Capitulo 74.

45 1 0

Luego de despedirme de Perrie y Eleanor muy afectuosamente (ya que no sabía muy bien si estarían en Londres por mucho tiempo), quedé para ver a los demás en el aeropuerto excepto a Harry, que me llevó hasta mi apartamento.

-¿Te veo en unas horas?-Dije antes de bajarme al auto.

-Me preguntaba si quisieras quedarte en mi casa y luego vamos juntos. Mi mamá y Gemma también vendrán. -Me contestó mirándome tristemente.- ¿Qué dices?

-Eso no debería ser pregunta.-Respondo con una sonrisa y lo beso.

Cuando llegamos ya era tarde, y la casa estaba en total silencio. Fuimos hasta su habitación, yo me tiré sobre la cama (estaba realmente cansada) mientras Harry terminaba su equipaje. Lo hacía lento, sin ganas y con cansancio también, así que me ofrecí a ayudarlo agachándome a su lado poniendo más ropa en la valija. Sin embargo, él me tomó de la mano y me frenó.

-¿Qué sucede?-Preguntó algo preocupada, porque cuando levantó su mirada y me miró fijo, lo vi con los ojos cristalinos.-Harry…

-Quiero que pase lento, quizás así es menor el sufrimiento.-Respondió con voz ronca.

Esa respuesta me impactó. Sabía que estaba triste porque no íbamos a vernos por meses, pero él siempre mantenía una postura fuerte al respecto. Esta vez estaba por llorar, destruido por dentro y con ganas de congelar el momento en el tiempo. Lo tomé de la cara y lo miré más fijo que nunca, con lágrimas ya en los ojos, y le dije:

-Pasar tendrá que pasar, lo sabes y no podrás cambiar eso.-Empecé firme, pero luego mi voz se aflojó-: Harry, esto es lo que te gusta, y no soy como Taylor que te tenía atado y no te dejaba respirar.- Eso creó una hermosa sonrisa en su rostro, y sus ojos se le iluminaron por completo.- Quiero que salgas al mundo y les demuestres que puedes con esto, ¿está bien? Hablaremos todos los días por Skype o por mensajes, y cuando tengas varios días libres encontraremos una solución. Es lo que las parejas hacen, ¿no?

-Te amo Sam, y mucho.-Contestó él con los ojos húmedos como los míos, y me besó. Iba a extrañar mucho sus labios. 

Luego de eso, terminamos de armar las maletas y fuimos a dormir algunas horas antes de ir al aeropuerto. Harry me abrazó fuertemente, protegiéndome con sus brazos fuertes, y sintiendo su respiración en mi nuca. Iba a extrañarlo muchísimo, y no quería demostrárselo del todo porque no quería causar el mismo efecto en él. Pero yo también sabía que esto tenía que pasar, e intenté dormirme disfrutando su hermoso aroma que por mucho tiempo no iba a oler.

"CHANGE YOUR LIFE"¡Lee esta historia GRATIS!