Capítulo Uno.

16.5K 521 31

Volver a vernos.
Capítulo uno.



-Vamos ____________, tu primera clase es a las diez y son las nueve. Mientras llegues a la universidad se hará tarde si no te apuras.

Cubrí mi rostro con una almohada, haciendo que Jordan suspirara de frustración otra vez.

Se había pasado como media hora entera tratando de sacarme de la cama, me había desanimado con lo de seguir con mi vida. No quería. A Jordan se le había ocurrido la hermosa idea de quedarse conmigo en su departamento lujoso en la punta de un rascacielos.

Cuando no lo volví a escuchar más pensé que había ganado, y sonreí para mí misma. Me cubrí nuevamente con mi sobrecama, lista para volver a dormirme hasta nuevo aviso.

Pero antes de que haya podido conciliar el sueño, agua cayó en mi cabeza, haciéndome saltar como un canguro que lo acaban de atacar. Jordan tenía un vaso de agua en sus manos y una sonrisa enorme en sus labios.

- ¿Qué demonios tienes?-pregunté quitándome el agua de los ojos.

-Buenos días, solcito, ¿Cómo estás? Yo bien, gracias por preguntar. -Me extendió el vaso de agua, recibiéndolo con mi mano-Alístate, ahora.

Se dio media vuelta para irse de mi habitación.

-No soy una niña-le reclamé.

-Solo apúrate, ____________. Te dejaré en la universidad.

- ¿No confías en mí?-pregunté, haciéndome la ofendida. Yo también desconfiaría de mí. Tenía que admitir que había planeado hacer como si estuviera yendo todos los días a clases y en vez de eso regresar a casa a regresar mi larga siesta.

Jordan abandonó mi habitación dejando la pregunta en el aire.

{...}


-Te vas a morir de frío con eso-comentó Jordan, colocándose su pesado abrigo.

Me encogí de hombros, crucé mi bolso rojo donde llevaba mis papeles, mi horario, lapiceros y cosas como esas. Solo llevaba un delgado abrigo, y afuera estaba nevando. Igual no importaba. Solo iba a ir a escuchar una estúpida clase, acabaría con esa, iría a la siguiente y después regresaría al departamento. Esa sería mi rutina.

-Toma-dijo extendiéndome una tarjeta de regalo de Starbucks.

Vi la cantidad que tenía acumulada y era de cien dólares.

- ¿Para qué es?-pregunté confundida.

-Puedes invitar a amigos por un café, puedes hacer nuevos amigos.

-Sobornarlos con café de por vida no me va a ayudar a conseguir muchos amigos. Odio el café, si no recuerdas.

-Pero amas las galletas de allí. Solo trata de ser amable con los demás, _____________. Ellos quieren ver a la antigua ______________.

- ¿Y quién es la antigua ______________?

-La que tiene esa sonrisa enorme en su rostro el setenta por ciento del día. -aclaró. - ¿Esta es la parte en la que te llevó de la mano hasta la puerta de la universidad, y me encargó de avergonzarte?

-Ya me estas avergonzando. Dios, todo el mundo está viendo tu auto como si fuera oro. ¿No puedo tomar un taxi y ya?-reclamé, él automáticamente negó con la cabeza.

-Estoy seguro que nunca vendrías a la universidad. -se expresó-Eh, ¿____________?

-Dime.

-Hoy vamos a cenar en la noche.

- ¿Una cena de verdad? La última vez que intentaste cocinarme algo no resulto muy bien que digamos.

-Llamaste a los bomberos y ni siquiera había empezado a cocinar, eso es no tenerme confianza. -se quejó cruzando sus brazos por encima de su pecho, viéndose como un niño pequeño haciendo berrinche.

- ¿Por qué ciento que está es otra clase de cena?-pregunto.

-Va a venir una amiga a cenar con nosotros.

- ¿Qué tipo de amiga? Amiga tengo sexo contigo pero no eres nada serio. O...amiga que quiero que sea más que una amiga. O...

-O...recuerdas que soy tu padre, y hablar de sexo enfrente de mí debería ser vergonzoso para ti.

Rodé mis ojos me reí.

-Nos vemos después, Jordan. -dije abriendo la puerta del auto.

-Suerte, la vas a necesitar. Trata de no matar a nadie hoy, ¿de acuerdo?-me suplicó con la mirada.

-No prometo nada.

{...}


Las clases habían terminado para mí por hoy. Al fin.

La universidad no estaba mal, tenía un enorme campus lleno de espacios verdes en donde podrías tomar aire en verano, hoy no por supuesto, al menos que quieras congelarte, sobre todo si no le hiciste caso a tu padre y viniste con el abrigo menos abrigador del mundo.

Había tratado duramente seguir los consejos de Jordan, pero es muy difícil sonreír en estos momentos para mí. Porque no se fingir sonrisas, y si estoy con mi cara seria, pocas personas se acercan para interactuar conmigo. Ya iba a terminar el día y tenía exactamente cero amigos nuevos. Definitivamente iba a morir con mis cientos de gatos. Oh, soy alérgica a ellos. Entonces moriré sola

Para salir de aquí, tenía que cruzar el enorme campus, lleno de estudiantes haciendo vida social, para poder tomar un taxi e irme a casa a hacer cualquier cosa. Probablemente haré lo mismo que hago todos los días, torturarme revisando las mismas fotos cada dichosa hora de mi tiempo libre.

A pesar de estar tan perdida en mis pensamientos, por suerte, fui consciente cuando un balón de futbol americano venía directamente hacia mi cara, me agaché en el suelo evitando que me golpeara fuertemente.

Recogí el balón y me levanté del suelo, si esto no había sido un accidente, podría darse por muerte la persona que lo lanzó.

Un chico de ojos azules estaba enfrente de mí sonriéndome como si fuera un animalito del zoológico. Fruncí el ceño realmente extrañada por el muchacho.

- ¿Tu lo lanzaste?-pregunté.

-Sip-respondió, haciendo remarcar la "p" en su respuesta.

-Supongo que fue un accidente, toma tu balón. -dije extendiéndole el balón.

-Oh no, solo te vi venir y te lo lancé. -respondió divertido.

-¿Acostumbras lanzarle balones a todas las chicas que ves?

-Oh no, solo a las que son lindas.

-Haré como si no te he escuchado, eres raro, ¿te lo han dicho?-pregunté.

-Frunces mucho el ceño para ser tan joven, ¿te lo han dicho?

-Yo no...-genial, estaba frunciendo el ceño. -Olvídalo.

- ¿Quieres escucharme cantar una canción?-me ofreció.

Y fue ahí cuando me percaté de la guitarra acústica que colgaba de su cuerpo.

-No, adiós. -me despedí, siendo nada amable. Jordan estaría tan decepcionado.

Empecé a caminar hacia la salida, y él chico me imitó. Comenzaron a sonar acordes que salían de su guitarra, ¿él de verdad...

Me di cuenta que sí, cuando ya no solo tocaba la canción, si no que ahora también la estaba cantando.

«Esta parece ser la noche perfecta para vestir como hipsters
Y burlarnos de nuestros ex
Esta parece ser la noche perfecta para tomar desayuno a media noche
Para enamorarnos de extraños»


Seguí caminando tratando de ignorarlo, pero al parecer, se había empeñado en molestarme y seguía cantando, haciendo que todas las personas que estaban en el campus de la universidad tengan fija su atención en nosotros. Las chicas aplaudían y otras se dedicaban a comerse con la mirada al muchacho. Y bueno yo, solo quería irme y libarme de él.

«No sé tú pero yo me siento de 22
Todo va a estar bien, si me mantienes cerca de ti
No sabes nada de mí, pero apuesto a que quieres
Todo va a estar bien si continuamos bailando como si tuviéramos...
22, 22»


Llegué finalmente a las enormes puertas principales de la universidad, y sí, él chico seguía cantando la canción de Taylor Swift. Era como tener mis audífonos conectados en este momento, solo que ahora tenía la voz en vivo. Se mes escapó una risa involuntaria de mis labios, y probablemente esté sonrojada en este instante.

«Se siente como una de esas noches, en que abandonamos la escena completa.
Se siente como una de esas noches, en que no vamos a dormir.
Se siente como una de esas noches, en que luces como 'malas noticias'.
Tienes que ser mía, tienes que ser mía»


Detuve un taxi finalmente, justo cuando la canción había terminado. Estaba punto de entrar en él e ignorar el incómodo momento que acababa de pasar con el chico. Pero él me sostuvo la mano, evitando que entrara al auto.

-¿Ahora qué?-pregunté irritada.

-Está bien dejar de gruñir por un rato, amargona.-me dijo.

-No me digas amargona, no soy una amargona.

-Oh, sí lo eres. Pero acabo de regalarte algunos segundos de alegría, así que me debes una. Me puedes pagar de muchas formas como...

-¿Planeas que me acueste contigo?

-Oh-se rió.-Pensé que eras de las chicas que iban despacio, pero está bien por mí. ¿En tu casa o en la mía?

-Y-Yo, no quise decir eso-tartamudeé estúpidamente.

-Lo sé. -dijo y después se rió- Nos vemos después-depositó un largo y suave beso en mi mejilla, para después abrir la puerta del taxi, permitiéndome entra en él. -Soy Thomas, por cierto. Thom para ti.-me guiño un ojo diciendo esto.

Podía seguir negándolo, pero ese chico acababa de darme un minuto de felicidad, felicidad que no sentía desde hace mucho.


________________________


Hola chicaaaaaas:)

El primer capítulo de "Volver a vernos" y tenemos un nuevo personaje "Thomas" pero le dijo a rayis que lo llamara "Thom" ownslssn

¿Qué les parece el primer capítulo?
¿Creen que "Thom" sea bueno?

Dejen sus comentarios abajo :3

PD: Quiero que rayis se reencuentre con Justin landlsnd.

Las quierooooo :3

Trilogía Red de Mentiras {Adaptada}¡Lee esta historia GRATIS!