Capitulo 9

3.3K 254 139

Este capítulo y el anterior están basados en hechos reales.

Camila jalaba los cabellos en su cabeza con fuerza, arrinconada en su sala se inclinaba hacia delante y hacia atrás mientras lloraba; estaba teniendo un ataque de pánico. La botella de vodka al lado de ella terminó siendo estrellada en el sofá, su cabello no tenía arreglo y aún así seguía dañándolo. El corazón le daba vuelcos, todas las personas que había matado aparecían en su mente. Justo cuando recordaba la de Verónica, el momento en el que abrió la puerta del lugar donde ella se encontraba escondía abrieron la puerta de su departamento.

Lauren al ver la forma en la que Camila se encontraba corrió en su auxilio, inmediatamente apartó las manos en la cabeza de la morena y las tomó entre las suyas, pasó el brazo por sus hombros acercándola a ella. Camila lloró más fuerte aferrándose a la camisa que portaba la chica de ojos verdes que la sostenía.

—La-Lauren, no me dejes.— decía entre sollozos aferrándose más.

¿Camila de verdad cree que Lauren puede dejarla?

Lauren daría su vida por ella. La daría aunque no se la mereciera.

—Jamás lo haré.

—Pero todos lo hacen, y-yo no te merezco.— decía tratando de apartarse pero Lauren no permitió que eso pasara.

—No sé si lo mereces o no, pero sé que estoy enamorada hasta los huesos de ti.

El brillo en los ojos de ambas se incendió.

¿Lauren la seguiría amando al enterarse de sus Homicidios?

De nuevo los recuerdos pasaban por su mente, una vena en su cuello se alteraba provocando que se levantara del suelo y comenzará a mover la cabeza rápidamente, Lauren se levantó tan rápido como ella lo hizo intentando abrazarla, lo único que recibió fue una bofetada.

—N-no, Lauren, y-yo perdón.— Camila se arrodilló frente a Lauren implorando su perdón, la ojiverde se puso de igual manera y juntó sus frentes.

—No importa, cariño.

Camila la abrazó llorando, ella no se la merecía, pero ahora que la tenía nadie se la podía quitar.

—Si necesitas que alguien te ame, siempre estaré aquí.— besó sus labios, la más dulce sensación.

—Gracias.

—¿Gracias por qué?

—Por decir siempre lo que necesito escuchar.

************

Lauren pov.

Ha pasado una semana desde ese encuentro, Camila ha mejorado un poco su actitud pero no del todo, hoy me había golpeado de nuevo, pero debía de aceptar que me lo merecía, no debí haber abrazado a Amy.

Llegue a casa después de que Camila me llevara a comer en forma de disculpa. Abrí despacio, si me movía demasiado dolía.

Mi mamá se levantó de inmediato del sofá al ver, supongo yo, mi moretón en la mejilla. Recibí 10 bofetadas.

—Dios Mío, Lauren. Es la cuarta vez en el mes que llegas así, ¿acaso alguien en la escuela lo hace? Tendré que ir a ver qué pasa.— decía rápidamente mientras trataba de curarme, voltee la cara y retrocedí un paso.

Trastorno Obsesivo-Compulsivo «Camren»¡Lee esta historia GRATIS!