-60-

121 9 1


DAEHYUN POV

Lo vi llegar, con su radiante sonrisa y pasos completamente ligeros, caminando dentro de la pequeña sala de ensayos. ¿Qué estaba sucediendo? Era un hombre diferente, y por ese repentino cambio, la molestia crecía en mí.

No había podido contactar a Alena durante semanas, esta sería la tercera. Y estaba seguro de que incluso si pudiera prender mi teléfono y llamarla, no tendría el valor de hablarle, de preguntarle qué era lo que había sucedido después de aquella última vez que nos vimos. Su recuerdo, tomándole la mano como si fuera algo natural todavía me perseguía y cada vez que se hacía presente en mi mente, me rompía en mil pedazos. Todos aquellos oscuros sentimientos que me acompañaron durante los momentos que pasé en la isla cuando me dejó la primera vez, volvían.

Me arrepentía de todo. De haber vuelto, de haberla dejado sola con ese hombre aquella noche, de tener un sueño que esperaba cumplir...Todo se metía en medio de nosotros y lo odiaba.

Vi su sonrisa una vez más.

-Chicos, buenas noticias. La semana que viene es la última de entrenamiento antes de que se presenten en un verdadero escenario.

Todos gritaron y aquellas emociones tan similares a las explosiones de fuegos artificiales, se expandieron por toda la habitación. La espera se había terminado y no sabía si estaba feliz o no por aquello. Quiero decir, quería que se sintiera orgullosa, que viera que no me vencí y pude llegar a una meta que me propuse hace muchos años, pero también sabía que una vez que me convirtiera en un verdadero cantante no tendríamos más tiempo para estar juntos. Todo se convertiría en un caos y ella no estaría dentro de este.

Alguien me abrazó por detrás y vi lágrimas en sus ojos. ¿Cuánto tiempo habían esperado por un momento como este?

-Así que desde hoy no van a poder ir a ningún lugar demasiado llamativo o con mucha asistencia de personas. Van a estar mejor quedándose en casa, y si es que alguna vez necesitan ir a algún lugar, deben llamar a alguno de nosotros para que los llevemos.

La otra persona, el otro "jefe" como los demás lo llamaban, hablaba en ese momento.

-Como si alguna vez hubiéramos tenido la posibilidad de salir por nuestra cuenta.

Quien fuera que dijo eso, tenía razón. Veníamos muy temprano por la mañana y nos íbamos demasiado tarde por las noches. Incluso en las últimas semanas ni siquiera pude ir a dormir al apartamento que compartía con ellos. ¿Y teníamos que escondernos aún más?

No estaba totalmente concentrado en la conversación porque mis ojos todavía seguían pegados en aquel alto y delgado hombre en frente de mí, aquel cuya sonrisa no desaparecía aunque parecía que sus mejillas estaban adoloridas.

Una vez que las noticias fueron comunicadas, todos volvimos a hacer nuestras actividades. Era mi turno para grabar así que fui directo hacia el estudio y me quedé allí hasta que Yongguk entró. Incluso cuando estaba a cargo de producir y escribir las canciones que debíamos cantar, todos los días a las seis de la tarde tomaba sus cosas y se iba, volviendo siempre después de la media noche, luciendo de mal humor. Eso era lo más extraño, no era la hora a la que usualmente solía regresar y su expresión era totalmente la opuesta a la que traía consigo los otros días.

-¿Cómo está yendo?

-¿Qué cosa?

-La grabación. Escuché muy buenos comentarios acerca de tu voz.

I'm gonna make you love me  [BangYongguk]¡Lee esta historia GRATIS!