Capitulo 2

296 16 3

||Narra ___||

Ya iban cuatro días desde que volvimos a Londres con Harry. Por suerte, ninguno de estos días me encontré a Niall, no sé que hubiera hecho si lo hacía.

Estábamos en una cafetería, Harry fue a darle la orden a la mesera. Yo me quedé viendo el menú, no había nada más para hacer. Sonreí al sentir como mi bebé se movía dentro de mí, era increíble saber que había un ser vivo en mi vientre.

-Hola, ______- escuché decir de parte de una voz muy masculina.

Alcé la mirada y mis ojos se encontraron con los de él. ¿Cómo se atrevía a venir?

-Hola- saludé algo extrañada, ¿de verdad lo estaba viendo?

-¿Cómo has estado?- preguntó Niall. Me daban ganas de mandarlo al infierno, pero por una maldita razón no lo hice.

-Bien

Louis se veía bien. Seguía igual de guapo. Niall no se quedaba atrás, pero lo odiaba tanto en ese momento, que no quería pensar en que él se veía bien.

Al rato llegó Harry y me preguntó si quería ir adentro, a lo que respondí que no.

Hubo una pequeña discusión entre Harry y Niall. Obviamente, le dije a Harry que parara, era capaz de matar a Niall. Harry lo odiaba por haberme engañado, así que preferí hacer que se callara.

Invité a que Louis y Niall se sentaran junto a nosotros, para que no se quedaran parados como dos tontos, rogué para mis adentros que no acepten y que se vayan, pero se sentaron muy rápidamente.

Louis y Harry charlaron sobre sus vidas, ellos siempre se habían llevado bien. Estaba incómoda, la mirada de Niall me ponía incómoda.

-¡______!- una chica gritó mi nombre

Giré un poco mi cabeza, Daniela corría hacia mí. Le sonreí cuando ella me abrazó, hacia tanto tiempo que no la veía.

-¡No puedo creer que estés aquí!

-Y yo no puedo creer que al fin te hayas animado a decirle a Louis lo loca que estabas por él- Sonreí al ver cuando ella depositaba un beso en sus labios, Daniela siempre había querido a Louis. Me alegraba la idea de que ellos al fin sean novios.

-¿Están juntos?- preguntó Daniela, mientras nos miraba pícaramente a Harry y a mí.

Harry tomó mi mano y entrelazó nuestros dedos. Sabía sus intenciones, él de verdad quería ver sufrir a Niall, pero yo aún no sabía como lo haría sufrir. Harry me decía que lo pondría celoso, pero ¿celoso de qué? Hay una razón por la que Niall me engañó y esa razón es porque nunca me quiso. ¿Cómo poner celoso a alguien de una persona que nunca quiso?

-Sí, estamos juntos- dijo Harry respondiendo a la pregunta formulada por Daniela.

-Que bueno- respondió la castaña- Harry es un buen chico, nunca te lastimaría- hasta yo misma sentí la indirecta para Niall.

Sentí la mirada de Daniela posarse en mi, al parecer antes no se dio cuenta de lo gorda que yo estaba.

-¡Los felicito!- Gritó Daniela y me abrazó delicadamente- ¿De cuántos meses estás?

El rostro de Niall se tensó, no sé porqué, pero se notó que estaba incomodo

-De siete- respondí con una sonrisa. Sabía muy bien que en realidad yo ya estaba de ocho meses, pronto nueve, pero no lo dije para evitar que Niall piense que este hijo es suyo, ya que no lo es y no lo será. Siempre será de Harry, porque es con él con quien tengo pensado formar una familia

-¿De siete, qué?- preguntó Niall. En su rostro se podían apreciar demasiadas expresiones. Estaba confundido.

No pude contestar, no sabía que decir, no sabía cómo lo iba a tomar, así que callé.

-_______ está embarazada, Niall- dijo Harry con un tono superior- Estamos esperando un hijo- rió ante lo último.

Los ojos de Niall se cristalizaron, se levantó de la silla en la que estaba sentado y me miró lentamente. Una lágrima ya recorría su mejilla, me daban ganas de llorar a mí también, pero se lo merecía. Niall se merecía esto y mucho más.

El rubio al que tanto había amado, corrió hacia un auto, seguramente el suyo. Fue tan deprimente verlo huir de esa manera, que no pude evitar sentir pena por él y querer abrazarlo para consolarlo, su sensibilidad siempre fue lo que más me atrajo de él.

-¡Niall!- grité. Todos me miraron, excepto él.

-Se lo merece- susurró Harry en mi oído- Lo haré sufrir como nunca nadie ha sufrido, te lo prometo

Por un momento, sentí miedo de Harry. Si, él odiaba a Niall, pero no tenia porque hacerlo sufrir, después de todo, fue a mí a quien hizo daño.

Hubo un momento de silencio en nuestra mesa. Daniela puso sus manos en mi vientre, mientras sonreía.

-¿Es mujer o varón?- preguntó Louis.

-Mujer- respondí

-¿Cómo se va a llamar?

-Aún no lo sabemos

-Ponle Daniela. Será la niña más hermosa del mundo- Sugirió mi amiga con una sonrisa

-Es una buena opción- comenté- Pero tenemos que estar de acuerdo- señalé a Harry, él sonrió.

Un celular sonó. Louis revisó el bolsillo trasero de su pantalón y sacó un móvil.

Leyó algo en la pantalla y luego nos miró.

-Bueno, chicos. Debo irme- se paró de su asiento, pero Daniela lo jaló para que volviera a sentarse.

-¿Quién te mandó el mensaje?

¿Olvidé decirlo? Daniela es MUY celosa.

-Niall

-¿Y te irás con él dejándome sola?

-Daniela, es necesario que vaya. Me necesita

-Siempre me dejas por él y luego me preguntas porque lo odio- se cruzó de brazos

-No te enojes. Pero Niall está mal- miré a Harry, una sonrisa se formaba en su rostro. Nunca pensé que fuera así de malvado.

-Está bien. Ve, pero yo misma iré a buscarte en su casa a la tarde, ¿si?

Louis sonrió y le besó los labios.

-Adiós, chicos. Un gusto verlos- besó mi mejilla y le dio la mano a Harry. Luego se fue.

-Yo también debo irme, chicos- Daniela se paró de la silla- Pero antes dame tu teléfono y tu dirección, ______.

Le sonreí. Ella me pasó su teléfono y yo le escribí mi número y mi dirección.

Besó mi mejilla y la de Harry.

-Adiós

-Adiós, Daniela.

Vimos cómo la silueta de Daniela lentamente desaparecía debido al amontonamiento de gente que se encontraba cerca de nosotros.

-¿Qué te parece si nos vamos?

-Creo que sería lo mejor

Él dejó un par de billetes en la mesa y luego fuimos a su auto. Subimos, Harry empezó a conducir hacia nuestra casa y yo encendí la radio.

Íbamos en silencio, solo se escuchaba la última parte de la canción “Marry The Night” de Lady Gaga. Aún no podía dejar de pensar en la manera en que Niall se había ido.

-Se lo merece. Eso y mucho más- dijo Harry, al parecer leía mis pensamientos

Automáticamente, comenzó a sonar “Bang Bang Bang” de Selena Gómez.

Sonreí inconscientemente al escuchar la letra de la canción detenidamente. Tomé la mano que Harry tenía desocupada. Tal vez venganza era todo lo que había estado necesitando todo este tiempo…y lo que al fin había conseguido.

Ligeramente Embarazada ||Niall y Tu||¡Lee esta historia GRATIS!