☻capitulo dedicado a aniivelazquez por siempre comentar y leer la novela, gracias de verdad♥

    ¿ahora vas a besarme? –   con toda mi capacidad me corrí de su  toque y me volví acostar en mi cama, mi respiración estaba jodidamente acelerada. Drew se rasco la nuca y negó con la cabeza mientras sonreía.

-          Lo hubiera hecho si no hubieras hablado, supongo que cagaste tus posibilidades.- rodé los ojos ante el comentario egocéntrico de Drew, el rio – veo que definitivamente estas mejor –se puso de pie y refregó sus ojos perezosamente, luego miro su reloj –mierda, son las tres de la madrugada, me he pegado un buen sueño.

-          ¿estuviste cuidándome todo este tiempo? –pregunte asombrada.

-          Sí, me asustaste, creí que tendría que llevarte al hospital, por suerte he visto demasiado documentales en hospitales de 24 hs como para saber del tema. –Drew bajo hacia la cocina y volvió a los 5 minutos con una taza de té humeante  y me la entrego, otra vez me senté y la bebí lentamente.

-          Te con miel y  unas gotas de limón –  comentó mientras me miraba.

-          Gracias –sonreí sincera y él me sonrió de vuelta.

-          Llevare esto a la cocina y luego me iré –le entregue ya la taza vacía –  cualquier cosa tienes mi numero, acabo de agendarlo en tu celular, adiós–al darme la espalda el pánico me inundo.

-          ¡Espera! –Drew giro rápidamente ante mi llamado –yo… yo –respire hondo  tratando de calmar mi pulso – bueno, cuando me enfermo mi madre siempre suele quedarse toda la noche a mi lado, has visto que me quedo dormida y puedo tranquilamente morirme y no darme cuenta – lo mire y torcí una sonrisa – podrías… ¿quedarte? –Drew abrió los ojos sorprendido – solo si quieres, yo… no creo poder dormir si no hay nadie a mi lado – me encojo de hombros y lo miro con cara de perrito mojado, el sonríe.

-          ¿Estás pidiéndome que duerma contigo?

-          Dormir, de la acción: cerrar los ojos –roncar-soñar-babear, si.

-          No lo sé –rasco su nuca y miro al piso –tal vez no sea buena idea.

-           Claro –susurre, me sentía ofendida, una completa estúpida, me había rebajado en pedirle que se quedara esta noche conmigo y él me rechazaba, bien Alyssa un punto para ti. Trague el poco orgullo que me quedaba y le di la espalda mientras me tapaba con las sabanas hasta la cabeza, en parte no era mentira lo que le había dicho, mi madre solía quedarse conmigo toda la noche después de que enfermara, me acariciaba el pelo o susurraba alguna canción para mi, si lo sé tengo 17 años pero ella lo hacía, y no se lo negaba realmente amaba que lo hiciera,  yo solo creo que la extraño… demasiado. El colchón se hundió  por el peso de el oji-gris, el suspiro y paso una mano por mi estomago cubriéndome el abdomen con su mano y acercando su cuerpo mas al mío, estamos en  posición “cucharita”, oh voy a morir de algo justo ahora, estoy en shock, Drew habla en mi nuca su aliento esta erizando los bellos de mi cuello mandando escalofríos por todo mi cuerpo.

-          Relájate, solo “Dormir, de la acción: cerrar los ojos –roncar-soñar-babear” – pude sentir su sonrisa en el tono de su voz – aunque espero no hacer lo último, no es sexi, tu tampoco lo hagas Alyssa.

-          Bien, tratare de hacerlo, pero… ¿realmente tienes que estar tan cerca? –no es que me molestara, solo no quería que el pensara que esto me encantaba, claramente lo hacía.

-          Bueno… estoy haciéndote un favor al quedarme, devuélvemelo con dejarme dormir de esta forma, es una posición que amo. – suspire y fui relajándome de apoco, aunque mis sentidos estaban alertas a cualquier movimiento, incluso el de su abdomen subiendo y bajando al respirar.

Un Deseo Equivocado¡Lee esta historia GRATIS!