tienes razón

30.5K 1K 11

#Capitulo 23

—Para qué irme corriendo si tú lo estás haciendo…— le dije firmemente sin moverme del lugar en donde estaba
— ¿Yo?— soltó una carcajada se dio nuevamente media vuelta, para quedar frente a mí, sólo que ahora a unos metros de distancia —No lo creo… yo aclare— remarco la última palabra —Las cosas antes de irme… cosa que tu nunca— volvió a remarcar —Pudiste hacer…
— ¡Pero lo intente… y tu decidiste ignorarme toda la semana!— volteé hacia la cocina y pude ver que todas las de limpieza, cocina e incluyendo al jardinero miraban la escena. Justin volteo y los fulmino con la mirada, inmediatamente todos volvieron a realizar sus tareas. —Es más… tienes razón hagamos de cuenta que no ‘aclare’ nada y olvida todo…— le dije ya desesperada, me di media vuelta y comencé a subir los escalones.
—Lo ves…— me grito subiendo detrás de mi —…Esa es tu ‘maravillosa’ forma de resolver problemas— yo seguía subiendo sin voltear atrás —Solo te interesas por ti misma
— ¿Y tú?— me detuve para enfrentarlo —Intentaste conmigo… viste que no funciono, te fuiste con la otra…— le dije ya que él era el menos indicado para decirme esas cosas —Y ahora que… terminaste con ella, vienes conmigo y quieres que actúe de lo más normal… no me hagas reír…— le dije para volver a retomar mi camino
— ¡Y ya te lo dije! ¡Me equivoque y por eso termine con ella!— se quedo parado donde mismo —Ves… ni siquiera me escuchas…— reprocho —No sé cómo me pude fijar en una egocéntrica, engreída y chiflada como tu…
—Te falto inmadura y malcriada…— le dije antes de entrar a mi habitación y cerrar de un fuerte golpe la puerta.
Me fui directamente a mi cama, para esconder mi cara en una de las grandes almohadas, para poder sacar todo mi enojo y frustración con un fuerte grito, que gracias a la almohada solo fue audible para mí.
Ya que estuve más tranquila me recosté mirando hacia el techo, era inútil que Justin y yo pudiéramos mantener una plática sin gritarnos u ofendernos, y aun más ridículo era pensar que él y yo podríamos tener una relación sentimental. Nuestros carácteres son tan parecidos que chocamos horrible.
****
— ¿Qué?— me pregunto Caitlin impresionada
—Si…— le conteste sin ánimos —Llevamos una semana sin hablarnos…— le conté —Bueno él no me habla desde hace dos semanas, sólo un día discutimos y desde entonces parece que ni siquiera nos conocemos
— ¿Y por qué discutieron?— me pregunto
—Por una estupidez…— le dije sin interés, la verdad no tenía muchas ganas de hablar sobre el tema
— ¡Cuéntame!— me dijo ansiosa yo solo reí
—Me dijo que le gustaba…— le dije rápidamente
— ¿Qué?— pregunto sorprendida y emocionada — ¿Y su novia? ¿Y qué, por qué pelearon?…
— Me dijo que había terminado con su novia… me beso y yo no supe qué hacer ni que decir, y nuevamente huí…— le conté mientras jugaba con mis dedos— ¡Esque tú estás loca! ¿Sabes?— me dijo casi gritando, ignorando que estábamos en plena clase de biología
—Shh…— le dije riendo para evitar que nos regañara el profesor
— ¡Esque Marianela ese hombre es igual o incluso más orgulloso que tú!… ¿tienes una idea de lo que le debió haber costado decirte eso?— susurro mientras se ocultaba para que no se dieran cuenta de que hablábamos.
—Pero…— pensé pero ninguna escusa llego a mi mente, claramente no la había. Yo había exagerado. Suspire —Tienes razón…— le dije apenada, pero agradecida, Caitlin siempre me hacía pensar antes de actuar, pero en esos días no estaba conmigo para tranquilizarme.
— ¿Y qué harás?— me pregunto aunque claramente conocía la respuesta
—Puede ser que considere pedirle dis…disculpas— Catlin automáticamente sonrió...
Las clases como de costumbre pasaban más que rápido, solo que ahora iba algo atrasada debido a las dos semanas en las que no asistí a clases.
—Caitlin tienes que prestarme todos los apuntes…— le dije en tono de suplica ya cuando llegamos a su casa, ya que Justin no me había devuelto mi auto habíamos ido caminando
—Sí…— me dijo abriendo su bolsa para sacar unas libretas
—Gracias…— le dije feliz —Te las regresare mañana
Nos despedimos para después yo seguir el camino hacia mi casa, -Hablare con él- pensé segura, bueno no del todo, ya que la última vez que dije que hablaría con el… termino en pelea.
Llegue a mi casa, saque las llaves de mi bolsa para poder entrar, recorrí el living hasta llegar a la sala buscando a Justin, mas no estaba. Llegue a las escaleras y lo encontré, venia bajando, llego al último escalón y me miro.
—Quiero hablar contigo…— dijimos al unisonó...

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Lo siento, lo siento mucho!!! 

se que son cortos y subo muy poco pero es que tengo unos problemas con mi estado de salud y no he podido escribir seguido.

lo siento, espero que entiendan :(

El niñero¡Lee esta historia GRATIS!