15

3K 334 213

Freddy se quedó mirando la pulsera con lástima. La iba a dejar de nuevo en la caja, pero se percató de la tela azul que había. Parecía una camiseta. Rápidamente dejó todo en su sitio y lo guardó todo para cerrar la taquilla e irse corriendo a clase.

Subió unos dos pisos hasta la clase de matemáticas. Por suerte, la profesora no estaba y los alumnos aún no habían sacado los materiales, ya que estaban hablando.

Freddy fue hacia su asiento al lado de Bonnie, dejó la mochila a un costado de su mesa y de sentó. El moreno le sonrió a modo de saludo, él hizo lo mismo y se colocó las gafas. Freddy sacó el cuaderno, el libro y su estuche.

Después de estar unos minutos esperando a que la condenada profesora de matemáticas viniera, Bonnie se puso a dibujar en su cuaderno. Freddy no pudo evitar cotillear. Sin que se diera cuenta, Freddy se inclinó hacia el lado de Bonnie para ver que dibujaba.

En el cuaderno de Bonnie habían dos personas. Él y el que parecía el chico de los Toys tocaban la guitarra felices. La posición en la que Bonnie dibujaba no reflejaba esfuerzo alguno, pero debía admitir de que el dibujo estaba muy bien conseguido. Para no haber empezado con un boceto y haber dibujado directamente a bolígrafo negro, estada muy bien, acompañado de sombras y brillos.

¿A Bonnie le gustará ese chico? Se notaba como sonreía dibujando, como si recordara los momentos con él, pero no había ningún corazón en el dibujo o algo por el estilo.

- ¿Te gusta? - Se le escapó.

Bonnie lo miró a los ojos y echó una carcajada.

- ¿Qué? ¡No! Es que últimamente creo que nos hemos hecho más amigos tocando la guitarra. Es increíble...

Se notaba la emoción en sus ojos, que brillaban.

- Me alegro, Bonnie... Me alegro... - Freddy suspiró y miró hacia la puerta, por fin estaba la profesora.

------------

Freddy buscó sus llaves de casa en la mochila, las cogió y abrió la pierta. No saludó a su madre, aunque ella no perdía la esperanza de que algún día su hijo la perdonara.

El moreno, con la mochila en la espalda, la caja en la mano y la cabeza gacha subió directamente las escaleras hacia su habitación.

La puerta estaba cerrada, ¿no ha salido en todo el día de la habitación?

Freddy abrió la puerta como pudo, pero no había nadie.

Rayos...

¿Ya se había ido por ahí cuando le había dicho que se quedara en casa sin causar problemas?

Freddy fue hacia su escritorio y dejó la caja y la mochila. Nada más dejar la mochila, sintió un escalofrío en su cuerpo. Fred le estaba abrazando.

- Ho-Hola... - Tartamudeó Freddy.

Fred le dio un beso a modo de saludo en la cabeza, lo que hizo que el sonrojo que ya tenía su hermano aumentara.

- No, tranquilo, no he salido de la habitación en todo el día. - Puso cara de niño bueno.

Fred dejó de abrazar a Freddy para hacer que lo mirara, acorralándole en la mesa.

- Hm... - Cerró los ojos con fuerza el castaño, mientras Fred le acariciaba la mejilla.

- ¿Sabes? Leer no es tan malo como pensaba.

- Bu-Bueno... ¿Cuál has leído?

- Ese de la chica que se enamora de
de un chico, pero él no se da cuenta de lo que tenía hasta que la pierde.

- Ah... S-Sí, se cual es.

Fred se impulsó para besar los labios del menor. Este quería apartarlo, pero no pudo. Sus labios se fundieron en un beso que cada vez se hacia más apasionado. Freddy apretaba sus ojos, no quería sentir nada, solo podía sentir algo con Joy, pero su corazón que no paraba de latir a gran velocidad decia otra cosa.

Fred le mordió el labio al menor.
Freddy se quejó, pero Fred no lo oyó, estaba demasiado ocupado acariciándole el torso.

Freddy sentía como las manos frías del mayor lo tocaban.

Fred empezó a besar su cuello, llegando a lamerlo. Freddy intentó reaccionar, pero su cuerpo no respondía.

Cada vez que le tocaba, le besaba o susurraba, estaba indefenso. Le gustaba, y quería que siguiera, pero no podian hacerlo.

- Para... Fred, por favor, para...

Fred no hizo caso a sus súplicas, pues suponía que era la timidez del menor.

Freddy lo volvió a intentar.

- Mamá está...

- Shhh... - Puso su dedo entre los labios del menor para callarlo, y bajó sus manos lentamente hacia su cintura.

Las mejillas de Freddy ardían, y aún no había abierto los ojos. Su cuerpo estaba temblando con cada beso que le daba en su cuello, en un día Fred ya había encontrado su punto débil.

Freddy apretó los puños y tragó saliva.

- ¡Tengo novia!







~.~.~.~.~.~

Puehh...

Holap.

He escrito una historia corta o un one-shot (todavía no tengo decidido si lo voy a continuar) de FredxFreddy. <3

La podéis encontrar en mi perfil, se llama «El ángel que se calló al infierno »

Y eso, darle amor pls. :v

¡Y MUCHISIMAS GRACIAS POR LOS MÁS DE 1,5K DE VOTOS!

No iba a subir cap, pero he dicho: ¿Por qué no?

Quiero hacer un especial, pero no se que hacer. xd

¡Adioz!

Fred. ✧ f r e d e d d y ¡Lee esta historia GRATIS!