Capítulo 19.

42.4K 2.7K 223

19. Es mi hermano...

—Yo creo que Zoe debería quedarse, no sé cuanto llevaréis juntos, pero no creo que sea tanto como para vivir juntos, podríais turnaros en las dos casas... —dijo mi madre intentando suavizar la situación.

—Haz lo que quieras, total, las decisiones las tomas tú sola. —dijo enfadado para, poco después, salir de mi casa.

—Ahora vuelvo. —les dije a mi madre y a mi hermano.

Salí corriendo detrás de él.

—¡Adam espérame! —grité intentando alcanzarlo.

Pero él no se inmutaba en lo más mínino.

—¡Adam joder!

Nada.

Seguía pasando de mí.

Conseguí pararlo después de un rato de carrera, en las que lo agarraba y se soltaba.

Le vuelvo a coger del brazo y hago que se gire.

Él hace fuerza, oponiéndose, así que me pongo delante de él y lo freno.

—Dejame. —espeta.

—No te voy a dejar. —digo frunciendo el ceño.

—¿A no? Pues eso no es lo que parecía cuando le has dicho a tu hermano que te vas a quedar en tu casa. —dijo mirándome muy serio.

Estaba bastante enfadado.

—Adam no puedo irme así de rápido, todavía no soy ni mayor de edad, y mi hermano aunque parezca más mayor y maduro sigue costándole alejarse de mí, y a mí igual, somos mellizos, estamos acostumbrados a estar siempre juntos...

—Pero joder, en algún momento tendrás que empezar tu vida ¿no? No puedes estar siempre con tu hermano.

—Es mi hermano, y todavía es algo pronto... —me quedo mirando el suelo.

Se me ha ocurrido algo.

—¿Y si voy alejandome poco a poco? Quiero decir, voy quedándome poco a poco más en tu casa, o tú en la mía y así vamos por un tiempo, si quieres en cuanto cumpla los dieciocho nos vamos a tu casa o lo que sea.   —dije acercándome a él y tocándo el brazo.

—No es lo que tenía pensado... pero vale... —acabó accediendo.

Sonrío.

—Gracias... Sé que no es como quieres hacer las cosas, y significa mucho para mí que intentes comprenderlo.

Él me agarra las manos y me acerca a él.

—Sabes que si es de tí de quien se trata haré lo que sea necesario Zoe, y por una parte lo entiendo... Nosotros solemos tener parejas de... nuestra misma especie, y las cosas van mucho más rápido, los instintos me pueden y a veces me cuesta entender que los humanos soléis ir más lento...

—¿Tan rápido váis vosotros? —dije sin creermelo.

Él ríe levemente.

—Con decirte que el día en el que dos mates se encuentran algunos ya se van a vivir juntos...

—¿En serio? —dije con la boca abierta por la sorpresa— pero, ¿Cómo puedes irte a vivir con una persona a la que acabas de conocer?

—Bueno, te recuerdo que eso es lo que hicimos tu y yo. —volvió a reir.

No pude evitar reir yo tambien.

—Pero lo nuestro es diferente, tú me llevaste a la fuerza a tu casa, y los primeros días te odiaba...

—¿De verdad? —preguntó algo triste.

—A ver, los primeros días, no puedes pretender que le tenga un gran aprecio a una persona que prácticamente me secuestró... Pero luego ya te fui conociendo y me caiste bien, no te veía como un mal chico, y luego ya pues... me empezaste a gustar... —dije bajando la cabeza en lo último, ya que me daba algo de vergüenza.

—Hey, ¿Qué pasa? —dijo sujetando mi mentón y levantándome la cabeza.

—Nada, que me da vergüenza reconocerlo.

—¿Y eso por qué?

—Hace tiempo que no me pasaba esto...

—¿Te ha pasado antes? —preguntó sorprendido.

—Claro... —dije a lo que él apretó la mandíbula— pero es raro, no sé...

Él asintió.

—No empieces con tus celos, no tienes por qué, seguro que tu has tenido más novias, son cosas del pasado, lo importante es que yo te gusto y tu me gustas a mi. —sonrío.

Aunque "gustar" no sea la palabra correcta.

Él volvió a sonreir y me dió un pico.

—Así me gustas más, sonriendo.

Me acerco a él y lo beso, y él no tarda en responderme.

Pero recuerdo que mi hermano y mi madre estarán esperándonos en mi casa, así que al poco rato me separo de él.

—Anda vamos, que tengo que volver a casa.

—¿Te vas a quedar hoy en tu casa? —me miró mientras acariciaba el dorso de mi mano con algunos de sus dedos.

—Sí, hace tiempo que no estoy ahí y, además, cuanto antes empecemos con esto antes acabaremos.

—Tengo ganas de volver a verte durmiendo en mi cama. —sonrió de esa manera que tanto me gusta.

—No creo que tarde mucho... —río.

Y así, al poco rato llegamos a mi casa.

No me había dado cuenta de que había andando tanto persiguiéndole.

—Bueno, ¿Cuándo nos veremos?

—Por mí cuando quieras.

—Ya hablamos por WhatsApp o nos llamamos y lo vemos, ¿No? —lo miro.

Él asiente.

Sonrío cuando lo veo acercarse a mí y me besa.

Cierro los ojos y le sigo el beso y paso uno de mis brazos alrededor de su cuello.

Él introduce su lengua.

Escuchamos a alguien toser detrás nuestra.

—¿¡Papá!?

Xx.

Hoola.

Vuelvo sin saber como he conseguido escribir todo el capítulo con todo lo que me ha pasado hoy.

Y los que me seguís en Twitter ya lo sabeis...

Pero os lo merecéis.

LA HISTORIA CUMPLE HOY 2 MESES Y ESTÁ EN EL PUESTO #8 CON CASI 50K.

Gracias.

Por favor, seguíd petándolo a coments, que por cierto han bajado muchísimo, y a votos y a comprartila, hay que llegar al puesto #1.

RETO DE COMENTARIOS: Como no sabéis lo importante que son para mí los comenrarios, si no llegais a 100 no subo capítulo, sorry.

Gracias por hacer que la historia llegue tan lejos y que sea lo que es.

Es gracias a tí.

Espero que ko disfrutéis.

Besos.

Mi Alfa, Mi Mate¡Lee esta historia GRATIS!