Capitulo 36

155 26 3


Una fuerte luz hizo que abriera los ojos rápidamente. ¿Qué había sido eso?

Hice a un lado el brazo de Efren para sentarme y buscar mi ropa interior.

-¿Qué haces?

-Voy a por un vaso de agua, ahora vuelvo. –Mentí poniéndome su camiseta para salir de la habitación. 

Finalmente, Efren me había traído a una casa de campo perteneciente a su abuela materna.

Subí las escaleras que llevaban hacia la azotea para encontrarme con la puerta cerrada con llave.

-Venga, vamos. –Intenté abrirla a la fuerza pero no cedía. –Tiene que haber una llave por aquí...

Busqué por el suelo algún manojo de llaves o alguna llave suelta, pero nada.

-Ah, ya sé. –Levanté la maceta que estaba al lado de la puerta encontrando una vieja llave oxidada debajo. –Genial.

Abrí la puerta para dejarla entre abierta una vez que había pasado y caminé hacia el muro para apoyarme y ver como los rayos iluminaban todo el cielo.

Suspiré para sonreír mientras notaba las gotas de la lluvia caer sobre mi cara

¡Ay! Esta imagen no sigue nuestras pautas de contenido. Para continuar la publicación, intente quitarla o subir otra.

Suspiré para sonreír mientras notaba las gotas de la lluvia caer sobre mi cara.

Me llamarán loca o lo que quieran, pero esta era una de las maneras que tenia para desahogarme y pensar en mis cosas.

Sentí algo ponerse sobre mis hombros y como la lluvia dejaba de mojarme. –Con que ibas a por un vaso de agua ¿no?

-Lo siento... –Dije riendo para apoyar la cabeza en su hombro. –Me gusta estar debajo de la lluvia, Efri.

-Pues dejame decirte que vas a coger un resfriado así, y más rápido de la manera en como vas vestida. –Agaché la cabeza para mirar solo la camiseta que llevaba puesta.

-Bueno, no lo pensé.

-Ya, claro. –Me abrigó aun más con la manta.

-Oye, que tu tampoco vas vestido del todo.

-Hombre, si me robas la camiseta. –Reí antes de brincar al escuchar el fuerte estallido de los truenos. –¿Cómo puede gustarte esto? Mira que eres rara.

-Tienes que admitir que los rayos molan.

-¿Ves? Completamente rara.

-Calla, idiota. –Ambos reímos para ponernos de pie y volver al interior de la casa. –Mira que me costó encontrar la llave...

-Es que vamos a ver a quien se le ocurre salir en plena tormenta.

-Pues a mi. –Murmuré bajando las escaleras para entrar a la habitación y deshacerme de la manta mojada. –Que frío. 

-Te lo dije. –Efren se acostó en la cama y yo lo imité. –Ven aquí.

Me pegué completamente a él para abrazarlo fuertemente y poder sentir su calor.

-Efri...

-¿Si?

-Tengo que darte las gracias por todo esto. Nunca me imaginé que pasaríamos la noche en una casa de campo ni nada parecido.

-De eso se tratan las sorpresas, cariño. –Sentí como dejaba un beso en mi cabeza y pronto cerré los ojos sintiendo el agradable calor corporal. –No sabes lo que me costó conven... ¿Keyla?

No respondí. Estaba lo suficientemente cómoda y relajada como para decir algo.

-Está bien, Kely. Buenas noches, pequeña.

Between Ghosts¡Lee esta historia GRATIS!