Capitulo Cuatro: Amistades.

91 3 1

HOLA! PERDON POR NO SUBIR CAPITULOd: PERO YA ESTA HOY DOS DE REGALO DEEE:( SINCERAMENTE..... me ah ido un poco mal esta semana..... pedi mucho a lo que estaba acostumbrada sin pensar en amigos..

¿porque hay personas tan desagradabes y malas? bueno creo que ellas estan aqui para hacer brillar a las verdaderas personas BUENAS!!!...

dlb<3 voteeeeeeeeen y comeeeeeeenten plis se los agradesco.....

Pasaron varios días, mi relación con Katy, Sophie y Iliana era muy buena, me consideraban como otra hermana y no se diga con Elena ella siempre me había tratado como a una hija. Comencé a agradarle a Aris, me trataba mejor en fin todo fue mejorando.                                                                                                                                                 Inglaterra era nublada y lluviosa, era algo extraño que hubiera un día con sol. Ese mismo día en la tarde Sophie me invitó a dar un paseo al pueblo que se encontraba alejado de donde vivíamos.                                                                                                                                              –Valentine ¿ya estás lista? Tenemos que irnos ya. Date prisa. –dijo desesperada.                                                                                                                           –Ya casi estoy lista, dame un momento. –mi voz sonaba entrecortada.                                                                    –Pequeña ¿deseas algo de comer? –Preguntaba Elena desde la cocina.                                                                    –No Elena, ya tenemos que irnos, no tenemos tiempo de desayunar. –respondía Sophie con desesperación.

Bajé corriendo las escaleras y ahí estaba Sophie en medio de la sala mirándome con sus ojos verde esmeralda llenos de impaciencia.                                                                                                                                – ¡Listo! Vámonos. –decía esto mientras caminaba hacia la puerta.                                                                            –Ya era hora, me estaba volviendo vieja. –al terminar de decir esto soltó una risita irónica.   Caminamos hacia el coche y subimos a él, miraba el paisaje verde, las montañas, los árboles; me sentía muy tranquila.                                                                                                                                                     – ¿Te sientes cómoda con nosotras? –decía Sophie mirando por la ventanilla.                                                                          –Claro, ustedes son lo mejor y me siento muy agradecida por lo que han hecho por mí. –mis palabras eran sinceras.                                                                                                                                             – ¿Crees que somos buenas? –su mirada se clavó en mis ojos.                                                                                     –Me ayudaron, me dejaron vivir en su casa, me apoyaron y me han brindado cariño. Y todavía preguntas si son buenas. –la frase estaba impregnada de sarcasmo.                                                                                                                                   – ¿Y si no fuéramos tan buenas como tú piensas? –su mirada se había vuelto sombría.                                                                                                                                Me sorprendió mucho esa pregunta, cuando voltee a verla el coche se había detenido.                                                                                                                                  –Llegamos, ¿vas a bajar Valentine? –su mirada sombría había desaparecido totalmente y era como si nunca hubiéramos tenido esa conversación.                                                                                                       –Sí, tengo ganas de caminar un poco y el pueblo me encanta. –intenté disimular mi interés por esa pregunta, pues sabía que jamás volveríamos a tocar ese tema.

LAZOS DE AMOR.¡Lee esta historia GRATIS!