16

2.7K 331 318

Nada más decir eso el moreno se arrepintió.

Fred dejó de besarlo y se separó.

- ¿Qué? - Susurró.

- Y-Yo... ¡Esa noche fue un error!

Freddy intentó ver la expresión de su hermano, pero tenía la cabeza gacha y sus cabellos le tapaban la cara. Fred se dio la vuelta para darle la espalda lentamente.

Freddy se acercó lentamente hacia él, con algo de temor. Puso su mano en el hombro de Fred, pero este se la apartó con desprecio.

- ¿Y me lo dices ahora...?

Freddy se quedó quieto.

- ¡Responde! - Gritó con rabia.

El cuerpo de Freddy estaba temblando.

- Responde.

- Fred...

- Justo hoy me has dicho que me amabas mientras te hacia gemir.

Un sonrojo inundo las mejillas de Freddy y este miró hacia un lado.

- Somos hermanos...

- No me jodas con eso...

- Te amo pero...

- ¿Pero...? - Hizo una pausa para que terminara la frase.

Freddy agachó la cabeza.

- Esto esta mal... Los hermanos n-no se besan... No se tocan... Eso es raro...

- ¿El amor es raro?

- Este amor es... Esto no puede... - Freddy intentaba buscar algo para contra decirle, pero no había nada.

- ¿Solo por qué esta mierda de sociedad diga que algo esta mal, tiene que estarlo?

Freddy se quedó callado, mirando al suelo jugando con sus manos.

- Fred yo tengo novia...

- No la debías de querer mucho si la has engañado.

Freddy miró hacia arriba. Fred se había dado la vuelta para verle. El pelinegro de acercó amenazador a su hermano, este daba pasos hacia atrás alejándose de él, hasta que finalmente lo acorraló contra una pared.

Estaban a centímetros. La expresión de Fred era fría y seria, mientras la del moreno reflejaba miedo y confusión.

Este bajó la cabeza, le incomodaba que su hermano le estuviera mirando.

Notó como una mano le subía la barbilla para hacerle mirar los ojos oscuros de su hermano.

Freddy estaba tan nervioso que empezó a sudar. Unas gotas caían por su cuello, sus manos también estaban sudorosas. Fred le ponía demasiado nervioso.

Fred acercó el rostro de Freddy más hacia él, acortando los centímetros que los separaban.

- ¿La quieres?

Freddy tragó saliva.

- Si. - Afirmó.

Fred miró hacia alguna parte durante un rato, pero luego volvió a conectar sus ojos con los de él.

- ¿Me quieres?

La respuesta era más que obvia. Claro que le quería, ¡pero eso estaba mal! Si la gente ya decía de por sí que la homosexualidad era una enfermedad, entonces, ¿qué era estar enamorado de tu hermanO?

- No me hagas decirlo...

- ¿Me quieres? - Volvió a repetir.

- S-Si...

Fred. ✧ f r e d e d d y ¡Lee esta historia GRATIS!