For every story tagged #WattPride this month, Wattpad will donate $1 to the ILGA
Pen Your Pride

Capítulo IV

Raped

Sus asquerosas manos tocaban cada parte de mi cuerpo sin pudor alguno, iban desde mi cuello por mi espalda hacia mis partes íntimas. Yo no era virgen, mi virginidad se la había entregado al idiota de mi primer novio, creyendo que era lo correcto, pero una vez más la pequeña Ashley se equivocó, pero a pesar de no ser virgen, eso no significaba que yo tenía relaciones con todo hombre que se me cruzara, sino que después de todo debo admitir que seguía confiada en la idea del hombre perfecto que me esperaba, e incluso en lo más profundo de mi ser si me imaginaba embarazada, y con niños, pero muy, muy, muy, muy en el fondo. Pero eso no era lo más importante ahora, y eso os contaré después. Cometer errores era una de las cosas que personalmente me caracterizaban, como por ejemplo la perdida de mi virginidad, el confiar en los hombres, y el más reciente, caminar sola por las oscuras calles de Londres a altas horas de la noche y he aquí mis consecuencias. A punto de ser violada por un extraño. Supongo que esta noche no puede ser peor. Pero lo será.

         -Despierta, mi amor-dijo el poco hombre mientras una luz me segaba-vamos a divertirnos-y en eso me despojó de mi saco y blusa dejándome solo en el sujetador y sentí un frio fuerte en mi espalda, noté a pesar de eso una superficie suave, estaba acostada en una cama. De pronto, vi que se alejaba, estaba sentado sobre mi vientre, al ya no sentir su peso sobre mí, volví mi cabeza hacia algún otro punto de la habitación, estaba en un cuarto, de alguna casa debía ser, con solo una ventana, me tomó de la mano, tomó unas esposas y esposó mi mano en uno de los fierros de la cabecera de la cama, muy fina para ser de cualquier loco violador que anda por la calle, ahí me di cuenta que también había dos pequeños burós cada uno a un lado de la cama, tomó mi otra mano e hizo exactamente lo mismo, pasó su mano por mi helada mejilla, si, helada, por amor de Dios como no iba a estar helada si afuera hacía un frío típico de Londres pero yo estaba semidesnuda de la cintura hacia arriba, y supongo que iba a por más. Solo me observaba en la oscuridad, lo que la ¿elegante? si elegante, lámpara no podía iluminar, pero sabía que estaba allí, yo no dejaba de llorar, eran demasiados sentimientos encontrados, ira, tristeza, impotencia, rabia, asco y decepción. Se acercó como león que asecha a su presa, y noté que no tenía ropa, se montó sobre mí, sentía su peso en mi, comenzó otra vez con sus besos por mi cuello, dejaba una que otra marca por él, noté como desabrochaba mi collar, era lógico ¿no?, para después detenerse en mis pechos, primero los masajeo y después, yo creo que pensó que eran bolas de helado de vainilla porque los devoraba como si lo fueran, y yo lo único en lo que pensaba era en morirme, y lo peor de la noche definitivamente fue cuando de la nada llegó hasta mi vientre donde se encontraba el broche de mis pantalones y sentí como restregaba su miembro erecto por mi vientre como me quitaba los pantalones y desgarraba mis bragas y entró en mi a la vez que rezaba diciéndome cosas sucias –Siente lo que una vez fue tuyo amor, ¿recuerdas cuando rogabas por más?-dijo mientras aceleraba el ritmo de sus embestidas provocándome un inmenso dolor en mi entrepierna, un dolor que me hizo llorar como niña pequeña –No seas llorona amor, solo gime mi nombre Alley-ronroneó al momento en que también comenzó a tomar uno de mis pechos en sus manos que sin intención salió un sonido que él confundió con un gemido, algo que llamó mi atención fue que me llamara Alley, solo había una persona que lo hacía, pero lo pasé por alto.

         A medida que seguía moviéndose en ritmo doloroso para mi, sentía algo húmedo en mi entrepierna, no sabía si se había puesto preservativo o no, pero  me sentía muy incómoda, con aquel liquido amenazando salir y sintiéndome húmeda, cuando él se corrió, no esperó a que yo lo hiciera, y salió de mi sin ninguna ceremonia, provocándome más dolor ya no intentaba golpearlo sería en vano.  Después me des esposó, se fue y me aventó una sábana ya que no encontraba mis ropas, y se fue no sin antes decir –espero que con eso recuerdes quien soy, Alley-y comencé a llorar con más fuerza hasta que el sueño me venció

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Horrendamente corto, lo se pero necesito saber si esta fuerte o no, no me responsabilizo de traumas jajajaj dedicado a @MarielOyarvide, ya que ella fue quien me traumo con esto jaajjajaja te amo amoreee.

Cáncer¡Lee esta historia GRATIS!