Limon y Sal

114 0 0

-Dakota Fisher- contesté mientras le tendía mi mano.

-Jack Gunster a tus servicios.- contestó estrechándomela.

Estúpido bastardo con lindos ojos, lindo pelo, linda sonrisa, muuuuuy lindo cuerpo..

Ok Dakota creo que ya entendimos.

Aún con todo eso sigue siendo un idiota. ¿El por qué a esta grabe acusación?

Simple. Porque yo lo digo.

Con solo mirarlo uno se daba cuenta de que no le hacía falta autoestima, ni mujeres,

Es que con lo bueno que esta.

Es todo un galán.

Pero sigue siendo un imbécil.

Limon y Sal¡Lee esta historia GRATIS!