Capítulo 1 - Xiao

2 1 0
                                                  

La pequeña Xiao jugaba distraída en los arrozales. Serpenteantes terrazas de arroz se amontonaban en las colinas del valle de Yuangyang que el río Rojo había moldeado durante siglos. Ofrecían un espectáculo de singular belleza para aquellos afortunados que tenían la suerte de contemplarlo. La etnia Hani había trabajado esas tierras desde que sus miembros tuvieran memoria, creando bancales que atrapaban las lluvias de los monzones, desafiando las leyes de la naturaleza. Toda la provincia de Yunnan era famosa por sus arrozales y la singular manera en la que los hombres del valle trabajaban el terreno que les había visto nacer.

Li y Chen se encontraban trabajando en un bancal con un ojo puesto en el arroz y otro en la pequeña Xiao. Ese domingo le habían dado a la niña el día libre. La jornada anterior había sido muy dura y la chiquilla bien merecía un descanso. Xiao estaba entusiasmada con esa idea. Disfrutaba mucho del cultivo del arroz, pero disfrutaba aún más correteando y chapoteando por las terrazas. Había pocas cosas que no le hicieran disfrutar. Para Xiao, toda la naturaleza era pura magia y, de alguna manera, se encontraba conectada con todo cuanto la rodeaba. Según sus propias palabras, a su corta edad ya había tenido muchísimos hijos, que es como llamaba a cada espiga de arroz que había extraído de la tierra.

A lomos de un palo que había encontrado en su ascensión a las terrazas, Xiao galopaba por los caminos que unían unos bancales con otros y que evitaban que el agua se desperdiciara.

—Ten cuidado, Xiao —dijo su madre—. No te vayas a caer en el arrozal. No me gustaría tenerte que llevar empapada a casa.

—No te preocupes, mamá. Quon me protegerá —respondió Xiao, refiriéndose a su caballo, el palo que tanta diversión le estaba proporcionando.

Li volvió a prestar atención al arroz con una leve sonrisa en la boca.

—Xiao es una gran amazona —intervino Chen, que había dejado por un momento sus tareas para mirar a su hija—. No hay más que ver a qué velocidad corre con ese palo. ¡Ja, ja, ja!

Chen estaba muy orgulloso de su pequeña. Su risa franca y abierta daba testimonio de ello. La niña era su única hija y, aunque por su modo de vida les hubiera beneficiado más un varón, ninguno de los dos se arrepentía de haberla tenido. La niña desprendía optimismo y fuerza a partes iguales. Quizá se cansaba un poco antes que los chiquillos de su misma edad, pero lo suplía con creces con la determinación y el entusiasmo que mostraba en todo aquello que hacía.

Chen, que seguía con la mirada fija en Xiao, pronto se dio cuenta de que el sol empezaba a ocultarse entre las colinas, retirando su cálido manto. Era el momento de terminar la jornada.

Avisó a su mujer y salieron del bancal. Se limpiaron un poco las botas, sacudiéndose las manchas de barro que se les habían ido acumulando durante el día. Un poco más aseados buscaron con la mirada a Xiao. La niña se encontraba unos metros más adelante, correteando incansable con su palo. Li sonrió. Era sorprendente la energía que destilaba la pequeña. No les resultaría fácil desprender a la chiquilla de sus juegos y retomar el camino a casa, aunque tenían que hacerlo si no querían pasar la noche al raso, en las terrazas. Cuando Xiao se encomendaba a una tarea, fuera la que fuese, resultaba difícil sacarla de ella.

Sorprendentemente costó menos de lo que hubieran esperado. Quizá la promesa de una rica cena a base de jiaozi de verduras tuviera algo que ver. Xiao se desprendió de su caballo Quon, tirándolo lo más lejos posible y extendió los brazos para que su padre la cogiera. Chen aceptó de muy buen grado pese al cansancio que acumulaba. La pequeña aldea de Qingkou se encontraba a media hora tranquila de caminata por un terreno poco escarpado, bordeando las terrazas, por lo que tampoco representaba mucho esfuerzo cargar con la niña. A lomos de su nuevo caballo, y cogiendo a su madre de la mano, Xiao retomó el camino a su hogar.

FIN Capítulo 1 - Xiao.

Puedes encontrar el libro en Amazon, en el siguiente enlace: myBook.to/Off

(Disponible en Kindle Unlimited para leer sin coste para usuarios registrados)

Y si lo deseas, también puedes acceder a mi página personal: alejandroplaza.es

OffDonde viven las historias. Descúbrelo ahora