La propuesta

3.1K 93 0



Capítulo 26

¡No!, no fue un sueño, el amor entre Erika y yo, por fin había llegado hasta más allá de un simple juego, juntos perdimos nuestra pureza, y nos convertimos en algo más que simples amigos con derechos, formamos una relación luego de aquella inolvidable noche.

Una relación que no tomó por sorpresa a nadie, ni siquiera a Jessica, quien volvió a hablar conmigo con normalidad luego de lo que había sucedido entre nosotros, es más, ella había empezado a salir con Alexis; en distintas ocasiones habíamos salido en citas dobles, todo era realmente maravilloso, no podía pedir nada más, pero en mi mente había algo que no me dejaba disfrutar los momentos de felicidad al lado de Erika. El día siguiente de la fiesta que hice en mi casa, y después de que Erika regresara a la suya, recibí una llamada, era mi hermanastra, quien me decía que quería verme, que estaría en mi casa el veinte de noviembre, y esa fecha era hoy, le explique lo que sucedía a Erika, quien me dijo que quería estar a mi lado cuando hablara con mi hermanastra, pero le dije que no, pues aquella conversación era algo que debería afrontar por mí mismo.

Luego de despedirme de Erika, entre a mi casa, vi en el perchero de la entrada un bolso, también a los pies de este un par de tacones, deje mi bolsa y mi chaqueta también encima del perchero, camine hacia la sala y vi a una mujer de cabello rojo sentada en uno de los muebles, al verme esta se levantó y corrió hacia mí.

-Estas realmente alto, ¿Cuántos años han pasado?- Preguntó mi hermanastra, y yo respondí.

-Unos cuatro creo yo-

-Realmente ha pasado el tiempo, pero dime algo, ¿Ya te enteraste?- Me preguntó.

-¿Enterarme de que o qué?-

-Que nuestro padre está en el hospital-

-¿Y porque hasta ahora me estoy enterando?- Pregunté realmente dolido.

-Porque mama me lo dijo cuándo venia hacia acá, esta mañana tuvo un infarto en su oficina, Frank, sé que no soy nadie para pedirte esto, pero por favor ven conmigo a Colombia, mi madre me dijo que tu padre, mi padre quiere que yo tomé el control de la empresa, pero no podré hacerlo sola, al menos acompáñame mientras me explican todo, y te prometo que te podrás devolver-

-¿Eso quiere decir que aceptas encargarte de los negocios de la familia?- Le pregunté a mi hermana.

-Sí, pero si tú me das una mano, solo serán unos meses, ¿Qué dices, vendrás conmigo a Colombia?-

Era una propuesta abrumadora, por un lado no quería irme y dejar ni por un instante a Erika, pero por otro lado mi familia me necesitaba, mi padre me necesitaba, mi hermana estaba enfrente mio pidiéndome ayuda, tenía que hacer lo correcto, aunque me causara un gran dolor debía aceptar.

-Iré contigo a Colombia hermana-


Juego, Pasión Y Amor¡Lee esta historia GRATIS!