Realidad después de todo

60 5 6

Me despierto para encontrarme con que realmente todo fue un sueño, Daniel no me ama, Daniel no es mi novio, empiezo a tomar conciencia de donde estoy, no siento las piernas, estoy dentro de mi carro, la boca me sabe a sangre y me duele la cabeza. A lo lejos escucho la ambulancia acercandose, ahora lo recuerdo, iba de camino a casa de Lucas y choqué contra un carro gris, miro por la ventana pero no hay rastro de otro carro. Que raro...

Escucho una voz, muy levemente pero entiendo lo que dice "Vamos a tener que cortar el auto, así no la podemos sacar con vida. Traquila Kate, saldrás bien de estas. Solo quedate con nosotros" Hago lo posible por mantenerme despierta, no quiero morir, no aqui, no así, no ahora.

Cuando acaban de abrir la puerta sigo despierta, pero no puedo hablar, pienso en lo que estará viviendo el pasajero del otro carro, tal vez no fue tan grave y por eso ya no hay nada a la vista, o tal vez esa persona murió y no hay nada que hacer para salvarla. Yo maté a una persona, lo hice ¿lo hice? Intento gritar lo más fuerte que pueda pero no me sale nada, hago fuerza pero mi garganta no cede. El paramedico se percata del dolor que sineto a causa de mi fallido intento de hablar.

-Tranquila, no hables. Espera a que lleguemos al hospital-Me dice con su voz calmada, aunque yo se que está un poco estresado, piensa que lo mas probable es que no salga viva de esta. Y por un momento lo veo, lo detallo, es un musculoso hombre de pelo rubio y ojos azules, tiene la cara más perfecta que he visto, no, no lo es, la cara mas perfecta es la de Daniel, aunque tiene algo parecido a él nadie es más perfecto que Daniel

Cuando me encuentro en la ambulancia veo que el paramedico me mira con angustia y me dice

-Te vamos a dormir para poderte sanar las heridas-Cuando ve que asiento muy levemente me pone una mascara que huele a alcohol y me deja la boca seca, después de contar de 10 hasta 4 me quedo dormida.

Me veo acostada en una cama de quirófano, veo a los cirujanos haciendo lo posible por revivirme, la maquina sigue pitando, pero los médicos no me dejan morir, siguen haciendo cualquier cosa por revivirme, no quieren dejarme ir sin antes hacer todo lo que puedan, pero no, yo ya morí.

Por un momento creo esa mentira y niego la posibilidad de vivir, la posibilidad que me otorgan los medicos al hacerme un electroshock, no puedo perder esa oportunidad nuevamente, así que me concentro esperando que me den la segunda oportunidad de vida, después de dos intentos fallidos de elecroshock despierto, respiro nuevamente y me siento mas viva que nunca aunque esté dormida por la anestesia.

-Kate ¿estás bien?-oigo la voz masculina de Daniel a través de mi subconciente, suena preocupado-Kate despierta por favor, te lo pido. Y lo hago, despierto. Pero cuando lo hago no me encuentro con Daniel, es mi padre quien me llama.

-Da...¿daniel?-pregunto insegura y con voz entrecortada

-No, no soy Daniel. Soy tu padre ¿me recuerdas?-Por supuesto que lo recuerdo, es decir, es mi padre ¿Como podría no recordar a mi padre?

-Claro que te recuerdo, papá. ¿Qué pasó?-Estoy en una habitación blanca, no tiene nada colorido a excepción de un ramo de rosas, mis favoritas, y una maquina que pita cada vez que respiro. Mi padre está sentado en una silla al lado de la cama en la que estoy yo, mi madre está parada detrás de él.

-Cariño, tuviste un accidente cuando ibas de camino a cada de Lucas. Chocaste contra un poste y te desmayaste, afortunadamente lo paramedicos llegaron a tiempo y pudieron salvarte.

¿Con un poste?¿No había chocado con otro carro? Podría jurar que vi un carro gris

-¿Hace cuanto fue eso?¿He dormido mucho?

-Solo unas cuantas horas, llegaste a este hospital en una ambulancia directo a hacia la sala de operaciones. El doctor Blake se encargó de detener la hemorragia de tu pierna. Te haremos tomografías para asegurarnos de que todo está bien-No había visto a la enfermera al otro lado de mi cama, es esbelta y muy linda, ojos negros penetrantes, tiene una mirada intensa y definida. Tiene también una voz algo ronca y parece cansada-Ahora debes descansar, en dos horas vengo a prepararte para la tomografía-hace un gesto con la cabeza y se retira amablemente.

Secretos oscuros¡Lee esta historia GRATIS!