-59-

86 9 0


Los sentimientos embotellados que esta mundana humana tenía por aquel ser lleno de oscuridad y enigma, fluyeron y escaparon de su cuerpo convirtiéndose en polvo de estrellas. Se repartieron en el aire y la transformaron en un alma sin cuerpo que la sostenga. Y aun así estabas feliz porque quería que ese hombre supiera que todavía tenía sentimientos por él, que en realidad, nunca lo dejé ir.

Yongguk me había dejado presenciar el milagro de su sonrisa y en ese momento se mantenía mirándome, esperando a que respondiera a una de las preguntas más fáciles de responder, pero a la vez la más difícil. No quería seguir lastimando a Daehyun, sin embargo, el deseo de hacerle saber que también sentía aquella galaxia de emociones cuando tomaba mi mano, que era la calidez y tranquilidad de su rostro los que me mantenían flotando en ella ¿Cómo hacerlo sin que nadie salga herido? En aquel momento parecía imposible.

En la desesperación que me hundía, levanté la mano y le tomé la mejilla. No podía pronunciar ninguna palabra, pero quería que supieras...

Mientras mi rostro se acercaba al tuyo, no cabían en mi mente otros tipos de pensamientos más que aquellos en los que ese misterioso hombre era el protagonista principal. Mis dedos temblorosos sobre su piel, no dejaban de moverse, acariciando su rostro, hablándole sin palabras. Nuestro alrededor desapareció y una oscuridad para nada oscura me fue llevando hacia otro lugar, hacia uno en el que era la sensación de sus labios contra los míos, lo único que podía sentir. Sus manos comenzaron a acariciar mi rostro también, deslizándose después hacia mi nuca, acercándome más a su lado. ¿Cómo lograba sostener de esa manera a un alma, una simple entidad?

-Yo...

Intenté decir después de que nuestra falta de aire nos llevara a detenernos.

-¿Qué eres?

Logró decir Yongguk antes de que yo pudiera continuar.

-Pequeña criatura que puede hacerme sentir tanto con sólo acercarte a mí. Te adoro y nunca quiero alejarme de ti. Déjame ser tu todo y amarte como te lo mereces.

Y después de soltar esas palabras escondió su rostro, dejándome ver solamente su negra cabellera.

Había fuego recorriéndome las venas. Cuando quise extinguirlo con un suspiro, fue contra atacado con su pecho. De repente lo tenía pegado a mí, estrujándome. Su rostro estaba completamente hundido en mi rostro. Sentía los latidos de su corazón correr a toda velocidad. Descubrí allí, cómo se siente pertenecer en los brazos de una persona.

-Lo siento, no soy como las personas creen que soy. Soy débil. Lucho contra mis demonios todas las noches y a veces pierdo. Esos momentos son horribles y sólo quiero llorar. Me sentía tan solo, incluso con toda esa atención puesta en mí, pero después tú viniste y te convertiste en la importante persona que eres para mí ahora. Por eso no puedo ni siquiera pensar en la posibilidad de vivir sin tomarte la mano o sentir esos hermosos ojos mirándome cuando me escondo en la oscuridad.

Yongguk me preguntó qué era, pero en realidad era yo quien necesitaba con urgencia averiguar qué era y por qué había estado del otro lado del mundo esperándome todo este tiempo. 

I'm gonna make you love me  [BangYongguk]¡Lee esta historia GRATIS!