1

43 7 3
                                    

Respiro ansiosamente mirando su proxima reacción, determinada a poder revelarle después de tantos intentos lo que produce en un determinado corazón cada vez que se aparece sin aviso queriendo dejarlo sin aliento.

Como una chica valiente y cobarde le sonrió tímida, acomodando un mechón de mi cabello castaño claro detrás de la oreja, soy respondida de parte de el con una sonrisa tierna extendiendose en sus labios.

—Hola—murmuro sentándome a su lado mientras coloco mi mochila en la mesa.

—Por fin se digna a aparecer mi mejor amiga —responde desordenando mi cabello—.Ya me tenías preocupado desde ayer pequeña.

Tontamente mi corazón se acelera, no comprende que son solo palabras de un amigo que por más que son mis favoritas jamás cambiaran de significado. Le contesto negando con mi cabeza entretenida.

—No exageres fue solo que me quede dormida— rio tratando de ignorar el sonido tan fuerte en mis oídos del corazón que desea delatarse a sí mismo.

—Pensé que te habías muerto ¡no es divertido mujer! —dice con tono dramático como solo él lo sabe hacer.

—Estoy bien Alex—ruedo los ojos—.Ahora haz silencio ya empieza la clase.

—Aburrida—canturrea finalizando nuestra conversación.

Me paso toda la mañana poniendo atención en clases ignorando el hecho de lo que en realidad me mantuvo despierta nuevamente hasta la madrugada de hoy.

—Tengo que hacer algo en la biblioteca— le informo a Alex al ver que nos dirigimos al comedor—.Llego entre un rato.

—No te tardes— me advierte sabiendo bien que amo quedarme allí un gran rato—.O iré por ti Audrey—declara apuntándome con el dedo  amenazadoramente entre cerrando sus ojos produciendo que una sonrisa se asome en mis labios.

—Allí estaré a tiempo—le prometo despidiéndome de él.

Entro en la biblioteca buscando apresuradamente mi lugar favorito, está ocupado así que decido ir por las estanterías al fondo donde se encuentra la literatura que ya casi nadie se digna a leer. Me siento en el suelo sacando la computadora con la llave maya, abro el archivo de Word y visualizo lo que anoche empecé a escribir.

Lo que no supiste entender [Terminada ]Donde viven las historias. Descúbrelo ahora