Capitulo Nueve

2.4K 185 1

El ambiente se había comenzado a tensar, Nick no despegaba la mirada de Charis, en cambio ella trataba de rehuirlo, era imposible. -¡Maldición Nick, ya deja de mirarme!- pensaba

Lauren se engañaba al pensar que su marido estaba intimidando a la médica por la creciente preocupación por su hija.

-Soy el abogado de la familia, y mi representado me ha pedido que trajera unos acuerdos de confidencialidad para proteger a la pequeña de la prensa- comentó el apuesto abogado con una sonrisa en sus labios

-¿Por qué debería protegerla de la prensa? Aquí la confidencialidad es explicita, por una cuestión de ética y moral. ¿Isabella es famosa en algún aspecto del cual debiese saber?

-¡No! mi marido es el famoso- interrumpió Lauren indignada

-Lo lamento Señora Carter, aquí se atienden a los pacientes tengan o no tengan condiciones de poder afrontar los gastos, tengan o no padres conocidos...

 Nick no dejaba de mirarla, sus ojos estaban cargados de furia, sabía que ella lo estaba provocando, aún así no podía reaccionar de ninguna forma ya que de hacerlo se descubriría una prueba en su juicio de divorcio, que le costaría varios millones más de los previstos. Pasó su mano en la frente, tomó aire – Logro entender su postura, sin embargo doctora  Galarza, es necesario proteger a mi hija de la prensa y de los fanáticos, soy muy reservado con respecto a mi familia-

-Reservado, ¡pero eres un idiota!, reservado me vas a decir a mi que eres reservado, más bien un mentiroso, que oculta cosas... ahora se le dice reservado- pensó- Muy bien, si a usted  le parece bien, llamaremos al abogado de la clínica. Disculpen- tomando el teléfono- Susan por favor podrías llamar al Sr. Khort, y que pase a la sala de juntas. Gracias- colgando- muy bien, señor Petrius, lo atenderán en la sala de juntas, mi secretaria le indicará el camino

-Muchas gracias- comentó levantándose y saliendo del consultorio

-Continuemos- depositando su mirada estrictamente en Lauren- con respecto a Isabella se le realizaron varios estudios complementarios a los que ya traía de Los Ángeles, por lo que luego de una junta médica hemos decidido comenzar con un tratamiento de quimioterapia, es un proceso complejo, pero si todo sale como esperamos en pocas semanas estará en rehabilitación y volverá a casa- comentó

-¿Qué sucede si no sale como esperan?- preguntó Nick tratando de llamar la atención para incomodarla y de descubrir que es lo que seguía sintiendo por él.

-Habrá que realizar un transplante de médula ósea- mirándolo fugazmente

-¿Transplante?-

-Para empezar sugiero que ambos realicen pruebas de compatibilidad genética para ir adelantando pasos y si son compatibles podrán ser donantes

-¿En qué consiste eso?- Lauren se apresuró a interrogar en tanto su mano apretaba fuertemente la pierna de Nick

-Solamente en una transfusión sanguínea, nada de otro mundo, es complicado encontrar compatibilidades, hay más posibilidades en la familia que en cualquier base de datos genéticos

-¿Y la recuperación?-

-Lleva un poco más de tiempo que la quimioterapia, pero se recupera pronto. Isabella está en una fase temprana, por lo que dudo que tengamos que llegar a un transplante- los tranquilizó. En ese momento sonó el celular de Lauren

-Me disculpan- levantándose de su silla

-Claro señora Carter- respondió amablemente. Al salir dirigió su mirada intimidante a Nick, tragó saliva y cruzó sus manos sobre el escritorio- ¿Alguna otra duda Señor Carter?

Alguien como Tu.¡Lee esta historia GRATIS!