Capítulo 1

19.1K 678 48

Capítulo 1

 

Melody.

 

Me senté en la pradera junto a mi abuela, mi único familiar. Ella solo sonreía mientras me miraba, acaricio mi mejilla pero note que no era mi abuela. Su cara empezó a  rejuvenecerse y dejo ver a una chica con su pelo negro  y con una hermosa sonrisa, sus ojos azules; Ebony. Ella beso mi mejilla y me abrazo provocando que cayera y ella se recostó en mi pecho. Mi celular sonó, era la alarma mire a mi alrededor y vi la cama que estaba al otro lado de la habitación no había nadie, baje mi mirada hacia mi pecho y se encontraba Ebony dormida, suspire era por eso que soñé eso. Ebony es mi compañera de cuarto hace ya un año, ella es muy popular en el instituto entre las chicas, claro que saben que ella es lesbiana pero nadie sabe que yo lo soy, ni siquiera ella.

- Ebony ya despierta, se hace tarde. – La trate de mover pero se aferró más a mí, logre zafarme y me puse el uniforme de la escuela, vi como Ebony se movía y abrió sus ojos.

- Eres muy mala Melody. – Dijo haciendo un puchero mientras yo me arreglaba el cabello. – La idea es que me despertaras con un beso. – Yo empecé a toser fuertemente.

- Eres una tonta Ebony. – Dije mirando hacia la ventana, no había nadie. – Apresúrate que se hace tarde y quiero comer algo. – Ella se levantó y se puso al frente mío.

- Quiero mi beso Melody.

- Ebony… - Murmure y me sonroje. – Ya sabes que tú y yo… - Ella empezó a reír fuertemente.

- Tranquila solo era una broma. Además tontita es sábado.

- Demonios. – Masculle, baje la mirada pero luego la mire con mis ojos entrecerrados y me acerque a ella. - ¿Qué hacías en mi cama? – La atrape en la pared y tire de su mejilla. – Ya te he dicho que me molesta.

- Pero es que me estaba congelando. – Dijo haciendo un puchero. Me separe y me cambie por una ropa más cómoda ya que no tenía planeado salir. – Bueno mi querida compañera iré a una fiesta.

- ¿Ha estas horas? -  Ella se encogió de hombros.

- Es para ir a la ciudad, volveré luego lo prometo. – Dijo arreglándose el cabello.

- No sé qué haces para tener tus calificaciones tan altas y sigues yendo de fiesta en fiesta.

- Suerte y ser una superdotada me da ventajas, bueno adiós. – Beso mi mejilla y se marchó.

Fui a mi escritorio ya que tenía que estudiar para los exámenes, esta vez era Alemán, genial no sé porque tome esa clase, ha claro ya recordé porque no soy buena en matemáticas ni física, historia universal era mi mejor materia pero tenía que elegir idiomas extranjeros, demonios. Estuve alrededor de 20 minutos sin entender ni una palabra, tocaron a la puerta y era Tina para mi suerte la mejor en otras lenguas. Solo buscaba unas cosas que se le habían quedado cuando vino para estudiar unas cosas con Ebony, le pedí ayuda y ella acepto, gracias a ella pude entender la mayor parte de las cosas, se lo agradecí y le di un ticket para una bebida. Me tire a la cama y vi que había un álbum de fotos encima de ella. Me dio la curiosidad y lo mire, tenía fotos de mi mientras dormía con Ebony y ella sonreía, había una donde tenía un bigote lo cual me dio risa al recordarlo, eran en general fotos nuestras, recordé lo que una vez unas chicas me dijeron “Si le haces daño a Ebony, si tratas de hacerle algo lo pagaras muy caro” sentí un escalofrió recorrer mi cuerpo y unos dedos recorrer mi pierna, di un salto haciéndome caer de la cama y ver a Ebony riéndose.

- Eh. Me ha dolido. – Dije frunciendo el ceño y ella se acostó en el piso, a mi lado. - ¿Tu fiesta?

- No hubo fiesta. – Yo la mire y ella a mí, saco una pequeña caja de su bolsillo. – Feliz día de San Valentín. – Mire el calendario, se me había olvidado que hoy era San Valentín, yo me sonroje y abrí la pequeña caja, contenía un collar de la luna y note que ella tenía el sol.

- Muchas gracias, yo no tengo nada para ti lo lamento. – Ella negó.

- Tranquila. Ya me lo he hecho yo me debes 30$ dólares. – Dijo comiendo el último chocolate de una caja. Entrecerré mi ojos y me levante, saque 30$ dólares de mi billetera y se los di. - ¿Quieres ir a la piscina? – Asentí y nos cambiamos, fuimos hacia la piscina de la escuela, claro que me tuve que detener algunas veces por Ebony ya que recibía algunos regalos. Apenas llegamos me sumergí al agua.

Dulces Labios.¡Lee esta historia GRATIS!