Capítulo 27

1.9K 244 83

Y Louis definitivamente cree que él es una canción triste, de aquellas que logran que las lágrimas se reúnan en tus ojos, que te obligan a respirar hondo, que permiten que tus párpados caigan en un intento de no llorar, que crean un nudo en tu garganta mientras aquella melodía no deja de sonar en tus oídos.

Y quizá apuntas esa frase, la que ha hecho que finalmente una lágrima solitaria se deslice por tu mejilla, en cualquier papel como si fuese la verdad más absoluta, como si aquellas palabras fueran el reflejo de tu vida, de ti mismo.

Y Louis piensa que Harry es esa frase, es esas palabras que despiertan algo en ti, que logran derribar cada muro y aunque te dejan vulnerable, desnudo sabes que no es dañino, que algún día todos los muros son derribados, que todas las barreras pueden ser saltadas, que siempre se puede llegar al final. Y puede incluso que Harry sea la estrofa entera que ha logrado cambiar toda la canción, y ahora es algo sobre huir y quizá con suerte ser feliz después de años cantando acerca de encontrar un lugar, de juntar piezas y sobrevivir.

Y Louis lo odia.

Precisamente por eso, porque es más fácil odiar, porque el odio es más soportable, más llevadero que cualquier otro sentimiento. Y querer a Harry, es inmenso, es intenso y es tanto que no hay suficientes palabras que logren describirlo. Y odia que Harry lo haya convertido en un lio poético tanto como una ciudad destruida que busca que alguien pasee por su calles de nuevo, y puede que Louis también sea una ciudad rota y Harry ha sido lo suficientemente valiente como para sentarse en una acera y contemplar el cielo nocturno jurando que jamás abandonará aquel lugar.

Y son las 4 de la madrugada cuando la puerta de la habitación de Louis se abre dejando ver la menuda figura de Lottie, él se levanta de la cama ligeramente sobresaltado y camina hasta la puerta.

"¿Puedo dormir contigo?" pregunta en un susurro, su rostro está contraído en una mueca de desesperación y sus ojos parecen estar rogando a través de la oscuridad.

"Charlie.." suspira

"Por favor, Lou" pide "están discutiendo otra vez"

Hacia escasas semanas que de nueva pareja de su madre, Noah, se había mudado con ellos. Discutían prácticamente cada noche para luego dar paso a múltiples gemidos y el chirriante sonido de los muelles del colchón. Louis había intentado hablar con su madre, había intentado decirle que Lottie ya no era capaz de dormir en su habitación, había intentado contarle que Noah los trataba mal pero su madre parecía tener una venda en los ojos, parecía que no veía ni escuchaba nada y vivía en una burbuja de felicidad que Louis temía que pronto estallase.

"Charlie, verás-"

Ella lo interrumpió

"Ya sé que está Harry ahí" responde logrando que Louis baje la cabeza con timidez. "por favor" insiste

Louis finalmente asiente y cierra la puerta tras ella, Lottie se acurruca junto a Harry quien parece haber oído toda la conversación, éste sonríe y abraza a la pequeña permitiendo que la cabeza de esta descanse en su pecho. Louis resopla y vuelve a la cama.

Y quizá y solo quizá está un poco celoso.

Afortunadamente cuando despierta Lottie ya se ha marchado, y se encuentra con los ojos verdes de Harry mirándole.

"¿Has estado observándome?" pregunta con una ceja alzada, Harry se encoge de hombros con una media sonrisa en sus labios.

Louis solo ríe

"Siniestro" dice, Harry se acerca un poco más a él dejando una ridícula distancia entre sus labios.

"Te encanta" responde Harry y ahora es Louis quien sonríe.

"Nunca dije de eso, Styles" y antes de que pueda decir algo une sus labios con los de Harry.

Y Louis sabe que nunca logrará sentirse así de nuevo, que Harry es como un verso al que no se le pueden cambiar las palabras, es como una canción que debe ser cantada siempre igual, es como una fotografía que solo puede ser captada una vez, como una risa que no sonará igual la próxima vez, como un cuadro que nadie será capaz de copiar.

Y es cliché, es estúpidamente poético y la definición más pura de amor. Louis no cree en los para siempre pero siente que Harry es lo más parecido a uno.

"Tengo que irme" anunció aún sobre los labios de Louis, éste suspira y besa una última vez a Harry antes de alejarse.

Él le sonríe y abandona la habitación, y Louis se pregunta en qué momento se vistió y no lo notó. Sus pensamientos sobre levantarse o no de la cama se ven interrumpidos por el timbre y sabiendo que nadie más abrirá suspira y hace su camino hacia la puerta.

Niall lo recibe desde el otro lado, su ojo derecho está amoratado y su labio inferior hinchado, Louis tiene que tragar saliva ante la imagen.

"Tengo que contarte algo" la voz de Niall es solo un suave y trémulo hilo, sus ojos parecen llevar horas inundados en lágrimas y Louis sabe que aquel no es el Niall que conoce, sus ojos no brillan, no sonríe y parece pequeño y débil como si su ligera arrogancia y descaro nunca hubiesen existido.

"¿Stan?" Niall asiente y estalla en llanto, Louis lo abraza sin pensarlo.
"Se lo conté a Harry y él-" habló entre hipidos " se enfadó y todo pasó muy deprisa, yo no quería"

Louis lo abraza más fuerte como si así pudiese detener el dolor y las lágrimas. Y no entiende cómo Stan ha podido hacer daño a alguien como Niall, a alguien que solo aporta luz al mundo, a alguien que ama la vida y adora aún más vivirla. No entiende cómo alguien puede preocuparse tanto del qué dirán y dejar de ser él mismo con tal de evitarlo, no entiende cómo alguien puede perderse a sí mismo y no querer encontrarse jamás. Y no entiende cómo alguien por ser tan cobarde y ver que el resto no lo es puede hacer todo lo posible para que sientan el mismo miedo, para que se sientan igual de pequeños en un mundo demasiado grande.

"Todo irá bien, arreglaremos esto" susurra Louis, y puede que sea mentira pero a veces nadie quiere escuchar la verdad.

(...)

Anne no había dejado de jugar con sus dedos y Harry empezaba a ponerse nervioso e iba levantarse e irse si ella no empezaba a hablar después de insistir en que tenía algo muy importarle que decirle. Y era por lo que ambos estaban sentados en silencio en el sofá.

"Mamá" habló Harry logrando que ella reaccionase, él suspiró.

"Harry, yo quería pedirte disculpas" la mira sorprendido pero no habla dejando que continúe " he hecho muchas cosas mal a lo largo de estos años, no sabido escucharte, no entenderte y te he dejado de lado. He dicho cosas horribles de las que me arrepiento, no me he comportado como una madre ni he sido una cuando más lo necesitabas " se ve realmente afectada y por primera Harry la cree.

"Mamá, no tienes qu-"

Anne lo interrumpe

"Tengo que hacerlo, Harry. Me he perdido como muchas cosas de tu vida, casi no sé de ti y eres mi propio hijo. Y quiero hacer las cosas bien, quiero recuperarme, ser la que era. Quiero que me perdones, que Gemma también lo haga y que intentemos ser una familia de nuevo porque quiero recuperar a mi familia. Sigues siendo mi pequeño, mi bebé a pesar de todo"

Harry la observa durante unos segundos en silencio, hay arrepentimiento en sus ojos y tristeza y quizá dolor en los bordes. Siente como las lágrimas amenazan con humedecer sus ojos, y finalmente abraza a su madre.

"Te he echado de menos, mamá" susurra con voz trémula, su visión ya es borrosa y en cualquier momento las lágrimas se harán dueñas de sus mejillas.

"Y yo a ti, hijo" su madre lo abraza con más fuerza.

Y a veces y solo a veces los todo irá bien parecen un poco más ciertos.

[N/A] Heyyyy, espero que os haya gustado, siento si el capítulo es un poco mierda prometo que los próximos serán mejores y me centraré de nuevo en la idea principal de la historia. Si queréis hacerme feliz comentad y votad, cientos de gracias por leer.

Os quiero, Iris xx

Twitter: @avelouist

Rules of beauty ; Larry StylinsonDonde viven las historias. Descúbrelo ahora