La Fábrica De Fantasmas

62 4 0
                                                  

—Bien Amelia, creo que pudiste superar el día de hoy siendo normal—. Anuncia Harry mirándome divertido—. Aunque creo que te falto un poco lo de ser amable, ¿No lo crees?.

—A mi me parece que lo logró—. Responde Tate.

—Si, lo superó por completo—. dice Travis con una sonrisa malévola y me regala un guiño fugaz.

—Dame mis billetes—. Digo extendiendo mi mano hacia Harry y este saca su billetera con una sonrisa en su rostro.

—Está bien, está bien—. Me da el dinero y niega divertido.

—Bien, ahora que hemos saldado las cuentas, ya se que vas a hacer para mi el día de hoy.

—¿Ya lo tenías todo planeado?

—Oh si. Ustedes no tienen práctica ni nada de eso, ¿Verdad?—. Pregunto a los chicos y ellos niegan—. ¿Quieren venir con nosotros?

—Por supuesto que si, mujer—. Responde Nerdi.

Guiño mi ojo a Travis y el comprende de que es que se trata todo lo que tengo en mente ya que me mira de manera cómplice.

—¡A mi auto!—. Exclama el platinado con una sonrisa en su rostro y emprendemos nuestro camino la camioneta de Travis.

—¿Como sabes que necesitamos el auto?—. Pregunta Harry un tanto confundido.

—¡Oigan!—. Exclama Miranda, la cual corre hacia nosotros desde atrás nuestro y nos detenemos, ella está acompañada de María—. ¿Donde van sin nosotras?.

—Moon tiene algo en mente para Harry y vamos a descubrir que es—. Responde Tate.

—¿En donde?

—En un misterioso lugar, ¿Tienes tu auto?—. Responde Travis y ella asiente—. Pues vas a tener que seguirnos.

—Cuenta con eso.

Llegamos a la camioneta de Travis y nos separamos: María, Nerdi y Miranda van en el auto de la última y el resto vamos en el vehículo del platinado. Salimos del estacionamiento y nos dirigimos hacia el edificio que nuestro amigo mencionó. Tate y Harry están sentados en el asiento de atrás y puedo sentir como el Imbecil se remueve un poco ansioso.

—¿A donde demonios me están llevando?—. pregunta con el ceño fruncido.

—Creo que acabo de descubrirlo y tengo por seguro que vas a morir—. Responde Tate con una sonrisa burlón.

—¿A donde crees? No estoy entendiendo nada.

—Tate, no arruines la sorpresa y callate—. responde Travis—. Relájate hermano, va a ser divertido.

—¿Porque todos lo saben menos yo?

—Porque, como dijo el rubio, va a ser divertido, Harry.

—Para ustedes va a ser divertido.

Avanzamos rápidamente por el centro de la ciudad hasta llegar a la entrada de la misma, donde nos encontramos con una carretera en línea recta que nos lleva a destino; el bello camino de campos de un brillante verde es interrumpido con los ladridos de Travis y Tate al cantar las muy malas canciones que ellos califican como "las mejores del planeta" y que no puedo negar, me parecen una porqueria pero mis amigos hacen un gran esfuerzo en que parezcan las canciones del milenio.

—¡No!—. Grita Harry interrumpiendo la belleza del momento—. No, no, no. No voy a hacerlo, no voy a ir a ese lugar. Deténganse, quiero bajar ahora mismo, me niego a seguir con esto.

—No, cariño, considérate secuestrado—. Responde Travis sin dejar de reír ante la actitud de su amigo.

—Detente, Travis, hablo en serio.

MooNDonde viven las historias. Descúbrelo ahora