CAPITULO 6

3.3K 528 80

-Siéntate, Jungkook-

Jungkook no podía negarse a la orden en la voz de Jimin. Había sido entrenado para obedecer.

Se levantó dejando caer las cobijas hasta exponer la cadena de sus pezones. Jimin cogió una manzana roja y le dio un mordisco, el sonido crujiente torturó los oídos de Jungkook. Jugo derramó de los labios de Jimin, y Jungkook vio el goteo que caía por la barbilla. Daría cualquier cosa sólo para probarlo, pero no se atrevió a decirlo o moverse, no hasta que le diera permiso. 

Jimin le ofreció la fruta.

-¿Para mí?. 

Jimin asintió  -Toda para ti.

Jungkook tomó la manzana y la mordió. Era tan deliciosa. Jugo corrió por su barbilla, y lo limpió con su brazo. Gimió y se humedeció los labios.

Jimin se echó a reír y puso el plato de comida en la cama junto a Jungkook.

-Come lo que quieras, Jungkook-  Se paró.

-¿En serio?...

Jungkook no lo podía creer. «¿Toda esa comida para una sola comida?» Levantó la vista hacia Jimin quien lo observaba. Tal vez era una prueba. Si comía demasiado, no podría conseguir comida mañana. 

Jungkook recogió algunos de los alimentos y apartó el plato  -Sólo quiero estos.

Colocó lo que había elegido en su regazo. Jimin recuperó el plato, luego se sentó ante una mesa con dos sillas y se comió lo que quedaba, mientras que Jungkook comía su parte, saboreando cada delicioso bocado. 

El vientre de Jungkook nunca había estado tan lleno. Bueno, tal vez esto no sería tan malo después de todo. Tal vez le gustaría estar aquí. Tal vez le gustaría el apuesto hombre lobo.

Las luces en los cuartos se atenuaron en tres ocasiones.

-Hora de dormir-  Jimin se levantó y se estiró. Puso el plato en el fregadero, lo lavó, y luego lo secó con una toalla. Sacó una botella de agua y la llevó a la cama.

-Ten. Bebe un trago.

Jungkook bebió. El agua estaba fría y de limpio sabor.

-Los hombres lobo son tratados mejor que los esclavos-  Se la devolvió a Jimin.

-Si. Como reyes-  Jimin resopló como si fuese una broma, pero Jungkook consideró que así era como debían vivir los reyes.

Jimin empujó hacia atrás las cobijas y se metió en la cama.

Las luces se apagaron. Jungkook miró a su alrededor mientras sus ojos se acostumbraban a la oscuridad.

Jimin estaba acostado junto a él, su cuerpo arrojaba calor y olor a través de la pequeña distancia entre ellos. Jungkook inhaló, dejando que el olor entrara por su nariz y llenara sus pulmones tenía un olor característico muy agradable. Su pene se levantó sólo con oler al hombre.

¿Jimin lo tomaría esta noche?

Jungkook se encogió en una bola como si con eso pudiera protegerse. Era una estupidez, porque si Jimin lo quería, él simplemente lo tomaría. Jimin era tres veces más fuerte que Jungkook. Simplemente lo pondría boca abajo y lo cogería. El pene de Jungkook se endureció con el pensamiento.

Jimin rodó apartándose de Jungkook, mostrándole la espalda y hombros.

Jungkook frunció el ceño. Esperó, muy seguramente, a que Jimin se volteara de nuevo hacia él. "«Tal vez se estaba masturbando, en preparación para cojer a Jungkook. Tal vez...»" 

Un ronquido detuvo los pensamientos de Jungkook.

Tal vez Jimin estaba dormido.

Jungkook lanzó un suspiro. Luego frunció el ceño. Si Jimin no lo quería, lo echaría. No más comida, No más cama cálida y suave. No más oportunidades para ser libre.

Bueno, eso no iba a pasar, no si Jungkook podía hacer algo al respecto.

Mañana, le enseñaría a Jimin qué dulce pedacito de culo tenía.  Él no sería capaz de resistirse. Jungkook utilizaría todos los métodos que los entrenadores del harén le habían enseñado. Mañana. Jungkook bostezó. La cama era tan, tan suave. 

 

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.



Peleando Por Ti (Jikook)¡Lee esta historia GRATIS!