Amor

3.2K 136 1


Capitulo 25

A mi mente llegaban algunos recuerdos de cuando estaba cuerdo, antes de que el trago hiciera efecto, estuve casi todo el tiempo junto al Dj de la fiesta, pero Erika me invito hacia el jardín donde salude ha algunos invitados y empecé a beber; unas cinco rondas después comencé a sentirme mal, Erika se perdió de mi vista y caminé solo por el jardín hasta que esta extraña que esta enfrente mio desnuda me trajo acá.

Podía sentir como la respiración agitada de aquella mujer rosaba mi cuello, el cual estaba siendo lamido con gran pasión. Su lengua llego hasta mi rostro, allí se unió con mi boca, un beso apasionado, totalmente reconocido por mi ser.

-¡Erika!- Dije mientras ella pasaba su lengua por mi torso.

No obtuve respuesta alguna, ni siquiera una explicación del como Erika me había traído hasta acá. Mis impulsos aparecieron de la nada, junto con una lujuria insaciable que me hizo reaccionar y lanzar hacia la cama a Erika, entre la oscuridad empece a tocar sus pechos, mis manos jugaban con sus pezones y podía escuchar como salían gemidos de placer que me decían que fuera mas allá. Bajé mi rostro hasta llegar a su entre pierna, mi lengua toco su húmeda vagina, no podía soportarlo, mi pene estaba erecto, y ella estaba tan mojada que podía asegurar que seria muy fácil entrar en aquella rosada vagina; como si me estuviera leyendo la mente erika dijo.

-Mételo- 

-Es lo que quería oír- Exclamé.

Mi pene llego hasta su vagina, podía sentir el calor que salia de ella,  Erika reaccionó gimiendo excitadamente, tenia un poco de miedo, pero sabia que debía hacerlo, debía por fin conectarme con la mujer que amo. Fueron algunos segundos, pero nada mas que eso, mi pene entro, tan apretado, pero tan apretado, tan caliente se sentía allí adentro, que llegué  a pensar que podría morir si así lo quisiera; por otro lado Erika soltó algunos gemidos mas agudos de lo normal, aun así no podía parar, sabia que era dolor lo que estaba sintiendo Erika, pero su dolor no se comparaba a mi placer. Llego el momento, en el cual la virginidad de Erika desapareció, su gimen se rompió, no podía ver la sangre que salia de su vagina pero si la podía sentir, en aquel momento me detuve por unos segundos, pero Erika puso su mano en su rostro dándome la señal de que siguiera adelante, así que empece a moverme nuevamente, pero esta vez mas rápido, era un placer increíble, que hacia juego con los gemidos de la mujer a la que amo y la cual me estaba entregando su virginidad. Pasaron algunos minutos, no puedo decir que muchos, pues sentía que en cualquier momento iba a estallar, sentía que me vendría y no quería hacerlo dentro, así que saque mi pene he hice que mi esperma cayera encima de Erika, un ultimo gemido de ella, me hizo saber que también había terminado, juntos totalmente cansados terminados el uno al lado del otro como toda una pareja feliz...


(Nota del escritor: Gracias por seguir hasta estos instantes mi historia, como todo novato espero mejorar, para así seguir ganándome sus visitas y aquellas estrellas que me alegran los días; la historia de Frank ya esta por llegar a su fin, pero vendrán nuevos proyectos, los cuales espero que también sigan. mientras he estado escribiendo este libro, también  he estado estudiando para cada ver escribir con mas fluidez y llevarle a ustedes calidad de lectura que valga la pena leer. Nuevamente gracias, por favor si quieren estar al tanto de mis nuevos proyectos no dudes en seguirme, para así estar al tanto de el final de este libro y el comienzo de mi nueva historia...)

Juego, Pasión Y Amor¡Lee esta historia GRATIS!