Capitulo 10

50 6 0

Entramos a una fonda que se encontraba en el centro de la ciudad. Tomamos asiento en una de las mesas que daban vista hacia afuera del local. Llego una camarera y tomo nuestra orden, en todo el tiempo en el que nos atendió no le quitaba la mirada de encima a Matt, incluso uso el viejo truco de la pluma en el suelo. Yo sabia que había hecho eso a propósito, había tirado la pluma después de que se dio la vuelta para marcharse y “accidentalmente” su pluma cayo al piso, esta se agacho dando una vista de su enorme culo a mi acompañante.

La risa de Matt me saco de mis pensamientos asesinos hacia la chica. Voltee hacia el con una cara de pocos amigos. Su risa aumento al ver mi rostro. Suspire y cruce mis brazos sobre mi pecho.

"¿Qué es lo gracioso?" escupí.

"Estas celosa" afirmo.

"De esta plástica barata, claro que no." me defendí.

"Si lo estas" aseguro.

Lo fulmine con la mirada.

La estúpida rubia, perdón, la amable camarera, noten el sarcasmo. Nos trajo nuestros alimentos y se retiro dándole un ultimo meneo de caderas a Matt.

Este solo reía al ver las diferentes muecas que hacia la rubia.

"Tranquila ella no me interesa" dijo tomado un sorbo de su bebida.

"No me interesa." conteste bruscamente.

"¿Segura?" pregunto alzando una ceja.

"Segura, ahora déjame desayunar en paz" conteste y tome el tenedor para poder comer un trozo de mis hot cakes.

El solo asintió mientras empezaba a comer un poco de sus chilaquiles.

Al termino del desayuno Matt pidió la cuenta y enseguida llego un camarero a darnos nuestra cuenta, lo que agradecí, porque si no hubiera dejado calva a la rubia.

Salimos de ahí, trato de tomar mi mano pero yo la aleje y me aparte un poco de el. Matt se extraño de mi comportamiento hasta que le cayo el veinte, una sonrisa burlona apareció en sus labios y se acerco a mi.

"¿Nena estas enojada?" pregunto el muy idiota.

"No" respondí.

"¿Segura?" insistió.

"No lo se, creo que ver como le coquetean a tu novio y que este no haga nada por detenerlo es algo muy normal hoy en día" exclame cabreada.

"Nena ella no me estaba…." se callo al recibir una mirada asesina de mi parte "bueno tal vez si lo hacia, pero yo no le tome importancia" aclaro.

Suspire, era verdad en ningún momento volteo a verla.

"Lo siento." musite.

Matt me cargo en estilo nupcial haciendo que un chillido saliera de mis labios, mis brazos se aferraron a su cuello por miedo a caerme.

"No lo sientas, sabes que no tengo ojos para nadie mas" comento mientras caminábamos por la banqueta obteniendo las miradas de los que pasaban a nuestro lado.

Enterré mi cabeza en su cuello, mis fosas nasales se llenaron de la loción que usaba Matt.

"Así que novio" cuestiono después de unos segundos de silencio.

"¿Novio?" pregunte.

"Si, dijiste algo así creo que es muy normal que le coqueteen a tu novio hoy en día" dijo tratando de imitar mi voz.

"Y..o..yo no dije eso" negué "además yo no hablo así." me queje.

"Oh claro que si nena, dijiste novio" dijo con una sonrisa estúpida.

"No, porque haciendo memoria no recuerdo que usted señor O'conner me haya pedido ser su novia" aclare.

-Ah no" se quejo "y ayer en tu casa cuando te pregunte que si estábamos juntos." menciono.

"Tú lo haz dicho, preguntaste si estábamos juntos, pero no especificaste en que plan si de amigos  o de otras cosas,  que es muy diferente a decir: ¿quieres ser mi novia?" explique.

Se quedo callado ante mi respuesta. Me bajo de sus brazos y se arrodillo frente a mí a mitad de la acera.

Me quede estática, tomo mis manos y menciono las cuatro palabras que quería escuchar desde que nos conocimos.

"Señorita Evans, ¿aceptaría ser mi novia?" pregunto.

Mis manos temblaban y el se dio cuenta porque frotaba sus pulgares en ambos dorsos de mis manos.

"Claro que acepto." dije con entusiasmo.

Unos cuantos aplausos se escucharon, voltee a mi alrededor y mire a las personas que habían observado la escena de hace unos segundos. Matt se levanto y dejo un pequeño beso en mis labios, sonrió y volvió a cargarme al estilo nupcial.

"Te quiero" susurro en mi oído.

"Yo también te quiero." dije para después dejar un beso en su mandíbula.

Siempre y cuando me ames¡Lee esta historia GRATIS!