lo verás-

Jimin apagó el intercomunicador y se volvió hacia el muchacho esclavo:

-Jungkook, yo... tú... mierda-  gruñó y tomó el rostro rostro del muchacho con su mano. Jungkook se frotó contra esta, con los ojos cerrados. 

Jimin dejó caer su mano. Él no podía hacer esto, no así mismo y no a Jungkook. 

-No tienes idea de lo que se siente en la jaula, Jungkook. Es brutal. No sólo para mí sino para ti.

-Vas a estar ahí para protegerme-  Jungkook miró a Jimin a los ojos, y por un momento, Jimin le creyó. 

Creía que podía hacerlo. Proteger a Jungkook. Entonces el rostro de Yoongi apareció, y Jimin se giró, inmediatamente alejándose.

Paseándose de un extremo de su habitación al otro, gruñendo, furioso por la situación. No había otra salida más que negarse, dejar ir su posición como campeón y aceptar lo que Nam Joon quisiera hacer con él.

-¿Jimin?-   Jungkook estaba parado junto a la puerta  -¿Qué hubiera querido Yoongi que hicieras?.

Jimin dio vuelta, y en tres zancadas estuvo sobre Jungkook y lo tomó por el cuello. -Nunca vuelvas a presumir que sabes algo acerca de Yoongi. Nunca, ¿me oyes?-  bramó.

Jungkook se quedó callado. Sus ojos se humedecieron, pero asintió.

Jimin lo dejó ir con una gran exhalación.

Él no debió de haber hecho eso, porque Jungkook no se lo merecía.

-No sé nada acerca de Yoongi, pero sé que era importante para ti. Sé que nunca voy a ser tan importante, pero ¿no podríamos al menos intentarlo?-  Jungkook se frotó la garganta.

-Sé que no me amarás jamás, como amaste a Yoongi.  Acepto eso, pero tenemos que hacer esto. Tienes que luchar de nuevo, y tú lo sabes Nam Joon es nuestro dueño. No tenemos una opción, ¿verdad?.

Jimin se quedó mirando al joven esclavo. Él tenía razón.  Ellos eran posesiones. Las posesiones no podían tomar decisiones.

Jimin sabía que era un error. Todo dentro de él luchó contra eso, pero no conocía ningún otro modo.

-Bueno, si vamos a hacer esto, voy a tener que cogerte-  dijo Jimin.

-Bueno, si vamos a hacer esto, voy a tener que cogerte-  dijo Jimin

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.


****************************


Peleando Por Ti (Jikook)¡Lee esta historia GRATIS!