Capítulo 6

13.8K 2.2K 910
                                          

Todos, absolutamente todos los seres humanos imaginan cosas, presienten cosas y concluyen cosas sin contar con todos los elementos de juicio necesarios para llegar a dicha conclusión.

Por qué Jin sentía algo, algo que parecía ser malo y bueno. Algo que ocurriría en un pasado no muy lejano, era como si exactamente ese día hubiera despertado con una gran y hermosa sonrisa, como si todas las lágrimas derramadas en esa semana hubieran muerto para luego renacer una nueva persona, un nuevo él. Como un arcoíris luego de la tormentosa y triste lluvia.

Jin entro a la cocina recordando los hechos del día anterior que llegaron como rayos de luz a su cabeza, como NamJoon le había hecho sonreír de manera real y no forzada como acostumbraba con su familia y YoongSun. Y todo gracias a un pregunta estúpida a los ojos del menor ''¿Cómo se lava una cebolla?'' porque ese día se había dado cuenta que NamJoon era un hombre realmente divertido y apuesto en cualquier situación.

SeokJin no solo estaba enamorado de su sonrisa.

SeokJin ahora también estaba enamorado de su carisma.

SeokJin sintió su corazón latir con fuerza recordando como NamJoon había tocado su mejilla en ese mismo lugar, como le había dicho todas esas palabras que por arte de magia le hicieron olvidar su tristeza hacia la vida así naciendo un hermoso arcoíris en el interior de él y haciéndole feliz después de tantos años.

Con una enorme sonrisa empezó a sacar la vajilla de porcelana y empezó a verter la sopa en ella al igual que un té verde y fruta picada. Todo iba exactamente para su madre la cual no había ido a ayudar a su padre en la empresa solo por tener una leve gripe.

La mujer no hacía nada apenas una pequeña enfermedad inundara su cuerpo y siempre excusándose con un ''Estoy enferma, Jin'' para tener a su hijo con un sirviente haciendo lo que ella debería.

—¡SeokJin te estoy hablando! —grito la mujer desde la segunda planta ahogándose y perdiendo la voz un poco al momento de forzarla.

—¡Voy madre! —respondió mientras terminaba de acomodar todo para poder subirlo y entregárselo a su madre.

Jin tomo un bote de pastillas que se encontraban en la cocina y la guardo en su bolsillo, con cuidado subió las escaleras, evitando que todo se derramara. Por qué esa mañana se había levantado con una hermosa sonrisa en su rostro y con la felicidad hasta lo más alto, y no quería arruinarla por un de sus torpezas diarias.

Jin empezó a sentir esperanza, esperanza en poder cambiar su destino, conocer a una persona que le saque de ese infierno y le lleve a conocer la verdadera felicidad y lo que se merece.

Jin empezó a tener esperanza en kim NamJoon.   

—Aquí esta madre. —el castaño coloco el respaldo de madera sobre la piernas de la señora Kim donde se encontraba todo lo necesario. Tomo el vaso lleno de jugo y saco las pastilla de su bolsillo, la partió en dos e introdujo en aquel líquido color verde. Le entrego la bebida a su madre observando como la pastilla se disolvía en él.

Jin amaba esas pastillas por el simple hecho de que dormían a su madre para despertar horas después.

—Gracias cariño, ¿Le has puesto las pastillas? —Jin asintió y observo a su madre tomando aquel jugo.

Lo que la madre de SeokJin no sabía es que él había puesto otra pastilla.

Jin se sentó al lado de su madre, noto como empezaba a bostezar y tomarse la cabeza con sus manos mientras se quejaba de que le daba vueltas y le dolía un poco. A los minutos vio como la señora cerraba los ojos sin antes no decirle un ''Jin, tengo sueño'' y quedarse dormida por completo.

SeokJin le había dado a su madre una pastilla para dormir.

El castaño sonrió victorioso y se dirigió a su habitación, exactamente ese día no tenía nada interesante que hacer, siempre era lo mismo. Saco un gran libro de recetas que su abuela le había dado junto con el diario, Jin siempre las practicaba para mejorarlas y aprendérselas para cuándo viviera solo; por él tenía la esperanza de algún día ser independiente.

Aquel libro tenía más de doscientas recetas y aunque pareciera imposible o cansado, él ya las había hecho todas aunque solo se había aprendió un poco menos de la mitad. Tomo un postit color rosa y lo pego en la hoja de una de las páginas del libro escribiendo algunos ingredientes que le podrían ser agregados a aquel platillo volviéndolo aún más dulce.

Porque si algo SeokJin ama, es todo lo que contiene un sabor dulce.

El chico fue interrumpido con golpes en la puerta principal los cuales eran repetitivos y altos, corrió hacia ella y miro por la mirilla de la puerta. Abrió los ojos con exageración cuándo vio a un chico alto en la puerta, pero no era cualquier chico.

NamJoon estaba en la entrada de su casa.

Jin miro hacia atrás y recordó la pastilla que le había dado a su madre. Empezó a pensar sobre qué hacer, si le diría que pasara, o le dijera que se fuera o preguntarle que se debía su llegada inesperada.

Quito los seguros de la puerta y la abrió, NamJoon le miro con una sonrisa ladina y sus manos en los bolsillos de su pantalón. Jin solo le observo, no dijo nada al igual que el moreno, el castaño trago en seco y hablo—¿Q-Que haces a-aquí? —cerro los ojos con vergüenza por el tartamudeo.

—Vine a buscarte, pensaba en que sería genial entablar una relación más cercana —NamJoon tomo las manos de Jin con delicadeza— ¿Te molesta, pequeño?

—M-Mi madre, NamJoon es mejor de que te vayas. N-No quiero problemas.

—Entonces hablare con ella, no cambiare mis planes Jin ¿Dónde está? —el moreno entro a la casa y Jin tomo su brazo evitando continuar.

—Ella está durmiendo, esta enferma y no creo...

—Genial, cuando se despierte y regresemos nosotros le doy una explicación. —SeokJin mordió su labio y se quedó quieto pensando en que hacer.

Podría salir con el pero le daba miedo por un lado, ya que el tener que estar en un lugar público y estar cerca de diferentes personas al igual que tener que enfrentar a su madre después de tantos años siendo controlado por ella, pero por otro el si quería ir con NamJoon por el hecho de que con él se sentía protegido y por qué quería tener una migo más, no solo mujeres a su alrededor las cuales le mandaban y manejaban.

—¿Vamos, pequeño? —NamJoon le extendió la mano mostrando sus hoyuelos con su sonrisa encantadora.

SeokJin con inseguridad y timidez la tomo.

SeokJin subió al auto de NamJoon.    

NamJoon no soltó su mano en ningún momento.

SeokJin sintió que su corazón se podría salir por las nuevas sensaciones que el moreno le brindaba.

NamJoon se sintió atrapado por los encantos el pequeño SeokJin.

Kim SeokJin por igual empezó a caer en los encantos de Kim NamJoon, justo como el mayor planeaba. Por qué SeokJin sería suyo a pesar de todo.

Matrimonio [NamJin]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora