Capítulo 24 - Esto no esta roto.

538 35 13

Ande en mi skateboard normalmente, hoy era el último día de clases, el último día de tortura. Pase unas cuantas cuadras y llegue al colegio, como hoy es el último día de clases, salimos más temprano. En ves de salir a las 15:50, salimos a las 12:00. Eso era lo mejor.

Al llegar puse mi skateboard debajo de mi brazo y decidí entrar con el. Al entrar todo estaba callado, todos. Tal vez por el incidente de Alberto, al parecer que los rumores eran rápidos. Pude ver que Joaquín, el mejor amigo de Alberto, estaba contra la mesa, escondiendo su cabeza entre sus brazos, era un ambiente frío. Era bastante raro, ya que supuestamente "último día nadie se enoja" o es el día más feliz, porque se acaban las clases.

Pasó un rato después de guardar las cosas que aún estaban en mi locker. Me aproxime a mi mochila, para guardar lo cuaderno de historia, cuando Joaquín sacó la cabeza de sus brazos al ver que Bruno entraba por la puerta. Todos lo miraron mal, incluso yo.

Entro lentamente mirando a todos lados, nervioso y decidido, como si estuviese viendo "las trampas" del la sala de clases. Hubo silencio absoluto, cuando Joaquín estalló.

-Imbécil, hijo de puta.- Y le pego con combo en el cuello.

Bruno calló al suelo, no podía hacer nada, solo mirar como le pegaban, como se retorcía en el suelo por las patadas de Joaquín.

Me di cuenta de lo que hacia estaba mal, no podía quedarme como estúpida así mirándolo, como sufría.

Me acerque cuidadosamente hacia Joaquín, y lo empuje.

-¡Para! Tú sabes bien que no fue su intención, Bruno era su amigo.- Dije tratando de levantar a Bruno, pero Joaquín me impedía.

-¿¡Y tú que sabes rata!?- Dijo y me hizo callar.

Le seguía pegando, pero más brutal, entonces decidí empujar fuerte a Joaquín. Quedo en el piso, me miro con cara de enfado.

-¡Bueno, tu sabes que el no lo haría apropósito!-Dije.- Sería estúpido.

Justo en ese momento llego el profesor como si fuese el salvavidas de Bruno.

-¡Cálmense monos!- Dijo tomando a Joaquín de el cuello de su camisa.

El profesor llevo a Joaquín a la mesa, y yo ayude a Bruno a levantarse. Lo levanté muy fuerte entonces casi se cae al conmigo. Pero en vez de eso nos quedamos mirando, juntos, sus mares negros, grandes, su pelo. Pero casi caigo en mi truco, debo acordarme que soy solo una "perra" para él. Se acercó cada ves más y más, pero ya era suficiente.

-No, Bruno, basta.- Y me di media vuelta, caminando hacia mi banco.

Me senté y espere a que todos se sentarán. Pude darme cuenta en la mirada de Bruno, estaba triste y decepcionado, pero a mi me daba lo mismo, el fue así conmigo y el se lo merece. Ya no siento y no sentiré nada por él.

Cuando la sala se tranquilizó, el profesor se centró en la sala y empezó a hablar.

-Bueno, algunos ya se han enterado, otros no, de lo sucedido.- Dijo y pauso.- Bruno, se va de la escuela.- Con esto se empezaron a escuchar vocesitas, y rumores.

NARRA BRUNO

Oí que el profesor dijo mi nombre. Con eso me volví a centrar en la clase. El profesor me hizo señas para levantarme y ir al lado de él. Me pare y camine hacia la pizarra, donde se situaba el profe.

Ya ahí parado al frente de toda mi clase, trague saliva para pronunciar tal vez las últimas palabras que ellos escucharían.

-Si, es verdad, me iré, y no tienen por qué saber la razón de la que me e ido.- Era obvio que ellos ya sabían.- Pero, me acostumbre a este colegio, a las personas, a los profesores, y a la calidez que te da. Yo, aún que no lo crean, siempre estaré aquí, pero para algunas, simplemente me olvidarán.- Dije mirando a Laura y a Joaquín.

Lover Routine¡Lee esta historia GRATIS!