Capitulo 76.

47 1 0

Anne se ofreció llevarme a mi departamento y a los veinte minutos ya estaba allí. Me recosté en mi cama y comencé a pensar: iba a extrañar mucho los chistes y buen humor de Louis, las charlas interminables con Liam, los abrazos de Niall y la voz de Zayn. Por último, iba a extrañar con todo mi corazón a la única persona que llegó a mi vida cuando más lo necesitaba: Harry. Pero no podía cambiar el hecho de que ellos sean la boyband más famosa del mundo, así que debía intentar continuar con lo mío pero con una pequeña carga encima: tener a mis mejores amigos y novio alejados de mí por un tiempo.

Gracias a Dios el día siguiente era sábado. Me levanté a eso de las diez sintiendo el aroma de Harry. ¿Cómo podía sentirlo cuando él estaba a kilómetros de mí? Claro: tenía su bufanda, su tan preciada bufanda violeta, y olvidé dársela antes de que se vaya. Me la quité y la dejé sobre mi mesa de luz. Luego tomé mi IPod y entré a Twitter. Mi cronología no era de lo más interesante, excepto por una mención de Louis, acompañada por una foto: “Harry se durmió apenas comenzó el vuelo, y al levantarse solo dijo tu nombre. Llámalo o se desesperará en cualquier momento. @SamRiddle_” Reí ante eso, y disfruté la foto de Harry durmiendo. Se veía como un ángel, tal y cual como lo era, y fue triste no tenerlo cerca para abrazarlo. Estaba por contestar ese tweet cuando recibo una llamada. Era número desconocido, y con temor a quien podía ser atendí.

-¿Hola?

-Hola, ¿Sam?-Dijo una voz altanera, que no me costó reconocer: mi tío Smith.

-¿Sr. Smit?-Dije nerviosa, y me levanté de la cama de un salto por la sorpresa.

-Querida, podrías empezar a llamarme tío.-Dijo luego de una pequeña risa.

-Prefiero Sr. Smith por ahora.-Respondí fría. ¿Cómo se atrevía a decirme eso?

-Lo siento.-Dijo más serio luego de aclararse la garganta.- Lamento haber tardado tanto en responder tu llamado, es solo que no estuve en el país. Mejor dicho en el continente.

-No hay problema.-Contesté indiferente, aunque realmente quería saber qué había pasado.

-¿De casualidad estas cerca del Havanna de la calle 49?

-Claro, esta tan solo a unas cuadras de donde estoy.-Respondí aún más nerviosa.

-Bien, ¿qué te parece si te veo ahí en una hora?-Preguntó con timidez, teniendo miedo a mi respuesta.

-Con gusto.-Dije y corté.

Luego de meses de espera, por fin mi tío se había dignado a llamarme. No había recordado a él ni a mi padre por mucho tiempo, y más debido a los recientes acontecimientos. Sin embargo, me ponía nerviosa el hecho de tener que encontrarme con él: no sabía que iba a decirme, si le había contado a mi padre que me había encontrado, etc. Rápidamente comencé a buscar algo que ponerme, y en eso vuelve a sonar mi celular: era Harry.

-¡Harry!-Dije alterada al atender, mientras sacaba ropa del armario y hacía un total desastre en mi habitación.

-Tranquila morocha, ¿qué sucede?-Preguntó luego de reírse, y pude imaginar su sonrisa de costado aparecer en su rostro.

-¿Morocha?-Dije parando de hacer lo que estaba haciendo.- ¿Nuevo apodo?

-¿Tu cabello no es morocho?-Preguntó luego de volver a reír.

-Castaño Harold, castaño.-Respondí en tono cansino pero jugando.

-Bien castaña, ¿cómo estás?

-Alterada, por así decirlo.-Respondí mientras superponía ropa en mi cuerpo para ver como lucía y mirándome al espejo.- Mi tío Smith acaba de llamarme.

-¿Hablas enserio?-Preguntó Harry sorprendido.

-No, solo bromeo.-Contesté sarcásticamente dirigiéndome al baño.- ¡Claro que sí, Harry! Me veré con él en una hora.

-Ten mucho cuidado, ¿quieres?-Dijo tras una pequeña pausa.- Y luego me dices como te va.

-Lo haré.- Respondo terminando de acomodar mi cabello, luego pregunto-: ¿Ya llegaron a Los Ángeles?

-Hace como dos horas.-Responde Harry, y luego pude deducir que tomó un sorbo de agua.- Ya llegamos a la arena, y empezaremos a hacer el soundcheck en unos minutos.

-Suerte con eso, y saludos a los chicos.

-Te llamó luego, Sam.-Dijo él, y cortó.

Me gustaba el hecho de que no haya pasado más de un día y Harry ya me llamara para saber cómo estoy, me ponía feliz el hecho de que se preocupara por mí.

Cuando terminé de cambiarme, ya había pasado una hora, momento de armarme de valor e ir a ver a mi tío.    

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!