Capitulo 75.

46 1 0

Me desperté porque Anne vino a tocar la puerta. Pareció que había dormido cinco minutos, pero habían pasado tres horas. Fui al baño para lavarme la cara y despabilarme un poco, y ayudé a Harry a cargar las valijas al auto con Gemma y Anne. La situación era muy triste: Harry conducía (y me di cuenta de que también lo hacía muy lento), Gemma miraba por la ventana con soledad y Anne ya estaba llorando. Harry no sabía que más decirle para calmarla, y me dolió ver esa escena. Entramos por una puerta trasera del aeropuerto de Heathrow, y no pude evitar recordar cuando llegamos ese día con mi mamá. Me trajo muchos recuerdos y la verdadera razón por la cual yo estaba en Londres: encontrar una cura para mi mamá, y me deprimió saber cómo termino su lucha.

Una vez que estacionamos, bajamos el equipaje y Harry se registró. Entramos a la sala de pre-vuelo, y nos permitieron hacerlo con él porque viajaban en avión privado con todo el equipo. Estaba completamente vacía y silenciosa, y todos hablaban en voz baja vaya uno a saber por qué. Allí ya estaban los chicos con algunos miembros de su familia. Harry se juntó con ellos, Anne con los demás y yo me quede con Gemma.

-Lo extrañarás más que nada como yo, ¿no?-Me preguntó secándose una lágrima de la mejilla. Yo asentí levemente y ella continúo-: Ya te lo dije mil veces, pero es mi mejor amigo, y me cuesta aceptar no estar con él por tanto tiempo.

-Él también es mi mejor amigo.-Respondo melancólica.- Y si, no hay nadie que pueda extrañar más que a él.

Justo ahí, Harry me hace señas para que me acerque a él y a los chicos. Yo le sonreí a Gemma y fui con ellos. Estaban algo deprimidos también, aunque a la vez emocionados por todo el tema del tour. Conversamos un rato hasta que los llamaron para subir al avión. Un nudo enorme se formó en mi estómago en ese momento, no quería que se vayan, me negaba a aceptarlo. Todos se levantaron a saludar a sus familias, Harry incluido. Luego, uno por uno vino a despedirse de mí.

-No olvides realizar bromas en mi ausencia, y cuida mucho a Eleanor por mí cuando la veas.- Dijo Louis abrazándome, que fue el primero en acercarse.- Llámame cuando quieras, y haremos Skype cuando tengas ganas.

-Siempre tendré ganas de hacer Skype, así que tan solo manda un mensaje y conversamos.-Respondo separándome de él y sonriendo.- Además, ¿cómo te contaré las bromas sino?- Louis rió y finalmente se dirigió a la puerta para subir al avión. Liam fue el segundo en acercarse.

-Extrañaré tus consejos.-Dijo mirando hacia abajo.- Gracias por todo Sam, por si nunca te lo dije.

-En realidad, me lo has dicho muy seguido…-Respondo, y Liam rió.

-Cuídate mucho, y mantenme al tanto de tu vida.-Termino de decir y me abrazó.

-¡Mi turno!-Dijo Zayn quitando a Liam de encima de mí, y abrazándome él.- Si veo remeras de superhéroes te compraré alguna y te la mandaré por correo, así no te olvidas de mí.- Yo largué una carcajada y luego se separó de mí.- Cuídate mucho Sammy.

-Lo haré, gracias Zayn.-Respondo con una sonrisa.

-¡Al fin!-Dijo Niall apareciendo entre nosotros.- Bueno, Sam… Te convertiste en mi mejor amiga en menos de seis meses, y te quiero como si fueras mi hermana.-Sus palabras me enternecieron y le contesté:

-Tú también eres el hermano que nunca tuve, y voy a extrañarte mucho.- Seguido a eso me abalance sobre él y no lo solté por varios segundos.-Te quiero mucho, Niall.

-Yo también, Sam.-Contesta separándose de mí.- No olvides llamarme, por favor.

-Ejem…-Sentí sonar la garganta de Harry detrás de nosotros, y Niall dijo:

-Ya llegó el señor celoso. Ten, toda tuya. ¡Te extrañaré Sam! ¡Adiós mamá!-Gritó alejándose y yo reí a carcajadas, me dio mucha risa la situación.

-Bien, momento de la despedida.-Dije acercándome a Harry. Él me tomo de la cintura y me besó. Yo continué su beso colocando mis manos sobre su cuello. Nos separamos, pero aun estando muy cerca, y él dijo:

-Prométeme que me llamarás todos los días, que continuarás con tu vida y nunca bajaras los brazos.

-Lo prometo.- Le respondo dándole un beso corto.- Y tú prométeme no olvidarte de mí.

-Lo prometo.- Contesto y me besó con pasión, sabiendo que nuestro próximo beso sería dentro de mucho. Me empecé a sentir mal porque presentí que nunca se subiría ese avión, así que me separé y le dije:

-Vamos, debes irte. Cuídate mucho.

A duras penas, Harry tomo sus valijas y se fue alejando. Me molestaba estar ahí parada dejándolo ir, y más sabiendo que a él eso le rompía el corazón. Antes de que las puertas se cerraran, Harry gritó:

-Te amo.

Y yo, con una sonrisa triste y lágrimas cayendo sobre mi cara, le contesté pero sin gritar:

-Yo también. 

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!