CAPITULO 7

3.3K 471 124

Jungkook despertó, bostezó y se frotó los ojos. Detrás de él un horno ardía, y algo que lo rodeaba, sujetándolo firmemente. Las luces de la habitación no habían vuelto todavía, y sólo podía ver donde estaba. Esta no era su celda.

La habitación de Jimin.

Sus manos se apoyaron en los brazos que lo sujetaban firmemente.  Jungkook pasó la mano por la piel que le cubrían y por primera vez sintió fortaleza en el antebrazo de un hombre incluso tenía un poco de vello aunque muy poco de hecho. Ninguno de los muchachos con los que había estado tenía vello en el cuerpo. Todo había sido eliminado, ya que era la moda actual para los chicos esclavos ser más suaves. A menudo bromeaba que un día la moda sería no tener pene y entonces, ¿qué harían?.

Los vellos le hicieron cosquillas en la palma, e inclinó la cabeza para mirarlos más de cerca, sólo lo que podía con la tenue luz. Eran muy pocos casi nada y castaños. 

Jimin resopló, y su aliento caliente en la parte posterior del cuello de Jungkook, le hizo cosquillas. Gran parte de este hombre lo hacía. Jungkook se rio entre dientes. Jimin estaría muy enojado con él si supiera lo que Jungkook estaba pensando. 

Jungkook sonrió y tarareó. Se sentía tan bien ser sostenido de esta manera. Cálido y seguro. Seguro y cálido. 

Jimin gruñó y hundió la nariz en el cabello de Jungkook en la parte posterior de su cuello, y cuando Jimin lo lamió, Jungkook se estremeció. Su pene se endureció, y los huevos se le volvieron pesados.

Jimin deslizó la mano hacia abajo por el cuerpo de Jungkook, sobre el vientre y a su ingle, y el enorme lobo acunó las bolas de Jungkook, masajeándolas suavemente. Jungkook gimió y se empujó contra el tacto. Jimin rio profundo en su garganta, lo lamió otra vez, y luego encontró el pene de Jungkook.

Con sólo dos lentos bombeos, el pene de Jungkook fue llevado completamente a la vida, deseoso de ser tocado y siseó de placer. La mano de Jimin era hábil.

Quizás Jimin lo quería después de todo. Tal vez había cambiado de opinión.

Jungkook se estremeció cuando el lobo pasó la palma de su mano sobre la cabeza del pene de Jungkook, recogiendo el líquido goteado para suavizar su camino hacia arriba y abajo.  Ahora el hombre lo acarició, con determinación, con intención, y Jungkook se dejó llevar, esforzándose para lograr su liberación.

Jimin lo acercó, y el grueso duro eje de Jimin se frotó contra las nalgas de Jungkook, encontrándose con el surco, y se estableció entre estas. El orificio de Jungkook se contrajo. Él no estaba listo para ser penetrado. Todavía no. Jungkook se apartó, pero Jimin lo mantuvo cerca, todavía bombeando, todavía llevándolo al orgasmo, pero sin intentar romper a Jungkook.

Jimin mordió el hombro de Jungkook y lo chupó, marcándolo. El tacto de ningún otro chico lo había excitado tanto como lo hacía el toque de este hombre.

Las bolas de Jungkook se prepararon, su columna vertebral se estremeció, y se corrió, derramándose sobre la mano de Jimin , humedeciendo las cobijas, las sábanas y los muslos de Jungkook. Él se estremeció a través de cada una de las sacudidas hasta que estas disminuyeron.

-Oh, Yoongi-   susurró Jimin y se puso boca arriba, liberando a Jungkook de su abrazo.

Jungkook se quedó quieto. "«¿Yoongi?»" 

Una vez que Jimin se acomodó, Jungkook salió de la cama. Corrió al cuarto de baño, las cadenas bailando, entró y cerró la puerta. Jungkook se apoyó contra esta, tratando de recobrar el aliento y averiguar lo que había sucedido.

Yoongi tenía que ser el compañero que había muerto.  Jimin pensó que tenía abrazado a Yoongi, no a Jungkook.  Nada de eso había sido destinado para Jungkook.

Sin embargo, Yoongi se había ido, y Jungkook estaba aquí.

Finalmente Jimin tendría que ceder, hacer a Jungkook su compañero, y luego Jungkook sería libre. Un día Jungkook se iría, y Jimin lloraría por él, como lo hacía por Yoongi.

Activó el agua y se lavó el semen de sus piernas, pene, y bolas, luego, se secó. Jungkook le echó un vistazo a la enorme habitación, hasta que su atención se detuvo en la bañera. Se quedó mirando el tamaño de la misma. Construida para albergar a un rey, un lobo, era tan lujosa como Jungkook era de alto, y Jungkook podría recostarse y apenas tocar el otro lado. Sorprendente.

************************

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

************************

  

Peleando Por Ti (Jikook)¡Lee esta historia GRATIS!