Capitulo 27 : Mejores amigos, rivales eternos

67 6 0


Mansión Blain
Maya está sentada en el suelo, interpretando una de sus piezas preferidas. Su voz se armoniza perfectamente con el sonido acústico de la guitarra. Lyzan desciende los escalones con el bajo electro acústico en su estuche colgándole del hombro.

-¿Tocas la batería?- Interrumpe dirigiéndose al hermano de la muchacha.
-Un poco ¿Por qué?- Responde con un pregunta.
-Zayn no me atiende ni las llamadas ni responde los mensajes. Y necesitamos ensayar, y estaba pensando si podías tocar la batería mientras la rubia llega- Explica con una expresión de disgusto. Típico Lyzan.
-Lyzan por enésima vez, tu hermano tiene pene así que es un niño. Deja de ponerle motes- La muchacha defiende al rubio.
-Como sea- Desvía la mirada -¿Puedes tocar?- Se dirige a Sousuke.
-Ya estoy aquí, que mas da- Se coloca de pie agarrando el estuche de la guitarra de su hermana.
-Bueno, vayamos al estudio- Maya está de pie de un salto y sonríe ampliamente –Toma, y dame el bajo- Intercambia instrumentos con el muchacho punk al pie de las escaleras.
-Ven, Sousuke- Se dirige al asiático haciéndole una seña con la mano.
-Y aquí vamos- Murmura dudando de haber aceptado su petición.

Maya camina delante de ambos rebosante de alegría, como cada día pero esta vez es diferente. Por primera vez está ocultando su verdadero estado de ánimo. Ella está preocupada. Su cabello azabache cae con gracia hasta su delineada cintura. Un cinturón de cadenas alrededor de su cintura que resuena con cada paso que da. La mirada de Lyzan sobre ella es demasiado evidente y Sousuke percatándose de esto le da un codazo.

-No la mires como si fuera un plato de comida. Tiene sentimientos ¿sabes?- Lo reprende en voz baja.
-Tío, soy un maldito hombre heterosexual y tu hermana se pone esos mallones que no tapan nada. Por favor, la carne es débil- Se excusa en voz baja.
-En parte tienes razón pero de todas maneras no la veas con codicia- Continua regañándolo.
-Cuando se vista como una monja, dejaré de verla así. Porque seamos honestos, tú te mueres de ganas por ponerle las dos manos a los cupscakes (1) de Misha- Alega sonriendo de lado.
-N-no es cierto- Sus mejillas se tiñen de un intenso rubor denotando la verdad.
-Tranquilo, a todos nos pasa. Y con el físico que se gasta esa niñata, a cualquiera se le prende hasta lo innombrable- Murmura desviando la mirada al techo.
-Deja de ver a las mujeres como objetos sexuales- Lo regaña el asiático de nuevo.
-Mientras sea heterosexual lo haré. El día que no vea con lascivia a una mujer debo comenzar a preocuparme de mi orientación sexual, pero mientras las desee todo está bien ¿no te parece la mejor manera de definirte sexualmente?- Culmina con una pregunta que es bastante verdadera.

Sousuke no le refuta palabra alguna y continúan el recorrido por el pasillo oculto. Los tres jóvenes empíricos músicos. La muchacha tararea una canción de rock, el punk le acompaña en los coros. Y su hermano reconoce la pieza, sin dudarlo y como si fueran infantes comienzan a tararear las estrofas de una pegadiza canción.

Finalmente el trío se detiene frente a una puerta, el anfitrión de la imponente vivienda se abre paso entre ambos hispano-japoneses. Con un manojo de llaves que se ha sacado del bolsillo delantero de su pantalón. Lo gira divertido en su índice pasando entre los hermanos, se detiene y sostiene una de las llaves. La introduce en la cerradura, la gira y abre la puerta de hierro que ensordece la sala.

-Bienvenido a nuestra sala de introaudio. Ni el sonido sale ni entra, por lo que ensayar aquí es lo mejor que podemos hacer- Le dirige éstas palabras a Sousuke –Éntrenle- Los incentiva abriendo la puerta en su totalidad e ingresando dentro de la amplia sala.

Maya le sonríe a Sousuke y halándolo del brazo lo hace entrar con ella, cierra la puerta y alza el bajo viendo al dueño de la casa.

-¿Dónde están los cables de audio?- Le pregunta alzando la voz.
-En la planta del bajo está su respectivo cable, y un micrófono. Por cierto, ve a ver la batería y ni se te ocurra dañar nada o Zayn te acusará de destrucción de inmobiliario- Parece bromear y Sousuke sonríe –Es en serio, es capaz de acusarte, ¿verdad Maya?- Pide respaldo de la vocalista.
-Sí, una vez se puso muy ofuscado con sus baquetas. Así que mejor usa alguna de por ahí y ni toques las suyas personales que están en ese cofre- Le señala una caja alargada y negra al lado del banquillo de la batería.
-Entendido- Se acerca al instrumento de percusión.

Maya dando pasos largos se aproxima a la planta del bajo, sostiene el cable de audio y se lo conecta. Le coloca la cinta para poder colgárselo de los hombros para tocar parada. Desliza sus dedos sobre el mástil marcando una nota y su mano derecha tensando las cuerdas hacia arriba le da vida a los acordes.

-¿Están probados ya los micrófonos?- Le pregunta la muchacha.
-Nunca cambio los valores así que, es solo cuestión de encenderlos y ya- Le responde desenredando el cable de la guitarra.
-Vale, tocaremos Cassie de Flyleaf- Le dice nivelando el volumen del bajo para con la canción.
-Buena elección- El punk le dedica la mirada –Tú hermana tiene un gusto musical exquisito, por eso es nuestra vocalista principal- Se dirige a Sousuke quien está sentado en el banquillo de la batería –Bueno, todo listo. A rockear- Les da la señal al par de hermanos. Maya se voltea viendo a su hermano, Lyzan con la guitarra eléctrica colgada en el hombro con la correa y listo para comenzar.
-Danos inicio, Sousuke- Sonríe para él.

Sousuke marca cuatro tiempos con las baquetas y la guitarra eléctrica estremece la sala. Maya percibe la vibración en sus pies, sus dedos no piden autorización para empezar a marcas sonidos graves. Acerca sus labios al micrófono, abre sus labios detenidamente para que su voz fluya. Al ritmo y el compás de los instrumentos, acompañada por la guía de la guitarra que la enloquece con su pesada melodía.

Su voz pronuncia las palabras, los versos y estrofas. Su cabello azabache se agita cuando ella lo sacude al ritmo de la canción. La sala cuenta con un sistema de ventilación gélida para que los equipos de sonido no se sobrecalienten.

La voz de la vocalista es como el canto de una sirena que ensordece y hechiza a sus incautas víctimas. El baterista inexperto se guía por las notas que su hermana toca con cada cambio de sus dedos. Sus labios articulan el canto que por años ha seducido al guitarrista pero ella no le ve más que como un hermano.

Y mientras ellos están tocando una canción de una de sus bandas preferidas, alternamente los gemelos están siendo escoltados a la comisaria para ser interrogados. La muchacha dentro de ella presiente que algo sucede pero no está segura de que pueda ser. Su voz intenta alcanzar los agudos pero su preocupación se lo está impidiendo.

Shadow está siendo escoltado con ambas manos esposadas, su hermano menor está libre y sentado a su lado en el automóvil de Eryck. Los menores de edad son transportados directamente a la comisaria estadal donde le espera el detective en jefe del caso, ni más ni menos que Zayn Blain. El muchachito con el olfato de sabueso que ha puesto a temblar a todo el reino unido. El prematuro joven de apenas trece años ha resuelto más casos inconclusos que años ha cumplido.

El joven detective está en la comisaria ahora, revisando detenidamente las fotografías y el vídeo del cuerpo encontrado recientemente. Con su chaqueta azul marino, el pantalón acorde al uniforme y sus anteojos que no hacen más que ayudarlo a ver con claridad pocos meses antes de que su padecimiento continúe evolucionando, y acabe por dejarlo completamente ciego.

Kya percibe su presencia a cientos de metros de distancia pero mantiene la compostura. Shadow permanece sereno pese a la situación. Al estacionarse, Eryck sale del vehículo y rodeando la parte delantera se aproxima a la puerta trasera abriéndola. Le hace señas al detenido de que salga y este obedece. Seguidamente Kya le sostiene de las trabillas de su pantalón sin intención de dejarle ir.

Eryck atraviesa el umbral de la entrada principal llevando esposado al niño que ha deseado esposar desde el primer instante en el cual le vio. Dentro de la comisaria la tensión predomina en cada rincón cuando ambos son ingresados al sitio. Se abre una de las puertas y un conocido detiene a Eryck.

-¿Qué crees que estás haciendo?- Le reclama el uniformado.
-Cumpliendo la ley, algo que tú no hiciste- Responde apartándolo de su camino.
-Estás abusando del poder, Eryck. Recapacita porque lo que haces se penaliza- Intenta frenarlo.
-No, quien tiene que recapacitar eres tú, Arlem- Culmina y hala a Shadow del brazo.

El muchacho de cabellos alborotados y albinos le observa por un segundo apenas. Kya se mantiene sostenido de su trabilla, con la única intención de mantener una conexión solida con él, de lo contrario no podrá tomar la posesión de sus cuerdas vocales.

Eryck los conduce hasta una puerta sellada, se voltea y observa detenidamente a Kya quien parece no desear separarse de su hermano.

-Kya, no puedes seguirlo más. Te llevaré hasta la sala de espera mientras que nuestro detective en jefe se encargará del interrogatorio en la sala designada para ello- Le explica pero el muchacho no pretende obedecerlo.
-Onni-chan, Onegai (2)- Shadow se voltea y balbucea en su lengua materna –Onegai (3)- Le observa a los ojos y su hermano dando un paso más a él, lo abraza por un segundo.
-Está hecho. Tus cuerdas vocales son mías ahora, al igual que tus oídos, tus ojos y cada sentido de tu cuerpo. Mantén la calma que yo responderé por ti- Le susurra inaudible sus palabras y deposita un beso en su frente.

Se aparta y lo observa, sonreírle para luego darse vuelta mientras el mismo oficial lo conduce dentro de la sala de interrogatorios. Con el oso de felpa en su mano ve a su hermano ingresar a una sala desconocida. Percibe su presencia y se voltea unos grados detallando al joven detective.

-Zayn Blain- Piensa detenidamente.
-Kya Rinshuky- Articula el detective con un alto ego –Espero tu hermano tenga una buena coartada porque Eryck lleva a prisión a todos aquellos que trae a ésta sala- Se dirige a él mientras se aproxima hasta que ambos están de frente –Me das lastima, niño. Han caído en las fauces de un tiburón, y después de tu hermano sigues tú- Le dedica estás palabras sonriendo con jactancia.
-Los crímenes no son necesarios ejecutarlos para que seas delincuente. Basta un pensamiento para que lo seas- Le responde con señas.
-¿Qué insinúas?- El muchacho no le entiende.
-Solo digo lo que veo- Contesta entre señas.
-¿A qué te refieres?- Investiga el detective.
-Nada está excepto a mis ojos. Lo veo todo, hasta las intenciones de las personas. Por eso lo digo. No es necesario hacer algo mal para ser culpado, solo haberlo pensado- Argumenta.
-Sigo sin entenderte, explícate- Responde honestamente el joven detective.
-En esto nos diferenciamos tú y yo. Eres un niño caprichoso que se cree la justicia por ser el hijo del dueño de este departamento. Yo en cambio, no soy más que un huérfano con un buen cerebro, un hermano que está conmigo en buenas y malas, y eso basta para ser feliz. Tú, no eres más que un niño triste y desgraciado que lo ha obtenido todo por el apellido. Estás tan vacío que ni siquiera has podido darte cuenta de ello pero, mis ojos si pudieron notarlo desde el primer momento en el cual te vi- Expone un argumento sólido e irrefutable –Usualmente gente como tú me da asco pero, tú en particular me das lastima. Porque tu vida es tan miserable y vacía que no puedes ni darte cuenta de ello- Culmina sus palabras.
-¿Y eso que tiene que ver con lo de ser criminal con pensamiento previo?- Desecha sus palabras por un segundo.
-Ah, eso. Bueno, desde que te vi pensé que has tenido pensamientos suicidas debido a tu vida, en excesos y lujos. Sería una gran cobardía de tu parte cometer suicidio porque esa es la salida de los cobardes, un valiente luchador se queda en la vida para enfrentarla y reclamarle todo lo que le ha robado- Da un paso hasta él –Mírame a mí, otro en mi lugar se hubiera colgado en un árbol. Yo y mi hermano no hemos optado por huir, sino por hacerle frente al mundo. Deberías hacer lo mismo- Simula palabras en señas y se aleja hasta la otra entrada, en espera de Eryck que lo lleve a la sala contigua.

Zayn piensa detenidamente en sus palabras a medida que conduce sus pies hasta la sala de interrogatorios donde le espera ese muchacho que no es más que el hermano mayor de quien se ha convertido en su rival en este duelo psicológico.  


Traducciones:

(1) Cupcakes del ingles "Ponquesitos"

(2) Onni-chan, onegai del japones "Hermano, por favor"

(3) Onegai del japones "Por favor"

El Asesino sin Emociones (Gore)(Historia Propia)Donde viven las historias. Descúbrelo ahora