18

2.9K 321 176

Freddy abrió los ojos lentamente. Fred estaba delante de su rostro durmiendo.

El moreno cerró los ojos con fuerza, se levantó de la cama y miró para otro lado, no quería verle dormir. Miró el reloj, las siete y media. Normalmente se levantaba a las ocho e iba a la escuela a las nueve. Con cuidado, Freddy salió de la habitación y se dirigió hacia la de su madre para ver si ya se encontraba en casa.

Fue hacia la habitación de su madre, esta estaba con la puerta entornada. Lentamente la abrió para asomarse, y efectivamente ya había llegado y estaba durmiendo. Freddy le cerró la puerta del todo.

Se dirigió de nuevo hacia su cuarto para coger la ropa del armario que estaba en frente de los pies de su cama. Lo abrió y cogió el uniforme perfectamente doblado y planchado que su madre había dejado ahí el día anterior.

Freddy se dio la vuelta y vio a su hermano levantado, rascándose un ojo y con los pelos ligeramente despeinados.

- Buenos días... - Susurró Freddy agachando la cabeza. No quería verle.

Este subió la mirada que también la tenía baja, para ver a su hermano.

- Buenos días. - Dijo frío. - Te recuerdo que yo también como, ayer no comí nada y tengo hambre.

Freddy se sentía estúpido, ¿cómo hacia olvidado traer algo de comida a la habitación? Claramente, Fred no podía salir.

- Lo siento... No te preocupes, iré a bajo a prepararte algo...

Freddy no esperó respuesta de Fred, bajó directamente las escaleras hacia la cocina no sin antes dejar la ropa en la mesa del escritorio.

¿Y a él que le gusta? Cogió una taza, cereales, leche y una cuchara para después subirselo a Fred sin hacer mucho ruido.

Cuando entró, este estaba sentado en la cama, en posición curva de piernas cruzadas.

Freddy le dio la taza y este la cogió, mientras su hermano desayunaba Freddy dijo:

- No podemos dormir en la misma cama. - Miró hacia un lado. - Tengo un saco de dormir, si quieres puedes quedarte la ca...-

Fue interrumpido. Quería dejarle su cama para que no durmiera en el suelo, sentía que no estaría cómodo si dormia en la cama. Además, estaba tan serio y tranquilo que le daba miedo.

- No. Dormiré en el frío suelo. No será peor que estar tantos meses encerrado en un sitio oscuro y sin nadie. - Comió una cucharada mientras mantenía la vista fija en la ventana.

Freddy solo se encogió de hombros.

- Como... quieras... supongo...

Freddy fue hacia la silla del escritorio y se tiró en ella dando una vuelta mientras suspiró. Era incómodo estar con él.

El moreno miró su pulsera y tocó el pequeño corazón. Sonreía al recordar los momentos de ayer.

Oyó como de golpe Fred dejó el plato en el escritorio de Freddy, interrumpiendo los pensamientos de este y se fue al baño de la habitación.

Freddy volvió a suspirar tapándose la cara. Por suerte ninguna gota había salpicado el uniforme, ya que había restos de leche con cereal. Rápidamente se puso la ropa y de nuevo su corbata no estaba.

Freddy fue hacia la cómoda y la cogió, se puso delante de ella e intento atársela al rededor del cuello. Oyó como Fred tiraba de la cadena y salia del baño cerrando la puerta.

Sus miradas se cruzaron, y al contrario que pasó el día siguiente, al ver como Freddy se ponía más nervioso intentando atarse la corbata, Fred ni siquiera le preguntó si necesitaba ayuda, para irse y sentarse de nuevo en la cama, pasando completamente de él, lo que hizo que una fuerte presión en el pecho de Freddy parecida a cuando este lo oía hablar con Bon Bon cuando compartían cuerpo apareciera.

Fred. ✧ f r e d e d d y ¡Lee esta historia GRATIS!