Era un día soleado y la brisa del viento haciendo que mi cara quedara despejada de mi pelo, estaba sentada con mis amigas tomando el lunch.

-que creen?- dijo Caitlyn

-que?- preguntamos todas emocionadas....

-tengo boletos en primera fila para ver a One Direction!- dijo Caitlyn levantándose de su mesa para dar pequeños brinquitos mientras agitaba sus manos.

-llévame!- dijimos todas al mismo tiempo.

-lo siento pero ya tome mi decisión- dijo Caitlyn- ___ iras conmigo.

-que?- pregunte yo desconcertada

-si- dijo Caitlyn

-hay no Caitlyn eso no es justo!- dijo Sasha

-lo siento- dijo Caitlyn

-Ok solo tengo que pedirle permiso a mis papas- comente yo, que por cierto no saben de esta farsa.

-te acompaño a preguntarles- dijo Caitlyn, mierda ahora si hay posibilidad de que vaya o tal vez no...

-perfecto- dije yo- vámonos que ya casi empiezan las clases- les dije y casa una tomo sus cosas para irse a sus respectivos salones.

El día en la universidad estuvo algo pesado pero ya llegaría a mi casa a descansar, dormir o simplemente estar viendo la tele. Por suerte mi casa no estaba lejos de la universidad.

Quede de verme con Caitlyn en la entrada de la universidad, su novio Kevin nos llevaría, ahí estaban esperándome al lado de la reja, me acerque a ellos.

-hola chicos- los salude

-hola ___- me saludaron

-nos vamos?- pregunte

-claro, estas lista?- preguntaron

-si, necesito descansar- les avise.

-bueno en ese caso vámonos y acabemos con esto- dijo Kevin.

De camino a casa Kevin y Caitlyn fueron conversando mientras yo ponía música de Coldplay en mi iPod e iba escuchándola con mis audífonos. Hasta llegar.

-llegamos- aviso Kevin.

-Ok, entren- les dije abriendo una pequeña reja de mi humilde casa.

Busque las llaves entre mi mochila donde llevaba todo amontonado y desordenado hasta encontré un cepillo y chicle ahí, hasta que las encontré en mi libreta del cuerpo humano.

-pasen- dije abriendo la puerta y dando suficiente espacio para que ambos entrarán, se sentaron en la sala a ver la televisión, fui a la cocina a ver que podía hacer para la comida, yo cocinaba la mayor parte del tiempo ahí, mi mama estaba todo el día en el hospital ella también estudió para ser enfermera y mi papa esta en el negocio familiar de abarrotes y yo estudio gracias a mi beca, mi amada beca.

Encontré un poco de carne de las hamburguesas de ayer, había suficiente para todos, en eso tocan la puerta.

-abran por favor!- les grite a Kevin y Caitlyn.

En unos cuantos instantes se escucharon los pasos de unas botas viejas y rotas, era mi padre.

-hola cariño- me saludo desde la sala que estaba conectada con la cocina por una barra.

-hola papa, que tal el trabajo?- le pregunte mientras hacia las hamburguesas y agua de melón para tomar.

-bien, deje a Rachel a cargo del negocio mientras venía a comer- dijo mi papa- y tu que tal te va en la universidad?- me pregunto y lo único que se me venía a la cabeza era lo del concierto de One Direction.

Strange Destiny¡Lee esta historia GRATIS!